MENSAJE DE JESÚS A MARGA SOBRE LA RENOVACIÓN DE LA CONSAGRACIÓN DE ESPAÑA AL SAGRADO CORAZÓN

30-06-2019
(Día de la Renovación de la Consagración de España al Corazón de Jesús)

Jesús:

          Jesús, ¡estás Contento!

Sí. Lo estoy.

Veo todos estos corazones sinceros de mis hijos que hoy se congregan en el Cerro, el esfuerzo y el sacrificio que ha supuesto para tantos venir, y que ofrecen por España y como propiciación por sus pecados, y eso me agrada.

Muchas Congregaciones, muchos Movimientos, muchas Parroquias hacen su esfuerzo hoy, un día puntual y crucial.

Todo ese esfuerzo no quedará en vano, porque Yo lo tomo y, junto con mi Sacrificio, lo ofrezco al Padre.

Me agrada el esfuerzo organizativo de la Diócesis de Getafe, a veces no apoyado (seguido) por otras Diócesis, pero en su conjunto tan agradable a Mí.

Veo que, en muchos españoles, en la mayoría, hay buena voluntad, pero en la mayoría también, falláis en una cosa. Y es “el día después”.

Sois capaces de darlo todo en una especie de “descorchamiento”[1]de las botellas de champán, pero falláis en la organización de la constancia de ese esfuerzo y de ese ímpetu.

¿Por qué esto no persevera? Deberíais pensarlo.

¿Por qué, de este espíritu que hoy se respira en el Cerro y tan agradable a Mí, se encuentra tan poco luego, en vuestra vida “real”, en vuestra auténtica vida cotidiana, en vuestro día a día?

¿No sabéis que estáis ahogando vuestra esencia?

¿Por qué hoy mi Corazón también Sonríe con vosotros? Porque estáis haciendo para lo que habéis nacido: “Para alabar, honrar, amar y hacer reverencia a Dios Nuestro Señor”, como rezan tantas vidas de vuestros místicos y vuestros santos.

¿Por qué pretender dar la espalda y cerrar los ojos a vuestra realidad, que es ésta?: Gozosos en mi Presencia.

Hoy, ayer, estos días… múltiples confesiones, deseos sinceros de cambiar. ¡Eso me agrada, hijos míos!, ¡eso me agrada! ¿Será verdad?

¿Será verdad lo que oyen mis oídos y ven mis ojos? ¿Será verdad que el pueblo español venga verdaderamente a Mí?

¡Oh, reza y sacrifícate mucho hoy y todos estos días y siempre, para que esto suceda!

Mi Corazón se consume en Anhelos de la Hora de esta Consagración.[2]

Mirad, ¡abro mis Brazos prontos para acogeros!

¡Venid a Mí! ¡Venid a Mí!

¡Cuántas acechanzas contra vosotros! ¡Cuántas trampas contra vosotros!

¡Pero vosotros sois mis hijos! ¡¡Sois mis hijos!!

Sois mis hijos muy Amados, ¡queridos!, ¡decidme, por favor, que no os dejaréis vencer! ¡Decidme que les haréis frente!

Mirad, no poned la excusa en: “Es que nuestros Obispos no hacen, no nos dicen…”

¡Vosotros! ¡Vosotros!, ¿estáis dispuestos? Dejad de señalar a uno y otro lado y señalaos a vosotros mismos y a vuestro corazón.

¿Estáis dispuestos?

¿Desde cuándo el Pueblo español ha necesitado de otro para levantarse? ¿Es que no puede hacerlo por sí mismo?

Quisiera imaginarme, amados, una España Libre, Grande, en su pequeñez y sinceridad y humildad. Sí… quisiera imaginaros Grandes y Libres. Como lo que sois.

Si no sois así, no estáis haciendo caso a vuestra esencia y a vuestro ser.

Sois Grandes, porque vuestro corazón es generoso, es dadivoso y es amante. Amante de grandes gestas, amante de amplios horizontes y grandes conquistas. Soñador. Sacrificado por un ideal ardiente. Que, si os ponen un peligro, lo superáis; una meta difícil, os lanzáis aún con más ahínco.

Corazones hechos para grandes cosas. Que, en lo pequeño y enclenque, se amustian, se frenan y se paran. Se deprimen.

¡Grandes horizontes! ¡Grandes conquistas!

Esto es lo suyo.

Y Libre. Libre porque es el demonio el que no puede atacaros. Aventureros e independientes de los esquemas de los demás. Al servicio sólo de Quien merece la pena: Yo. ¡Dios!

“¡Dios es español!”, decía aquel.[3]Y no le falta razón. Los españoles sois de Dios. Y Dios es vuestro.

¡Yo Soy vuestro! ¡Tomadme! ¡Amadme!

Si sois esclavos de satanás, estáis renunciando también a vuestra más íntima esencia.

El español es de Dios.

Por eso, querida, ¡Deseo! ¡Anhelo! esta Consagración.

Mi Corazón se abre a vosotros, ¡entrad!, ¡entrad!

En este día de calor, habéis venido a estar Conmigo. Yo os lo agradezco, como también todos los pequeños y grandes sacrificios de cada una de las almas que hoy me habéis ofrecido por la Nación española.

Sabed, hijos míos, diles, que Yo los tomo y Yo los aplico en beneficio de ella, que tanta falta le hace.

¿Veis todos esos jóvenes? ¿Veis todas esas almas?

Están deseando ser dirigidas, ser conducidas. ¡Os esperan! Desean rumbo, tienen ansias de Dios. Os necesitan.

Personas mayores que sólo quieren sobresalir, personas mayores que ya tienen su rumbo hecho o los que miran por sus propios intereses, aunque sanos, esos no, no os necesitan. Ya están encarrilados y dirigidos.

Es la masa sin rumbo de la que está hecha la Nación Española, la que necesita sabios guías que guíen al único rumbo: Dios y la Vida en Dios.

Este Pueblo de místicos: se les roba la vida de unión esponsal mística conmigo.

Este Pueblo de guerreros: se le adocena en la comodidad y la sensualidad o el sentimentalismo hueco.

Entonces se ahoga su espíritu y muere.

¡Dadle “mística”! ¡Dadle batalla! Sin esto no conseguiréis moverle.

Una vida de unión muy fuerte a Mí.

Y una lucha sin fin por los valores del Evangelio.

Una lucha por implantar mi Reino en el mundo.

Estos son los dos fines de la Nación Española. Estas son sus dos misiones.

Olvidad esto, y no tendréis españoles.

Sin embargo, querida, Yo te digo. ¿Puedo hacer de tu Centro un lugar para ambas cosas?

Yo te suscito para esto.

Conducid a la masa ingente de personas que caminan sin rumbo.

Animad y enseñad a una Vida mística de unión profunda con el Corazón Eucarístico de Jesús.

Adiestrad guerreros para la lucha activa dentro del mundo, con las armas de la fe, para implantar, junto conmigo, mi Reinado.

Sí, querida, ¡es tan grande esto! ¡Te ves tan pequeña!

Sí.

Es que tú tan sólo tienes que decir Sí. El resto ya lo pongo Yo.

No. No están todos los Obispos de España, no. Sois un pueblo sin dirigentes. Los que os dirigen están abrumados por la responsabilidad en estos Tiempos recios.

¿Por qué estáis esperando de ellos las órdenes para amarme, lanzaros y trabajar por Mí? ¿No sabéis lo que tenéis que hacer?

Se sobreentiende en todo cristiano la entrega y consagración por el Evangelio.

¿Qué cosa obvia os tienen que decir?

¿A qué a daros permiso?

¿Me podéis decir, alguno de vosotros, que no acude al Sacrificio Perpetuo a diario “porque su Obispo no se lo dice”, “porque su párroco no le insiste? Me ponéis excusas indignas de vuestra estirpe. ¿Cómo os habéis adocenado? ¿Dónde está vuestro Amor a Mí?

Desde el Cielo Yo no me lo creo. ¿Vosotros os lo creéis?

Tenéis Congregaciones, tenéis Movimientos en donde escucho la misma excusa: “Mis dirigentes son malos”. “No nos ayudan”. “No nos mueven”.

¿Y vosotros? ¿A quién le sirve esta excusa?

Mirad, queridos, que Yo puedo hacer Maravillas con que sólo unos pocos me digáis sí, de allá donde vuestras Órdenes o lugares os representen.

Sí. ¿Por qué no dejar al pueblo español que en un variopinto mosaico mealabe y me honre con la originalidad que les caracteriza? ¿Por qué pretender uniformarlos en una sola manera de alabar y servir a Dios, si ellos me agradan así, siendo tan ricos en matices? Pero con un mismo objetivo: Yo-Dios y Señor de sus corazones.

A veces pretendéis moverlos por donde no se puede.

Conocedlos y conoceos.

Y volved a vuestros orígenes.

Lo que aquí os digo os vale más que todos los planes Pastorales.

¿Y no queréis escuchar, queridos, que el Corazón de Jesús está Contento con lo hecho hoy y que espera mucho de vosotros?

Os lo repito: Dejad a los que no se pueden conducir y conducid a la enorme masa ingente de almas que espera su Camino en Mí.

Dejad lo que no se puede.

Id por lo que os espera y necesita.

Amada, quiero que tú les hables y les lleves este Mensaje de Esperanza a sus corazones.

Diles que me encuentro Abierto para ellos.

¡Diles que Yo perdono todo!

Diles que vengan a Mí.

¡Antes de que se arrepientan, ya no me acuerdo![4]¿No pueden ver mi Amor?

¡Que no tengan miedo!

¡Que no tengan miedo, y que vengan!

¡Aprovechad! ¡Aprovechad esta Consagración!

¡Cambiad de vida! ¡Cambiad!

Os habéis esforzado al venir hoy aquí. ¡Seguid esforzándoos!

Los jóvenes: ¡formad familias santas!

Los llamados a vocaciones consagradas: ¡responded con generosidad!

Sed los constructores de un Reino Nuevo.

Que nadie os asuste y desanime con noticias de catástrofes. ¡Mirad hacia lo Alto! Pensad en lo que os espera. El horizonte es grandioso.

Os espera la Paz.

Pacificad vuestros corazones primero y así seréis sembradores de la Paz en el mundo, poniéndola principalmente en vuestra Patria.

¿Por qué enfadarse cuando oís que “en España no hay Paz”, si no la hay?

¿Hay Paz en vuestras almas? ¿La hay en vuestras Comunidades? ¿Y en vuestro suelo? ¿Y en vuestras instituciones? ¿Os escandaliza tanto escuchar que los españoles estáis en guerra contra vosotros mismos?

Miraos bien. Es un “todo contra todos”. Poneos de acuerdo. Aunad intereses. No luchéis contra vuestros propios hermanos.

No os habéis mirado bien.

Haced una introspección sobre vosotros mismos y volved a Mí, volved a vuestros orígenes.

Si se viera entre vosotros verdadera Caridad, convenceríais hasta a las piedras. Así sois. Yo sabía muy bien qué hacía cuando os elegí.

¡Os elijo! ¡Os elijo nuevamente!

¡¡El Señor no ha revocado su elección!! Os sigo eligiendo como en la primera hora.

Y os Llamo. ¡Os Llamo!

¿Oís?

¿Oís mi Voz?

Oíd, oíd la Voz. La Voz del Amado que llama de nuevo a tu puerta, la puerta de tu corazón, y te dice:

“¿Me abres? Si me abres, entraré y cenaré contigo.[5]Y tú serás para Mí mi pueblo y Yo tu Dios”.[6]

¡Oh! ¡Oh, Dios mío! (Lloro).
¡Dios mío! ¡Esto no se puede resistir!
¡Tengo que decírselo a todo el mundo!
(La Intensidad del Amor de Dios era grandísima. Jesús estaba tan Radiante de Amor y nos Ama tanto. Es más que estas Palabras. Es algo que lo comunicará el Espíritu Santo a la gente cuando lea esto. ¡Qué Grandiosidad! ¡Qué Amor Infinito!).


[1] Aquí no sé si esta es la palabra. Es el sentido.
[2] Todavía no había tenido lugar y Jesús la esperaba Anhelante de Amor.
[3] Se refiere a lo ocurrido en los Países Bajos en diciembre de 1585, conocido como “El milagro de Empel”. El 7 de diciembre, los Tercios españoles estaban acorralados en la desembocadura del río Escalda a merced de la flota holandesa. Un soldado español, cavando una trinchera, encontró una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Lo interpretaron como un “aviso divino”. Esa noche una fuerte helada inmovilizó a la armada holandesa y permitió a la infantería española asaltar a pie y vencer a los barcos rebeldes. Frente a la absoluta derrota holandesa, el Almirante Holak pronunció la famosa frase: “Parece que Dios es español”. Con esta ocasión la Inmaculada Concepción fue proclamada Patrona de los Tercios españoles y de la actual Infantería española.
[4] Así es su Perdón.
[5] Cfr. Ap 3, 20.
[6] Cfr. Jr 32, 38; Ez 36, 28.

Fuente:
https://vdcj.org/mensajes/mensaje-de-jesus-sobre-la-renovacion-de-la-consagracion-de-espana-al-corazon-de-jesus/

Sitio Oficial de La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús:
https://vdcj.org/

Dictados de Jesús a Marga aquí publicados:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/dictados-de-jesus-a-marga/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Las Potencias del Infierno no Prevalecerán, por el P. Pablo García Beck y Laura Lázaro


Fuente:
REINADO DE LOS TRES CORAZONES; JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

“Los estoy preparando para nuevos tiempos, para que sean firmes en la fe y perseverantes en la oración, para que el Espíritu Santo obre a través de ustedes y renueve la faz de la Tierra.”

Medjugorje, Bosnia-Herzegovina
Mensajes de la Reina de la Paz

Mensaje, 2 de Junio de 2019
Vidente Mirjana

“Queridos hijos, solo un corazón puro y abierto hará que realmente conozcan a Mi Hijo, y que todos los que no conocen Su Amor lo conozcan a través de ustedes. Solo el amor les hará comprender que él es más fuerte que la muerte, porque el amor verdadero ha vencido a la muerte y ha hecho que la muerte no exista. Hijos Míos, el perdón es la forma más sublime del amor. Ustedes, apóstoles de Mi amor, deben orar para que puedan ser más fuertes en el espíritu y puedan comprender y perdonar. Ustedes, apóstoles de Mi amor, con la comprensión y con el perdón, dan ejemplo de amor y de misericordia. Poder comprender y perdonar es un don, por el que hay que orar, y que hay que cultivar. Al perdonar, demuestran que saben amar. Miren, hijos Míos, cómo el Padre Celestial los ama con gran amor, con comprensión, perdón y justicia; miren cómo Me dona a ustedes, Madre de sus corazones. Heme aquí, en medio de ustedes, para bendecirlos con la bendición maternal, para invitarlos a la oración y al ayuno, para decirles que crean, que tengan esperanza, que perdonen, que oren por sus pastores y, sobre todo, que amen incondicionalmente. Hijos Míos, síganme. Mi camino es el camino de la paz y del amor, el camino de Mi Hijo. Es el camino que conduce al triunfo de Mi Corazón.

Les doy las gracias.”

 

*******

Mensaje extraordinario dado por la Virgen a Iván el 21 de junio de 2019, en Medjugorje.

“Queridos hijos, también hoy deseo invitarlos de manera particular a renovar Mis mensajes. ¡Vivan Mis mensajes, queridos hijos! Hablen menos de los mensajes y vivan más Mis mensajes: ¡hablen menos y vivan más! Queridos hijos, estoy con ustedes así mucho tiempo, y también hoy deseo invitarlos: Oren por Mis intenciones, por Mis proyectos que deseo realizar en el mundo: particularmente proyectos de paz. También hoy, queridos hijos, deseo decirles que oro por todos ustedes, y que por todos ustedes intercedo delante de Mi Hijo.

¡Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a Mi llamado!”

*******


Aparición anual de la Virgen a la vidente Ivanka, el 25 de Junio de 2019.

La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual regular el día 25 de junio del 2019. Según el testimonio de los videntes, Vicka, Marija, Ivan todavía tienen apariciones cotidianas, mientras que Mirjana, Ivanka y Jakov tienen apariciones una vez al año.

Con ocasión de la última aparición cotidiana a Ivanka, el día 7 de mayo de 1985, la Virgen, después de confiarle el último y décimo secreto, le dijo a ella que durante todo el resto de su vida tendría apariciones una vez al año, en el aniversario de las apariciones.

Ivanka tuvo la aparición en su casa y duró 3 minutos (18:39h – 18:42h), estuvo presente sólo la familia de Ivanka. Después de la aparición, la vidente Ivanka dijo: La Virgen dio el siguiente mensaje:

“Hijitos, oren, oren, oren.”

La Virgen estaba alegre y nos bendijo a todos con su bendición maternal.

*******


Mensaje del 25 de Junio de 2019 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina, con motivo del 38° Aniversario de las Apariciones de la Virgen.
Vidente Marija

“¡Queridos hijos! Le doy gracias a Dios por cada uno de ustedes. De manera particular, hijitos, ¡gracias por haber respondido a Mi llamado! Los estoy preparando para nuevos tiempos, para que sean firmes en la fe y perseverantes en la oración, para que el Espíritu Santo obre a través de ustedes y renueve la faz de la Tierra. Oro con ustedes por la paz, que es el don más precioso, aunque Satanás quiere la guerra y el odio. Ustedes, hijitos, sean Mis manos extendidas y caminen orgullosos con Dios.

¡Gracias por haber respondido a Mi llamado!”


Fuente:
https://rosasparalagospa.com/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Es tarde, hijos, y la noche de los tiempos cae, preparaos para tiempos convulsos y de perdición, de sangre y martirio, de cruz.”

La vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo respaldadas por su director espiritual y publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

MENSAJE 60
2 DE JUNIO, 2019

“Os lo he anunciado desde antaño, pero no Me creéis; no creéis al Señor de la Historia, Al que os formó y entretejió vuestra vida en el seno de vuestra madre[1]. Pero sí, hijos, sí, hay un Dios en el cielo[2], un Único Dios Verdadero[3]que todo lo escruta[4], todo lo ve[5], todo lo sabe[6], os mira desde el cielo y espera vuestra respuesta de amor; sí, hijos, que os miro desde el cielo, desde el Sagrario y no os dejo de mirar.

Un solo Dios, una sola Historia de Salvación, una Cruz[7]. Mirad, hijos, mirad el árbol de la cruz donde estuvo clavado el Salvador del mundo: Sus Llagas os han curado[8], Su Sangre os ha limpiado[9]de todo el mal que ensucia vuestra vida, vuestra alma.

Hoy Me dirijo a ti, querido niño de Mi Alma, escúchame, pon atención, abre tu corazón a Mis Palabras de amor, deja que entren en tu vida y no te cierres a ellas porque hay un solo Dios, un solo Salvador[10]y tú, hijo, eres pequeño en Sus brazos, déjate guiar, déjate querer, y un día te alegrarás de este día[11]abrir tu vida a Mi Salvación. No hay Salvación fuera del Hijo del hombre[12].

Acostúmbrate a escuchar Mis Palabras, lee la Sagrada Escritura, medita lo que hay en ella escrito para ti, para tu salvación.

Un día os dije que Me iría pero volvería a por vosotros[13]; hoy es ese día[14], aprovecha la Gracia que hoy está llamando a tu vida, abre la puerta al Señor de señores[15].

En un tiempo te miré, te amé, morí por ti[16], querido niño Mío; hoy te miro, te amo, y te digo: ‘Sígueme’[17], sigue Mis pasos, muere[18] en Mi Cruz, vive el martirio de la incomprensión, la burla, el escarnio[19], y todo arrastrado por el Hijo del hombre[20], por Su Amor. Mira tus pasos, mira si se parecen a los Míos y, si no es así, desanda lo andado y ponte de nuevo a caminar. Mis pasos llevan la marca de la Cruz[21], ¿lo llevan los tuyos?; Mis pasos llevan la Voluntad de Dios[22], ¿lo llevan los tuyos?; Mis pasos llevan el amor a Mi Madre[23], ¿tú la amas?; Mis pasos y Mi camino conducen a la muerte de ti, a la entrega sin límites, sin condiciones, sin pareceres a la Voluntad de Mi Padre.

¿Cuál es la Voluntad de Dios en tu vida? Hijo, mira Mis pasos[24], son los tuyos, no di ni un paso antes de saber que ese paso Me acercaba cada vez más a Mi Padre[25]. ¿Cada paso que das, te acerca a Mí?, ¿te lleva a Mí?

¿Cada pensamiento, cada obra te lleva a Mí o te lleva a ti, a lo que tú quieres, o deseas o querrías? Hijo, que puse ante ti Mi Voluntad, que la llevé a tu vida, que la puse en tus manos, no mires a otro lado, no quieras otra cosa; no, hijo, no, mira lo que Dios ha puesto en tu vida, lo que te ha entregado, lo que te he pedido, ¿por qué miras a otro lado buscando lo que ni tú mismo sabes qué es? Hijo, sé sencillo[26], Dios mira a los sencillos y se complace en ellos, porque su mirar es el de un niño[27]y su corazón es agradecido y limpio. Hoy cuando te has levantado a un nuevo día, mira hijo lo que puse en tu vida, lo que pongo cada día, lo que te he confiado, te he entregado para que en ello Me sirvas y Me des Gloria, des Gloria al Dios del cielo[28]que te formó y entretejió tu vida en el seno de tu madre[29]. No busques lo desconocido, Dios no te pide lo desconocido, te pide lo que conoces, lo que está a tu lado interpelándote, lo que por Mi Misericordia te he entregado, confiándotelo[30]a tus manos y a tu corazón: Sírveme en ello y da Gloria Al que todo lo entregó y lo dio por ti[31], por tu amor.

Es tarde y no hay tiempo, ponte a trabajar en Mi mies[32]y un día serás feliz y te gozarás por ello. No te hagas el remolón, ni pierdas tiempo en dilucidar qué querrá Dios de mí, que Yo, Jesús, pongo en tu vida lo que quiero de ti para que en ello te santifiques y des Gloria al Dios del cielo[33].

Un camino, un amor, un corazón: ése es vuestro equipaje. Ánimo, hijos, adelante, la Voluntad de Dios es sencilla, porque sois pequeños, muy pequeños, ¿qué te entregué? Hazlo crecer[34], no lo guardes, no busques otra cosa, no pierdas el tiempo, trabaja en lo que hoy te he dado, trabaja en la mies del Señor con lo que hoy te ordeno y no mires mañana[35], al futuro; no, en Dios solo hay presente y sé feliz en tu presente. Llega cantando[36]a la mies del Señor y ponte a trabajar con tesón y voluntad de agradar a Dios y servir a los hermanos: deja tantos pensamientos que estorban y confunden. Es tiempo de actuar, no de pensar quedando en pensamientos vacíos cuando el Señor, tu Dios, puso en tus manos el instrumento de trabajo, y la Obra de Dios espera tu trabajo y tu tesón. Cantad en el trabajo del Señor, mirad al hermano que también trabaja en la mies del Señor y cruzad vuestras sonrisas, porque vuestros corazones se deben llenar de alegría[37], de la alegría de los que sirven al Señor.

Cuántas caras tristes y melancólicas buscando la Voluntad de Dios, hijos, sed sencillos como los niños, sed pequeños[38], dejaos amar y conducir por el Señor, Él lo hará todo en vosotros[39]si sois como niños: confiados y arriesgados, sabiendo que estáis en las manos del Señor y estáis seguros[40].

Un día la tormenta solar os hará fácil el camino, porque el niño es simple en su pensar y la ausencia de noticias y comunicaciones os volverá a esa simpleza de pensamiento y os llevará más fácilmente a Dios.

El tiempo de la tormenta solar, del terremoto, y la inclemencia, la desolación, va a llamar a vuestras puertas y, ¿estáis preparados? Sólo os preocupáis de saber, pero no de prepararos para estar ante el Hijo del hombre.

¿Pensabais quedaros para siempre en esta tierra de pecado en la que os habéis acomodado tanto? Levantad el ancla, hijos, que sois peregrinos[41]y vais camino del cielo, desapegaos de todo lo de este mundo y vivid en Gracia de Dios, ayudad a que otros también vivan en la Gracia que les llevará al cielo. No penséis tanto en el mañana, si hoy podéis entregar la vida al Padre[42]; preocupaos si hoy estáis preparados para que el Padre os llame a dejar este mundo y disponeos a vivir en la Gracia de los sacramentos y la oración.

Este mundo se aleja de Dios cada vez más, cuidado porque estáis en él, que no os confundan y os engañen, apartaos de los ambientes que van contra Dios, apartaos de ellos[43].

Rezad por vuestros hijos, no queráis que sean valientes y famosos para el mundo, sino valientes y sencillos para Dios, que sus almas estén limpias por la Gracia de los sacramentos. Se os pedirá cuenta de vuestros hijos, porque os fueron confiados para que sus vidas fueran de Dios y no habéis hecho todo lo que podríais hacer para que así fuera.

La noche de los tiempos está cayendo, el sol se oscurecerá y la luna no brillará[44], vuestros rostros palidecerán porque sabréis lo que se os viene encima, preparaos para ese día.

La lluvia de fuego[45]caerá del cielo para cauterizar y limpiar este mundo de pecado y de horror que sangra por todas sus heridas, y está lleno de ellas, es un cuerpo moribundo, muerto, un cadáver lleno de heridas y putrefacción. No quieras, hijo, quedarte en ese mundo, hijo, mira el cielo y tiende tus brazos al Padre, llámale[46], que Él te socorrerá.

El mundo ha sido sodomizado por Satanás y sus huestes, está perdido pero ayudadme a salvar las almas, hijos, ¿cómo? Con vuestra sencillez en cumplir y vivir Mi Voluntad, en amaros unos a otros[47], en vivir con vuestros ojos en el cielo y vuestras almas purificadas y limpias por la Gracia de los sacramentos, trabajando como jornaleros en Mi campo de amor y salvación.

Es tarde, hijos, y la noche de los tiempos cae, preparaos para tiempos convulsos y de perdición, de sangre y martirio, de cruz.

La cruz en vuestras vidas llegará, estad preparados: la cruz del cisma en la Iglesia Santa de Dios, el dolor y el sufrimiento de los hijos de Dios por la separación a la que os llevará esta grave ruptura dentro de la Iglesia. Estad preparados porque ya llega, ya estáis sufriendo los tiempos previos, y ya la estáis sufriendo, pero aún será más grave, porque el demonio, Satanás, se ha metido en el trono de Pedro, y no descansará hasta sentarse en él[48], hijos, ¡aquel día!, día de luto y desolación para Mis pobres hijos. Acudid a Mi Santo Corazón y refugiaos en él[49], no salgáis de él, será vuestro único refugio, amén, amén.

Amparaos bajo el manto de Mi Madre, Ella os protegerá del mal que va a inundar esta tierra.

Ánimo, hijos, luchad, trabajad, y sed felices en Mi Amor, porque Yo, Jesús, os amo en un Amor Eterno, amén, amén.

Él vendrá y os lo anunciará todo lo que está por venir[50]: el Paráclito, el Defensor os lo enviará Mi Padre[51]para que Él os defienda y os ilumine el camino del cielo, os revista con las armas de la fe[52], del amor y de la caridad, os enriquezca con los dones[53]y carismas[54]y os haga poderosos con el Poder de Dios. Solo los sencillos, los que buscan sinceramente, como niños, a Dios, serán colmados de Él. El Paráclito, el Espíritu de Dios resiste a los soberbios, a los engreídos, a los autosuficientes, a los que confían en sus fuerzas y colma a los humildes de corazón[55]. ‘Ven Espíritu Santo de Dios, ven[56]’, decid en vuestro corazón y desead Su Presencia[57]en vosotros como la vida es deseada por el que ya le falta el aire para respirar.

El deseo de Su Presencia, que inunda por dentro y todo lo llena, sin desear nada más, atrae al Dador de la Vida a vosotros. Deseadle con todas vuestras fuerzas y seréis llenos de Él. El Espíritu Santo sea derramado en vuestros corazones, ¡Abba, Padre[58], Papá, Papaíto!, Yo te lo pido[59].”


[1] Sal 139, 13–14 ; Jer 1, 5
[2] Is 63, 15
[3] Is 64, 3 ; Mc 12, 28–30 ; Ef 4, 4–5 ; 1 Tim 2, 5 ; Sant 2, 19
[4] 1 Cor 2, 10–11
[5] Sal 11, 4
[6] Sal 139, 1–6
[7] Mt 26 y 27
[8] Is 53, 5 ; 1 Pe 2, 24
[9] 1 Jn 1, 7
[10] Lc 2, 11 ; Hch 13, 23
[11] Lc 19, 9; 23, 43
[12] Hch 4, 10–12
[13] Jn 14, 3
[14] Hoy, domingo 2 de junio 2019 día de la Ascensión del Señor.
[15] 1 Tim 6, 15 ; Ap 19, 16
[16] Jn 18 y 19
[17] Mt 9, 9
[18] Mt 10, 39; Jn12, 12
[19] Hch 5, 41
[20] Mt 5, 11; 10, 18; 24, 9; Mc 13, 9; Lc 9, 24; 1 Cor 9, 23
[21] Mc 14 y 15; Gál 6, 17
[22] Jn 5, 30
[23] Lc 2, 1–7 ; Jn 2, 1–12
[24] Flp 2, 5–11 ; 1 Pe 2, 21–25
[25] Jn 4, 34
[26] Mt 10, 16
[27] Mt 18, 3
[28] 1 Crón 16, 23–36 ; Is 42, 12
[29] Sal 139, 13; 71, 6; Eclo 1, 14
[30] Lc 12, 48
[31] 2 Cor 5, 15
[32] Lc 10, 2
[33] Sal 96 ; 1 Pe 2, 12
[34] Mt 25, 14–30 ; Lc 19, 11–28
[35] Mt 6, 34; Sant 4, 13-14
[36] Sal 126
[37] Flp 4, 4
[38] Lc 10, 21
[39] Flp 2, 13; Jn 15, 5
[40] Sal 32, 7 ; Heb 13, 6
[41] 1 Pe 2, 11
[42] Lc 12, 16–21
[43] 1 Pe 3, 10–12; 1 Cor 15, 33
[44] Is 13, 10 ; Jl 2, 10 ; Mt 24, 29 ; Ap 6, 12
[45] Zac 13, 9; 2 Pe 3, 7.10-12; Ap 8, 7; 18, 8
[46] Rom 8, 15 ; Gál 4, 6
[47] Jn 13, 34
[48] Mt 24, 15; 2 Tes 2, 4
[49] Mt 11, 28-29
[50] Jn 16, 12–15
[51] Jn 14, 26
[52] Ef 6, 10–18
[53] Ef 4, 8
[54] 1 Cor 12 y 13; 1 Cor 14, 1–33
[55] Lc 1, 51-55
[56] Ap 22, 17
[57] Lc 11, 13
[58] Mc 14, 36; Rom 8, 15-16; Gál 4, 6
[59] Jn 17

Fuente:
http://elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2019/06/MENSAJE-60.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Cenáculo 9 – Junio 2019 – Año C – Tercer Viernes de Mes.

Apostolado de la Preciosa Sangre – Venezuela
¡Consolar es Adorar!
sangrepreciosa.venezuela@hotmail.com

Las Lecturas del Cenáculo 9 – Junio 2019 – Año C – Son las mismas del: 33º Reparación Junio 2016 – Tercer Viernes de Mes.

Instrucciones para El Cenáculo

NOTA:

  • El llamado del Cenáculo es para todos los hombres y mujeres que aman a Dios.
  • El Cielo requiere al menos un tercio (1/3) de almas Consagradas a la Preciosa Sangre de Jesucristo que participen activamente durante los nueves meses de los Cenáculos de Oración desde el Tercer Jueves hasta la mañana del Sábado, comenzando en Octubre de 2018 y terminando en Junio de 2019.
  • A las 3:00 pm en punto en cada Tercer Viernes del Cenáculo Mensual, todos los participantes renovarán su Consagración y serán bendecidos con las siguientes oraciones:

Oración de Consagración de la Nación
a La Preciosa Sangre de Jesucristo

¡Oh, Infinita Bondad, Dios del Cielo y la Tierra! En Tu Bondad creaste al mundo, y lo que creaste revelaba Tu Bondad; y he aquí que son buenos. Padre, Tú amaste lo que creaste y lo bendijiste. A Tu imagen y semejanza Tú los creaste, y en el tiempo hiciste al hombre Tu Templo en la Tierra. Padre, ¡con cuánta infidelidad Te hemos correspondido! Te hemos correspondido con maldad ante toda Tu benevolencia y amor. Perdónanos, porque hemos pecado contra Ti. Tienes razón en condenarnos.

Ahora, ¿vas a olvidar Tu Amor y no amarás al mundo que Tú has creado? Padre, contempla a Tu Hijo, quien fue condenado a una muerte vergonzosa por amor a Tu pueblo, ten misericordia de ellos. Mira Su Sangre derramada por la humanidad y perdona a Tu pueblo.

Que la Preciosísima Sangre de Cristo sane al mundo de la ceguera del error y del pecado. Que la Preciosa Sangre de Cristo sane al mundo de las llagas de la corrupción y la descomposición. Que la Sangre de Cristo abra los ojos y mentes de Tus hijos para que vean lo verdaderamente valioso. Mantén a Tus hijos fieles a Tu Nombre. Que el mundo sea purificado de su ceguera por el mérito de la Preciosísima Sangre de Jesucristo.

¡Acaba con la maldad del terrorismo, de la guerra y del derramamiento de sangre! Protege al inocente, al débil y al joven, ¡oh, Misericordiosa Sangre de Jesucristo! Vence a las naciones y lleva a todos los hombres al conocimiento del Precio de su Salvación. Establece en todos los corazones el Reino de Tu Gloria, ¡oh, victoriosa Sangre de Jesucristo! Inflama todos los corazones con el fuego del Divino Amor. Cúbrelos con Tu Amor.

Hoy, nos sumergimos a nosotros y a todos los hombres en el océano de la Preciosa Sangre de Cristo. Traemos a nuestra nación y a todas las naciones del mundo ante Tu Trono de Misericordia para consagrártelas a Ti, ¡oh, Precioso Precio de nuestra Salvación!

Jesús, Tú eres nuestra Esperanza, nuestro Refugio y nuestra Salvación. A Ti nosotros prometemos nuestra fidelidad y amor de ahora en adelante.

Prometemos, con la ayuda de Tu gracia, defender la causa de la Preciosa Sangre de Jesús, y promover la Devoción a la Adorable Sangre de nuestra Salvación. Prometemos defender la vida y dedicarnos al servicio de Tu Reino. Acéptanos y haznos uno con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Conságranos en el amor y renueva todo en Ti, ¡oh, Divino Conciliador! Tráenos y a todos los hombres al conocimiento, que somos una sola familia en la misma morada: la Tierra. Que tenemos un solo Padre: Dios. Y que tenemos un hogar eterno: el Cielo. ¡Restaura las diferentes lenguas de Babel y ayuda a todos los hombres para que vuelvan hablar un solo idioma de amor, ¡oh, Amor Misericordioso! ¡Que todos sean unidos en Cristo para el Reino de Paz en el mundo!

¡Baña y riega la Tierra, y haz todas las cosas nuevas en Cristo, ¡oh, Poderosa Sangre de nuestra Salvación! ¡Vence la maldad de nuestros días! Somete a los poderes de la oscuridad y lanza a lucifer y a sus agentes de regreso al abismo. Rocía la Tierra y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, ¡oh, Divino Salvador!, y otórgales Tu Salvación. Vence y derriba a los agentes de lucifer, que están sirviendo como líderes de Tu pueblo, y pon fin a sus reinos. Entroniza a un Pastor que siga Tu Corazón para que gobierne a Tu pueblo. Rompe las cadenas de los gobernantes malvados, ¡oh, poderosa Arma de nuestra Redención!, y reconstruye nuestras ciudades en justicia y amor. Libera a Tu pueblo del yugo del comunismo, de la falsa libertad, de la maldad de la voluntad humana y del orgullo de lucifer. Reconstruye a las naciones en Tu Amor, y fortalece a las ciudades en el temor de Tu Nombre. Abre a todos los hombres la puerta de Tu Salvación, y permíteles reconocerte el Precio de nuestra Salvación. Tú eres nuestra Esperanza, nuestro Descanso y nuestra Salvación, ¡oh, Preciosa Sangre de Jesucristo!

Nos sumergimos a nosotros, y a todos los hombres, hoy y siempre, en el Océano de la Preciosa Sangre al Consagrarnos a Ti. Refugia a todos los hombres en Tu Amor y atráelos cerca de Ti. Dependemos de Tu Gracia, para permanecer fieles a Ti. Así que le pedimos a Tus Santos, Ángeles, y sobre todo a Tu Madre, que intercedan por nosotros.

A Ti, ¡oh, Madre María!, entregamos este Acto de Consagración. Presérvalo y perfecciónalo, para la gloria de Dios y para la salvación de las almas. Te lo pedimos, por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

María, Rosa Mística, Madre de Jesucristo Agonizante,
     –Ruega por nosotros.

San José, Esposo de María,
     –Ruega por nosotros.

Santos Pedro y Pablo,
     –Rueguen por nosotros.

San Miguel Arcángel,
     –Ruega por nosotros.

Santa Cecilia, Patrona de las Corales,
     –Ruega por nosotros.

Apariciones de Jesús y María

VIDENTE BERNABÉ NWOYE / OLO, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA
(Con Aprobación Eclesiástica)

Jesucristo Agonizante_3A continuación presentamos el Programa de Peregrinación y Reparación,  correspondiente al mes de Junio de 2016, —Tercer Viernes de Mes—, en Tierra Santa de Adoración y Renovación, Estado de Enugu, Nigeria, y que ha sido pedido por la Santísima Virgen y Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé Nwoye, como Día de Reparación y como parte de la Devoción a la Preciosísima Sangre. 

Cada Programa de Oración tiene Mensajes distintos y el horario se puede adaptar  para realizar la Reparación de la mejor manera desde nuestros hogares  o parroquias. La Virgen le dijo a Bernabé el 15 de enero de 2004:

“Que todas las rodillas se doblen en reparación. Que todas las manos se levanten en reparación. Hijos, la reparación es su esperanza de supervivencia…”

“Bernabé, selecciona tres Mensajes para cada etapa. Empieza en la etapa uno con el llamado al arrepentimiento…

Ver la entrada original 20.275 palabras más

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Lo que significa “ser corazón”. El corazón es la sede de la inteligencia y la voluntad.

MENSAJE DE LA VIRGEN A MARGA EL 12 DE MAYO DE 2019

12-05-2019

Virgen:

Os explicaré lo que significa “ser corazón”.

El corazón es la sede de la inteligencia y la voluntad. Todos los actos del hombre pasan por el corazón.

Si no quiere el hombre, no lo hace.

Las acciones pasan por la voluntad del hombre. Pasan por su corazón.

El corazón es la sede de la interioridad del hombre. De su alma. El alma reside en el corazón.

Es lo más profundo del hombre lo que conocemos de él, cuando conocemos el corazón.

Por eso tú, al comprender-entender al Hombre (a Jesús) cuando te habla de su Interior a tu interior, comprendes Su Corazón.

Y lo tratas de explicar con tus palabras y les cuentas que “no sólo le oyes, sino que le comprendes en su interior, conociendo qué piensa, qué siente y qué proyectos tiene sobre ti y sobre todos los hombres”, toda la humanidad.

Es como si se te diera a conocer su Raciocinio y su Inteligencia, metiéndote así en la (Inteligencia) Sabiduría de Dios, como por Ciencia Infusa, comunicándote cosas que a veces abarca tu intelecto, otras no, pero las comprendes porque te las hacemos comprender por la Gracia Infusa y otras, simplemente no las comprendes y sólo las apuntas.

Hay muchas que, como tú dices, “se te olvidan”, porque aunque te las hemos comunicado, no hemos querido que las retengas para que se vea mi Obra en ti – dice el Señor. Y posteriormente y cuando convenga, pueden salir, o no. Y simplemente son para disfrute de Dios que alecciona a su criatura. La sumerge en Él y le hace gustar las cosas de Él para que no Le olvide, en sus avatares diarios. Y pueda servirle así con gozo. “Disfruté de Él, gocé de Él, y ahora no le encuentro, hasta que no vuelva a gozar de Él”. Y crear así en ti el ansia y el deseo de hacer oración y de permanecer todo el día en el Refugio de su Corazón.

Por eso es incorrecto decir que “Corazón” significa sólo “Sentimientos”.

Pensad que en el Hombre-Dios, Corazón no va discorde de Inteligencia y Voluntad. Pensad que la persona humana está hecha para eso, para que haya armonía.

Pensad que, si tenéis que hablar según vuestros criterios de qué es corazón, debéis hacerlo de voluntad, porque la voluntad del hombre es una potencia superior que controla y dirige sus afectos y sentimientos.

¿Queréis que un enamorado vuestro sólo se emocione de amor con vosotros? O queréis más bien que se decida abiertamente por amaros siempre, contra viento y marea, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza y cuando acompañe el gusto y el sentimiento placentero y cuando no lo haga. ¿Y no pensáis que ese amor debe ser más fuerte que la muerte?

Esa es la bienaventuranza celeste.

Donde no hay siquiera muerte que separe dos almas. Donde vuestra alma estará unida para siempre al Cristo.

Por eso, los amores terrenos se quedarán en un segundo término.

Por eso es más semejante a esta bienaventuranza la consagración en celibato a Cristo aquí en la tierra. Primicia de lo que luego vendrá. Todos los hombres, sin distinción de raza o condición, unidos a Cristo como el Esposo celeste mundial y para siempre.

Por eso si seguimos hablando de sentimiento y sentimentalismo, la Devoción al Corazón de Jesús no se va a potenciar ni enaltecer.

Por eso hay que darle un giro.

En el Corazón está la sede de la Voluntad del hombre.

El mundo no tiene voluntad porque no tiene corazón. Es el Amor el que debe estar centrado en la voluntad de Amar. Y olvidar esto, trae no pocas desdichas a la humanidad.

Si procuráis tan sólo el sentir amor y no el querer amor, nunca lograréis amar de verdad.

Yo quise a los maltratadores de mi Hijo, y eso estaba alejado de mi sentimiento de entonces. Sin embargo, los amé con todo mi Corazón.

Yo os amo con todo mi Corazón de Madre ahora, a los desdichados que odiáis y maltratáis a mi Hijo. Y os acerco a Él, y os perdono.

Está supeditado a un bien mayor que procuro para vosotros: amaros con amor de Madre que perdona toda iniquidad, y acoge, y levanta pese a ser odiada por su hijo.

 

13-05-2019

Virgen:

Si vosotros conocierais cuál es el Don de Dios y Quién es el que te dice: DAME DE BEBER… No existiría nada más en vuestra vida que os parecería importante.

Es esa relación con el Corazón de Jesús que os enseña a amar y a amaros verdaderamente. En espíritu y en verdad. Es lo que hace al hombre estar integradas todas sus potencias, intelectuales y volitivas y sentimentales y físicas.

En el Corazón. En el Corazón de Jesús.

Él es el que sabe verdaderamente Amar. Él es el que os enseñará a amar.

Vivir la vida con Él. Y se vive en la Eucaristía.

Es la vida de Unión con el Corazón de Jesús la que os enseñará a integrar todos los valores en vosotros. A ser verdaderamente personas de fe según el Corazón de Cristo.


Fuente:
https://vdcj.org/mensajes/ser-corazon/

Sitio Oficial de La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús:
https://vdcj.org/

Dictados de Jesús a Marga aquí publicados:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/dictados-de-jesus-a-marga/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 1 Comentario

Últimos Tiempos: esquema básico de hechos profetizados, por el Dr. Antonio Yagüe

Seminario de 6 Charlas

“Vivir en Tiempos Viejos y Nuevos”

Impartido en Lima (Perú), por el Dr. Antonio Yagüe

Los días del 8 al 10 de Mayo de 2019

*******


Fuente:
Antonio Yagüe

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

“Un mundo nuevo llama a la puerta de vuestro corazón: acoged Mi Palabra, acoged Mi Amor…”

La vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo respaldadas por su director espiritual y publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

MENSAJE 59
1 DE MAYO, 2019

“El cielo y la tierra pasarán, mas Mis Palabras no pasarán[1], no pasarán nunca, son más estables que el cielo.[2]¡Oh!, Jerusalén, están escritas en tu corazón de piedra[3]por el mismo Alfarero que te creó;[4]están escritas Mis Leyes en tu corazón;[5]allí las puso Dios, para que sean tu alimento día y noche; medítalas en el silencio de tu corazón, hijo, y no te canses de meditar y pensar en ellas, porque allí está tu salvación: en la obediencia a Mis Mandatos.[6]

Sí, hijo, que hoy lees Mis Palabras: las Leyes que puse en tu corazón son el camino[7]del amor y de la salvación de tu alma; apréndelas, dilas[8]en tu corazón, saborea cada Palabra, cada Mandato; deja que tu alma se sacie de ellas y llévalas a la práctica[9]en tu vida, para que un día tus ojos vean la Luz y tu alma la Salvación. No te arrepentirás en obedecer Mis Palabras, las que hoy te dirijo, hijo de Mi Alma, porque en ello va tu salvación y el camino de tu vida.

Mis Mandatos, ¡oh!, Jerusalén, son como miel en tu boca, dulces al paladar[10], rocío[11]para tu alma seca de tanto caminar por este valle de desolación en el que habéis convertido este mundo. Pero hoy te digo: hijo de Mi Alma, ven, ven a Mi Santo Corazón, y repasa, aprende, medita y lee Mis Mandatos y saborearás junto a Mí lo que es Amor, lo que es Verdad y Justicia, lo que es Caridad, el Bien y el Amor, la Paz[12]en tu alma. No desoigas Mis consejos y ponte a caminar: obedece a tu Señor y, aquel día, cuando estés ante Mí[13], te alegrarás con un gozo nuevo que aún, hijo, no conoces.

Obedece Mis Palabras y repara, con tu obediencia, Mi dolor: el dolor de Mi Santo Corazón, porque este mundo no Me escucha y no obedece Mis Mandatos de Amor. Su camino es la perdición[14], porque se ha separado de Mi Santo Amor. El que no obedece Mis Leyes de Amor, se separa de Mi Amor; y la desobediencia al Amor es el camino de la perdición.

Un mundo nuevo os aguarda, hijos, un mundo de Amor donde Mis Leyes serán amadas, respetadas y obedecidas por corazones elegidos que honrarán la Pasión del Hijo del hombre,[15]con su amor y su obediencia. Es el Maná[16]del cielo, el Pan de Vida,[17]es la Palabra del Verbo Encarnado[18]en las Purísimas entrañas de María,[19]es comulgar con la Palabra[20]para después comulgar con el Cuerpo y la Sangre[21]de vuestro Redentor. El que obedece Mis Palabras comulga con el Verbo Encarnado;[22]¿cómo podéis desobedecer Mis Palabras y después comulgar? Es el sacramento de la obediencia: la comunión con el Cuerpo de Cristo es la aceptación de Su Palabra,[23]la acogida de Sus Leyes de Amor en vuestro corazón,[24]la obediencia al Padre de la Pasión de vuestro Señor.

Hijos queridos, escuchad Mis Palabras en esta noche[25]de amor en que os dirijo Mi Mensaje de amor.

Un mundo nuevo llama a la puerta de vuestro corazón: acoged Mi Palabra, acoged Mi Amor, escuchad atentos Mi Mensaje de Amor.

Tanto tiempo he esperado este momento en el que tu corazón escucha Mis Palabras,[26]tanto tiempo he esperado tu respuesta de amor a Mi llamamiento: ven, hijo, ven, conviértete,[27]recorre el camino de conversión en tu corazón, no te desanimes, no te dejes llevar por la angustia de este mundo; paz, paz, hijo, ven, escucha Mi Mensaje de Amor y recapacita en tu vida, ordena tu vida, ven, ven a Mí, acógete a Mi Cruz, acógete a Mi Salvación, no escuches las palabras del maligno enemigo que te quiere perder para siempre: quiere separarte de Mis brazos de amor, perder tu alma, arrancarte de Mi mano, pero no lo hará si tú le dices: ¡No!, no a sus seducciones, no a sus trampas, que como algo placentero y efímero te tiende sin parar; con dulces palabras te hace caer en ellas; dulces palabras envenenadas con el pecado y el horror del pecado: son mentiras y engaños disfrazados del bien y la dulzura, pero son como hierros incandescentes que te quemarán y abrasarán tu alma en el fuego de una eternidad. Di no a sus engaños, y descubre sus ardides con la luz de Mi Gracia.

Acude al sacramento de la penitencia una y otra vez; no te avergüences de confesar: pues es la humillación y el amor agradable al Señor. En la confesión te abrazo, hijo Mío, y te doy el perdón y el amor que necesita tu corazón; te asisto con Mi Gracia y curo tus heridas, estoy contigo y no te abandono. Cuando te vas de la confesión sales más fuerte y renovado por Mi Santo Espíritu. Yo te acompaño, hijo, no vas solo, no sales solo de la confesión: Mis ángeles te acompañan y el cielo se alegra con tu perdón,[28]con el que has recibido por la Misericordia de todo un Dios que se anonadó en el seno[29]de una Virgen llamada María para morir por ti, y que Mi Sangre lave tus pecados[30]en el sacramento de la confesión. Pecador eres, hijo Mío, pero hijo de Dios,[31]hijo de Mi Pasión. Mi Padre te formó en el seno de tu madre, el Alfarero, tu Creador, que envió a Su Único Hijo[32]para morir por ti, por tu amor y, como hijo de Mi Pasión, abrirte las puertas del cielo,[33]que cerradas estaban por los pecados que había en tu corazón.

Un mundo de amor, de perdón, de paz, de caridad es el Reino de Dios.[34]

Apresuraos, hijos, que os espera la Redención de un mundo abocado a la muerte y a la desolación por el pecado de Satanás: la rebelión del diablo por la soberbia y el odio a vuestro Redentor.

Mirad al cielo, hijos, un día, un día lo veréis abierto y al Hijo del hombre bajar entre nubes;[35]sí, hijos, vengo, vengo a por vosotros.

En un mundo de pecado, de muerte y desolación habrá un vergel, el páramo y el desierto desaparecerán y todo se convertirá en un vergel[36]aquel día, las lágrimas de Mis hijos se convertirán en sonrisas, Yo mismo, Jesús, enjugaré tus lágrimas[37]y Mis ojos se fundirán con los tuyos aquel día.

Espera, hijo, espera un poco más, no pierdas el ánimo y la esperanza, redobla la confianza y la fe en tu Dios y Señor, en tu Salvador, porque ya llega, pero aún debéis esperar un poco más,[38]vuestras rodillas vacilantes[39]deberán fortalecerse, porque aún debéis caminar y el camino es estrecho,[40]y aún más lo será, porque el león rugiente[41]no para de maquinar planes malévolos para la destrucción de este mundo, por envidia,[42]por maldad, todo es maldad, hijos, en sus planes y Yo os aviso: cuidado, hijos, cuidado, que ya os dejé el camino claro y sin confusión en Mis Mandamientos,[43]en Mi Santo Evangelio;[44]la luz de Mi Gracia os asiste en cada instante de vuestro caminar, que no os dejo solos;[45]nunca, hijos, nunca vais solos si no os queréis separar de Mí, y vais por el camino del amor y la obediencia a vuestro Dios y Señor.

Aprended de Mí, que soy Manso y Humilde de corazón;[46]la humildad, hijos, practicadla en vuestras vidas, no os dejéis nunca llevar por la soberbia, pues es el camino cierto y seguro para acabar en las garras del tentador de vuestras almas, para perderlas para siempre.

En esta noche os envío este Mensaje de amor, escuchadme, hijos, porque muchos hermanos vuestros se pierden por la confusión reinante[47]en este mundo; cuando os separáis de Mis Mandamientos y de Mi Santo Evangelio las tinieblas cercan vuestra vida y sois presa fácil del engaño del demonio, caéis en sus trampas y os agarra para siempre. Solo la confesión y vuestras almas arrepentidas[48]os pueden salvar de sus garras, porque volvéis a Mí.

Yo os aviso, hijos, de la confusión reinante y creciente, y aún más lo será, porque el demonio anda suelto y aún más lo estará; deberá probar vuestros corazones y vuestras almas: ha sido soltado de sus cadenas[49]para probar a los hijos de Dios. Todos sois hijos, pues vuestro Padre[50]es el Mismo en todos, el Mismo Alfarero os formó y entretejió vuestra vida, os dotó de alma y os concedió la Vida Eterna junto a Dios: pero, hijos, deberéis ser probados como el oro en el crisol.[51]

La Pasión de vuestro Señor,[52] Hijo Único de Dios, os Salvará de las garras del tentador, pero vuestro corazón deberá vivir el arrepentimiento para ser deudores de la Salvación.

Un cielo nuevo y una tierra nueva.[53] Hijos, aprended de Mí que soy Manso y Humilde de corazón, recorred el camino de la mansedumbre, la obediencia al Padre, la humildad;[54] no os canséis de ser humillados[55] y probados, pues es el camino para la verdadera humildad, recorredlo con paz y serenidad. Confiad en Mí, hijos, mirad Mi camino: hay clavos y espinas,[56] sudor y lágrimas, pero es el camino único para la Salvación: la cruz.[57]

No te arrepientas de ser Mío, no te arrepientas de seguir Mis pasos, no, hijo, no te arrepientas, arrepiéntete del pecado en tu vida, de tus malos pasos: los que te alejaron de Mi, de Mis Lágrimas por ti, de haberme colmado de sufrimiento y dolor con tu ingratitud y tus pecados, tus infidelidades, tu falta de confianza y de fe en Mí, pero no te arrepientas de sufrir por Mí, por Mi amor, de seguir Mi camino, de seguir Mis pasos,[58] de morir en la cruz como tu Dios y Señor.

Hay más alegría[59] en el camino de la renuncia por Cristo que en el camino de la perdición.

Hay más amor[60] en la cruz que en los placeres de este mundo.

Hay más paz en el dolor ofrecido y aceptado unido a Jesús en la Cruz,[61] que en todos los placeres y diversiones, éxitos que te ofrece el mundo aprisionado por el diablo, Satanás.

Sí, hijo, sí, mira bien tu camino y hazle como el Mío con tu aceptación a la cruz de cada día[62] y todo lo que te mande Mi Voluntad. Mi Voluntad es: la obediencia hasta la muerte y una muerte de Cruz[63] por Amor a Mi Padre, que está en los cielos.

Aprende a caminar por el camino de la cruz y de la obediencia y serás otro Cristo en este mundo.

Únete a Mí en la Cruz: allí te espero, te ayudaré, hijo, te ayudaré, tú no puedes solo.[64] Mira y espera la promesa del Padre: Mi Santo Espíritu,[65] Él te sostendrá y te modelará para que seas digno hijo de Dios, para que tu felicidad sea completa[66] y tu gozo: una eternidad junto al Hijo del hombre.

‘Oh María, sin pecado concebida, digna Madre del Redentor, Obra Maestra de la Gracia, hija humildísima del Padre, Reina del cielo, Madre adorada del Redentor, Flor del paraíso, ruega por nosotros’, decid en el silencio de vuestro corazón. Ella es Madre, Madre del Redentor y Madre de todos los hombres por la Misericordia de Dios. Mirad su pureza, su humildad y su obediencia al Padre, su docilidad al Espíritu Santo, es la Obra Maestra de la Gracia por su ‘sí’[67] a los planes de Dios en su vida; se sometió a la Voluntad de Dios y es la Reina de la Creación. En el cielo está junto al Padre y al Salvador, junto a Dios Espíritu Santo, que la colmó de Gracia y de Bendición. ‘Ruega por nosotros’, decid en vuestro corazón. La intercesión de la Madre de Dios es poderosa ante Dios,[68] y como Buena Madre sabe hablar a su Hijo de las necesidades de tu corazón para tu salvación. Aprended a amar a la Madre de vuestro Redentor, hijos, que os di a Mi Madre en el mismo suplicio de la Cruz: fue el último regalo de un Moribundo a un mundo que no le escucha y se ha alejado de Su Amor.

Escúchame tú, hijo, y lleva a tu Madre, como Juan, a la casa de tu corazón.

Déjala que Ella te lleve a Mi Amor, a la obediencia al Padre, a la docilidad del Espíritu de Dios. Sí, hijo, en esta noche te digo: ahí tienes a tu Madre,[69]recíbela con amor.

Gloria al Padre…”


[1] Mt 24, 53 ; Lc 21, 33
[2] Sal 119, 89
[3] Ez 11, 19
[4] Gén 2
[5] Rom 2, 14-15
[6] Jn 8, 51; 14, 15.21; 15, 7.10.14; 2 Jn 6
[7] Jn 14, 6
[8] Dt 6, 6-9
[9] Dt 6, 2-3
[10] Sal 119, 103
[11] Dt 32, 2
[12] Gál 5, 22
[13] 1 Cor 4, 5; Is 2, 10.21; Ap 6, 15
[14] Sant 4, 4; 2 Pe 1, 4; 2, 5; 1 Jn 2, 16; 5, 19
[15] Mt 26 y 27
[16] Éx 16, 31-36
[17] Jn 6, 35
[18] Jn 1, 1-18
[19] Lc 1, 26–38 ; Lc 2, 1-7
[20] Jn 6, 35-37. 40. 45. 47. 63-64
[21] Jn 6, 48. 50-51. 53-58
[22] Jn 1, 11-13.16
[23] Jn 15, 2-10
[24] Jn 14, 21
[25] Isabel comprobó en su reloj que era la una menos veinticinco de la madrugada.
[26] Lc 10, 39.42
[27] Hch 3, 19
[28] Lc 15, 7
[29] Gál 4, 4
[30] 1 Jn 1, 7
[31] Jn 1, 12-13
[32] Jn 3, 16
[33] Is 45, 8
[34] Rom 14, 17
[35] Lc 21, 27 ; Hch 1, 11 ; Ap 1, 7; 11, 19
[36] Is 29, 17; 35, 6-7
[37] Ap 21, 4
[38] Ap 6, 11
[39] Is 35, 3 ; Heb 12, 12
[40] Mt 7, 13
[41] 1 Pe 5, 8
[42] Sab 2, 24
[43] Éx 20, 1-21
[44] Mateo, Marcos, Lucas, Juan
[45] Jn 14, 18
[46] Mt 11, 29
[47] 2 Pe 1, 4
[48] 1 Jn 1, 7 — 2, 2
[49] Ap 9, 1-11
[50] Gál 3, 26
[51] 1 Pe 1, 7
[52] 1 Pe 2, 24; Hb 7, 27; 9, 12; 10, 20
[53] Is 65, 17 ; Ap 21, 1
[54] Jn 13, 14-16
[55] Is 50, 6-7; 52, 14; 53, 3-4.7; Mc 14, 65; Jn 18, 22; Hch 5, 41
[56] Mc 15, 16-20; Jn 19, 1-3
[57] Mt 16, 24-25
[58] Jn 12, 25-26
[59] Hch 20, 35
[60] Jn 15, 13
[61] Flp 1, 29; Col 1, 24
[62] Lc 9, 23-24
[63] Flp 2, 8
[64] Jn 15, 5
[65] Jn 14, 16–17; Lc 24, 48; Hch 1, 4-8
[66] Jn 16, 24; 1 Jn 1, 3-4
[67] Lc 1, 38
[68] Jn 2, 1-12
[69] Jn 19, 26-27

Fuente:
http://elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2019/05/MENSAJE-59.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

El Gran Día de Luz, por el P. Pablo García Beck y Laura Lázaro


Fuente:
REINADO DE LOS TRES CORAZONES; JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

Publicado en Mensajes | Etiquetado , | Deja un comentario

Mil Años de Paz, por Laura Lázaro


Fuente:
REINADO DE LOS TRES CORAZONES; JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

Publicado en Mensajes | Etiquetado , | Deja un comentario