“Yo, Jesús, vuestro Dios y Señor, os aviso de un tiempo de rigor, de dolor y calamidad por vuestros pecados.”

La vidente Isabel recibe Locuciones de Nuestro Señor Jesucristo respaldadas por su director espiritual y publicadas en el sitio: http://elpastorsupremo.es/

MENSAJE 61
1 DE JULIO, 2019

«Mi Sangre[1]vertida por tu amor, oh Jerusalén de Mis entrañas, cuánto tiempo queriendo estar junto a ti, a tu lado, amándote[2]sin cesar; pero tú eres díscola[3]y te fuiste detrás de otros dioses, dioses[4]de barro y arcilla que solo te traerán la perdición para tu vida y tu alma.

Oh, hijos de Mi Vida[5], cuánto sufro por vosotros día y noche, porque no me hacéis caso, no escucháis Mis consejos, no meditáis Mis Palabras, y esto os llevará al sufrimiento y a la perdición. No olvides Mis consejos, no olvides Mis Palabras[6], porque en ellas está la Luz, la luz de tu vida y la salvación para tu alma.

Es tiempo de paz en vuestras vidas, y de perdón, de calma y sosiego en vuestras almas, porque un tiempo de dolor y calamidad se acerca y debéis prepararos con rigor y con tesón. No me canso de repetir a Mis hijos que no descuiden su preparación, y un día os acordaréis de Mis Palabras, y lo agradeceréis en vuestra alma: Mi rigor y tesón, paciencia[7]en advertiros del mal que va a asolar esta Tierra.

No descuidéis vuestra preparación, vuestro amor[8], pues el dragón rugiente no perderá ninguna oportunidad de acosaros y tenderos las trampas que sean necesarias con tal de perderos para siempre. Estad alertas y atentos[9]porque el rigor de la preparación os hará escuchar las santas inspiraciones de Mi Santo Espíritu en vosotros, y así poder luchar con fuerzas que no son de este mundo[10]y ante las que sucumbiríais si no tuvierais la ayuda del cielo[11].

No os regaño, hijos, cuando os digo que no me hacéis caso, sino que, como un buen padre no deja de avisar y advertir a sus hijos de los peligros y enseña el buen camino, así Mi Corazón Santo no deja de velar por vosotros día y noche. Oh, hijos qué lejos estáis de conocer los secretos de Mi Corazón, el fuego que le quema y abrasa día y noche por vuestro amor, por no perderos[12], por llevaros Conmigo al Reino Eterno de Mi Padre que está en los cielos.

Oh Corazaín[13], oh Sión, si hubiera revelado a otros pueblos lo que puse en ti qué respuesta de amor me habrían dado, pero tú eres terca y obstinada, y te dejas llevar por la perfidia de tu corazón envenenado con las saetas que le alcanzaron enviadas por el diablo, Satanás.

No es tiempo de jugar y divertiros sin cuento ni medida en este mundo que os ofrece el pecado disfrazado de juego y diversión, y vosotros, hijos, sois engañados por el veneno de Satanás, el diablo astuto y pérfido que está a vuestro lado y en vosotros[14]. Solo la Luz y la Gracia de Mi Santo Espíritu os puede sanar, liberar y conducir en este mundo. Hijos, hacedme caso que el diablo como león rugiente[15]está haciendo presa en muchas almas, almas que juegan con las tentaciones y caen en ellas, no os olvidéis nunca que son fuerzas superiores a vosotros las que os tientan y os ponen las trampas en vuestro camino, y solos no podéis[16], necesitáis la Luz de Dios y la Gracia de los sacramentos. Aprended la lección que recibisteis cuando caísteis en ellas, y no olvidéis vuestra fragilidad y vuestro corazón inclinado al mal y al pecado[17].

Es tiempo de Gracia y Salvación, de Perdón y de Amor; hijos, sed valientes[18]y disponeos a caminar esperando la visita, la llegada de vuestro Salvador a vuestro corazón.

El mundo se oscurecerá presa de las tinieblas del enemigo infernal, que se apoderará de la silla de Pedro, se sentará en el trono de Dios[19]y desde él combatirá a Mi pueblo santo, porque Yo, Jesús, estoy en él, estoy en medio de vosotros, y os amo y os conduzco hasta la batalla final, y en ella os guardaré de todo mal si permanecéis a Mi lado, y no os separáis de Mí, no os soltáis de Mi mano, porque vienen días, oh Jerusalén, que el que no se agarre a Mi mano y abrace su cruz[20]sucumbirá en las redes del maligno, que se apoderará de los poderes de este mundo y combatirá a las almas con el poder infernal de los demonios: ángeles caídos, por su soberbia y maldad, al lago de fuego[21]donde viven y reinan por toda la eternidad, en un reino de putrefacción y maldad entre las llamas del infierno. Su poder es la soberbia y el odio, y su botín las almas de Mi Padre Santo, que fueron arrebatadas por él en este mundo: almas que rechazaron la Salvación que el Hijo del hombre vino a traer a este mundo de pecado, vertiendo Su Sangre en la Cruz[22], en una muerte llena de ignominia y crueldad, en obediencia al Padre para Redimir a las almas[23]y soltarlas de los lazos del enemigo infernal, envidioso y soberbio, que solo quiere la destrucción del bien y la belleza, del amor y la bondad. Hijos, no desoigáis Mis advertencias, porque cuántas almas han caído en sus redes por la ignorancia, y ya no se pueden soltar, porque la tentación os atrapa y una vez que habéis caído en ella, la maldad os sujeta al diablo hasta no poderos soltar: sólo la Gracia de los sacramentos, en un arrepentimiento sincero y profundo, puede obrar el milagro en vosotros de devolveros al camino; pero cuántas almas en esa maldad ya se olvidan de Dios y le rechazan. Por eso, hijos, Yo os aviso: cuidado, estad alerta y vivid siempre en la Gracia de los sacramentos, que os agarra fuerte a Mi mano.

Mi Sangre os limpia[24]de todo mal, os lava de todas vuestras manchas[25].

Amad Mi Sacrificio en la Cruz, amad Mi Sangre vertida por vosotros[26].

Agarraos fuerte a Mi Cruz y luchad por ella, por su Gloria, que sea vuestro baluarte[27], vuestra insignia, vuestra luz, y no os apartéis nunca de ella, porque en ella está vuestra salvación[28].

Oh, hijos, qué lejos estáis de comprender la seriedad de este tiempo, todavía no sois plenamente conscientes de la gravedad de este momento en el que vivís y que aún se agravará más[29], hijos, que no os alarmo, os aviso, aunque el aviso os alarme por vuestra poca capacidad para entender las Sagradas Escrituras[30]; allí están escritas las palabras que os dirijo, está anunciado este tiempo, pero no lo creéis, no lo entendéis y de esto se vale el tentador de vuestra almas, para haceros caer en la incredulidad y en la dejadez, y mientras tanto él no pierde el tiempo y sigue con sus planes malévolos para acabar con este mundo y, lo que es peor, con la salvación de vuestras almas.

Escuchadme, hijos de Israel: Yo, Jesús, vuestro Dios y Señor, os aviso de un tiempo de rigor, de dolor y calamidad por vuestros pecados. Poneos a trabajar sin descanso, sin desfallecer y venced todos los obstáculos que os impidan obedecer Mis Palabras, las que os dirijo por mi instrumento, el que Yo elegí para vuestra salvación y por vuestro amor.

Hoy te digo, pueblo Mío: Ya, ya es tiempo de caminar, de salir de Egipto[31]y disponeos a encaminaros hacia la tierra prometida, hacia el cielo prometido, hacia la tierra de promisión, hacia el Reinado de Cristo en este mundo. Dejad vuestras casas, vuestros enseres: solo tomar lo necesario y partid, partid unidos guiados por Mi Santo Espíritu y atravesad las tinieblas de este mundo. ¿Cómo?, me diréis. Hijos, preparad la renovación de vuestra mente[32], es el principio de vuestro caminar, no hagáis planes para este mundo, ya haced planes para la travesía del desierto, unidos, cantando, y siendo fieles a vuestro Moisés[33], al que puse entre vosotros y os guía y os guiará hacia la tierra prometida. Yo os dirijo, os dirige Mi Palabra, Mi Santo Espíritu, y Mi Madre os acompaña día y noche. Nada os faltará si sois fieles y tenéis fe, fe y confianza en vuestro Dios, que nunca os dejó y nunca os dejará hasta llegar a la tierra que mana leche y miel[34], donde vuestras almas estarán a salvo del león rugiente, y la sangre vertida por los mártires en este camino[35]será semilla de salvación y conversión. Preparad vuestras sandalias y vuestro cayado, ovejitas de Mi rebaño[36], el Pastor[37]de Israel se pondrá en medio de vosotros y os conducirá, por sus profetas os hablará.

Ánimo, hijos, que aún os aguarda un tiempo de salvación, no os desaniméis, que vuestro desánimo viene de este mundo. Dejad ya sus preocupaciones y fiestas, planes de futuro: vuestro camino es estar pendiente de la Palabra del Señor[38]. Aleluya, Gloria a Dios, que Su Palabra sea vuestra Luz, y vuestra Salvación[39].

Oh, hijos de los hombres, qué torpes sois para entender las Palabras de salvación[40]: abrid vuestra mente al nuevo tiempo de rigor y salvación que llega, que ya está aquí.

A Dios, hijos, encaminaos a Él: Él es vuestro refugio[41]y vuestra salvación.

Mi Sangre[42]os salvará[43]


[1] Mc 14, 22–25 ; Ef 1, 3–7 ; 1 Pe 1, 18–19. ‘Estaba en oración, en paz, sentada ante el crucifijo, y en un momento que miré Su Sangre en la Cruz vinieron a mí las primeras palabras del mensaje: “Mi Sangre vertida por tu amor, oh Jerusalén” ’. (Isabel ignoraba que el 1 de julio se celebraba en la liturgia católica, antes de la reforma posterior al concilio Vaticano II, la fiesta de la Preciosísima Sangre de NSJC.)
[2] Mt 23, 37
[3] Jer 2, 23-24
[4] Dt 4, 28 ; Jer 10, 1–16
[5] Jn 14, 6
[6] Sant 1, 22-25
[7] 2 Pe 3, 9-10
[8] Mt 23, 23
[9] Mt 26, 41
[10] Ef 6, 12
[11] Mt 24, 22
[12] Mt 18, 14
[13] Mt 11, 21
[14] Lc 11, 14; 13, 11-13; Mt 8, 16.28-31; Mc 1, 32-33. ‘Lo escuché entendiendo que era en los casos concretos en los que esto ocurre.’
[15] 1 Pe 5, 8
[16] Jn 15, 5
[17] Rom 5, 12–21 ; 1 Jn 1, 8–10
[18] 1 Cor 16, 13
[19] 2 Tes 2, 4
[20] Mt 10, 38 ; Mt 16, 24
[21] Ap 20, 10
[22] Jn 18 y 19
[23] Flp 2, 8; Hb 5, 8-9
[24] 1 Jn 1, 7
[25] Col 1, 22; Ef 5, 27; Hb 9, 14; 1 Pe 3, 21;
[26] Mt 26, 28; Jn 6, 53-56; 19, 34; Hch 20, 28; Rom 3, 25; 5, 9; 1 Cor 10, 16; 11, 25.27; Ef 1, 7; 2, 13
[27] Mt 24, 30
[28] El 17 de mayo pasado nos dio el Señor una oración específica: “Oh gloriosa Cruz de Cristo”
[29] Mt 24, 21
[30] Hch 17, 11
[31] Éxodo
[32] Rom 12, 2
[33] Éx 2 y 3 y 4
[34] Éx 33, 3
[35] Ap 6, 10-11
[36] Ez 34, 31
[37] Sal 23; Jn 10, 11
[38] Lc 10, 39
[39] Jn 5, 24
[40] Lc 24, 25-27
[41]  Sal 16, 1 ; Sal 46, 2
[42] Ap 5, 9–10
[43] ‘El Señor hoy ha querido terminar el mensaje no cuando estaba sentada con el cuaderno, sino cuando estaba de rodillas ante el crucifijo besando Sus pies y Su Sangre; en ese momento fue cuando escuché las últimas palabras del mensaje: “Mi Sangre os salvará”. Las primeras palabras del mensaje me vinieron cuando estaba mirando Su Sangre en el crucifijo, las últimas palabras del mensaje me vinieron cuando la estaba besando en el crucifijo’. (A través de esta inclusión literaria, empleando la misma palabra, sangre, al principio y fin del escrito, nos dice cuál es el comienzo y fin del mensaje, pero también podemos entender que la fecha en que se ha recibido sigue siendo significativa para el Señor y acepta gustoso que se honre Su Sangre en ese día de manera especial. En la piedad popular todo el mes de julio estaba dedicado a honrar Su Sangre, como el mes de junio al Sagrado Corazón. Ya al final del Mensaje 54 nos dio una oración a la Sangre de Cristo donde dice: “Mi Sangre te salvará”)

Fuente:
http://elpastorsupremo.es/wp-content/uploads/2019/07/MENSAJE-61.pdf

Mensajes de la vidente Isabel publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/vidente-isabel/

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Yo, Jesús, vuestro Dios y Señor, os aviso de un tiempo de rigor, de dolor y calamidad por vuestros pecados.”

  1. Anónimo dijo:

    Gracias! Sangre preciosa de Jesucristo, Salvanos a Nosotros y al mundo entero. Se Nuestra Luz, Nuestra guía y Nuestro gran consuelo. gracias Padre Nuestro.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

  2. Pingback: El mundo se oscurecerá presa de las tinieblas del enemigo infernal, que se apoderará de la silla de Pedro, se sentará en el trono de Dios[19]y desde él combatirá a Mi pueblo santo, porque Yo, Jesús, estoy en él, estoy en medio de vosotros, y os amo

  3. Pingback: El mundo se oscurecerá presa de las tinieblas del enemigo infernal, que se apoderará de la silla de Pedro, se sentará en el trono de Dios[19]y desde él combatirá a Mi pueblo santo, porque Yo, Jesús, estoy en él, estoy en medio de vosotros, y os amo

  4. Pingback: El mundo se oscurecerá presa de las tinieblas del enemigo infernal, que se apoderará de la silla de Pedro, se sentará en el trono de Dios[19]y desde él combatirá a Mi pueblo santo, porque Yo, Jesús, estoy en él, estoy en medio de vosotros, y os amo

  5. Pingback: El mundo se oscurecerá presa de las tinieblas del enemigo infernal, que se apoderará de la silla de Pedro, se sentará en el trono de Dios[19]y desde él combatirá a Mi pueblo santo, porque Yo, Jesús, estoy en él, estoy en medio de vosotros, y os amo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .