18 de Octubre: San Lucas Evangelista (†84)

Tomado de La Leyenda de Oro para cada Día del Año – Vidas de Todos los Santos que venera la Iglesia – Barcelona, 1866 – Tomo III, Octubre, Día 18, Página 277.



San Lucas, Evangelista

El glorioso Evangelista San Lucas fue natural de la ciudad de Antioquía, hijo de padres nobles y ricos, y desde su niñez inclinado al estudio de las buenas letras y de toda virtud. Es gran señal de su honestidad el haber perseverado virgen toda su vida. En la elocuencia y en las demás ciencias puso mucho cuidado, y más particular en la medicina, la cual ejercitó, y San Pablo le llama médico carísimo. También aprendió el arte de pintar, no por hacer oficio y tener nombre de pintor, sino (como es de creer) para saberla y ocuparse en ella algunos ratos, y pasar el tiempo honestamente.

Orígenes, Epifanio, San Gregorio y Simeón Metafrastes dicen que fue uno de los setenta y dos discípulos que el Señor (además de los apóstoles) envió a predicar su Evangelio, como lo refiere el mismo San Lucas. Algunos de estos autores, y Teofilato y Nicéforo, son de parecer que San Lucas fue compañero de Cleofás, y uno de los discípulos que el día de la Resurrección iban a Emaús, cuando en traje de peregrino se les apareció el Señor, y otros traen algunas razones y conveniencias para probar esto; y a mi parecer no están tan fundadas, que por ellas se pueda tener por cierto. Antes San Ireneo, Tertuliano, Eusebio, San Jerónimo, San Agustín, Doroteo, Beda y Pedro Damián dicen que San Lucas no fue de los setenta y dos discípulos. Y si se ponderan bien las palabras que el mismo San Lucas hablando de sí dice en el principio de su Evangelio, fácilmente se echará de ver que le escribió, no como testigo de vista, sino de oídas, y como le informaron los que desde el principio fueron discípulos del Señor.

Lo cierto y sin duda es que San Lucas fue compañero de San Pablo en sus trabajos y peregrinaciones, y que fue señalado para esto de las iglesias. Y así el mismo San Pablo, escribiendo a su discípulo Timoteo, le dice: «Lucas solo está conmigo.» Y a los colosenses: «Saludaos a Lucas, mi muy amado.» Y a los de Corinto: «Con Tito (dice) os enviamos a nuestro hermano (entendiendo a Lucas), que tiene loa en el Evangelio por todas las iglesias, y no solo hay en él esto, sino que está señalado de las iglesias para que sea compañero de nuestra peregrinación.» Y así es de creer que San Lucas trabajó y padeció mucho en la predicación del Sagrado Evangelio, y que fue particionero de las grandes fatigas, molestias, incomodidades y persecuciones que padeció San Pablo cuando iba alumbrando el mundo con la Doctrina del Cielo.

Aunque no fue San Lucas luego al principio compañero de San Pablo, sino pasado algún tiempo, y cuando el Santo Apóstol llegó a una ciudad marítima de Asia, llamada Troade, como lo significa San Ireneo. Escribió San Lucas su Sagrado Evangelio en griego, en estilo elegante para enseñar a los griegos, a quienes San Pablo predicaba como San Mateo había escrito su Evangelio en hebreo para los hebreos, y san Marcos el suyo en latín (a lo que parece a algunos autores) para los romanos y latinos, donde escribió. Y el mismo San Pablo es de creer que dio noticia a San Lucas de muchas cosas de las que escribe en su Evangelio. Y por esto dice San Jerónimo que algunos fueron de parecer que cuando el Apóstol dice en sus epístolas: Juxia Evangelium meum: Según mi Evangelio, que habla del Evangelio que escribió San Lucas, porque San Lucas le había aprendido de él y le había escrito, informado del mismo Apóstol y en su compañía.

Pero, no solamente San Lucas fue enseñado del Apóstol San Pablo para escribir el Evangelio, sino también de los otros Apóstoles, y especialmente de la Sacratísima Virgen María, Nuestra Señora, con la cual parece que tuvo mucha familiaridad, y de Ella fue muy favorecido, y supo los sagrados y secretos Misterios de la Encarnación del Verbo Eterno en sus entrañas, la visitación de Santa Isabel, la santificación, gozo y saltos del niño Juan en el vientre de su madre, el Nacimiento del Señor en Belén, Su Circuncisión y la Presentación en el Templo, y todos los otros misterios que solo San Lucas escribe en su Evangelio, y sola la que era Madre y había sido testigo y tenía parte en ellos los sabía y se los podía descubrir.

Además del Sagrado Evangelio escribió San Lucas otro libro que se llama los Hechos Apostólicos, en el cual, comenzando desde la subida a los Cielos del Salvador, y tratando de la venida del Espíritu Santo, escribe la predicación de los Apóstoles, los milagros que hicieron, las contradicciones que tuvieron de los judíos, las costumbres con que los cristianos de la primitiva Iglesia vivían, la muerte de San Esteban, la conversión de San Pablo, cómo Herodes mandó degollar a Santiago el Mayor y prender a San Pedro, y el Señor le libró.

Finalmente, siendo ya San Lucas compañero de San Pablo, va contando su peregrinación, sus trabajos, sus persecuciones, de que no pequeña parte le cupo al sagrado evangelista, hasta que llegaron a Roma, donde estuvo dos años San Pablo preso, y allí pone fin y remata su libro. Dejando al glorioso Apóstol en Roma, volvió San Lucas a Oriente; y habiendo ilustrado con su presencia la provincia de África, pasó a Egipto y a la superior Tebaida, y de allí a la inferior, donde fue Obispo, y convirtió gran número de gentiles a la fe de Jesucristo, Nuestro Señor.

Allí estuvo muchos años, ordenó Sacerdotes y consagró Obispos, y los envió a predicar por diversas partes. Derribó ídolos, levantó altares, edificó Templos al Señor, y con su vida y predicación santísima toda aquella provincia, de una tierra yerma y estéril, se convirtió en un jardín amenísimo, lleno de plantas celestiales y divinas. Y habiendo gastado en estas santas y fructuosas ocupaciones su vida, y llegado a la edad de ochenta y cuatro años (como escribe San Jerónimo), dio su bendita alma al Señor en Bitinia; y a lo que se saca del mismo Santo Doctor, y de Isidoro, Metafrastes y otros autores, murió de su muerte natural. Verdad es que san Gregorio Nacianceno da a entender que fue mártir, y lo mismo San Paulino, Obispo de Nola, en dos versos, que dicen: Hic pater Andreas, et magno nomine Lucas, Martyr, et ilustris sanguine Nazarius.

Y San Gaudencio, obispo de Bresa, siente lo mismo. Y Nicéforo Calixto, no solamente dice que fue mártir; pero escribe el género del martirio con que fue martirizado, y que le colgaron de un olivo, y que allí acabó su vida, y Glicas es también de este parecer.

Entre las otras cosas memorables y dignas de veneración que hizo el bienaventurado Evangelista San Lucas, fue una pintar las Imágenes de Cristo, Nuestro Salvador, y de la Sacratísima Virgen, Su Madre, y retratarlas muy al vivo, y dejarlas a la Iglesia católica para consuelo de todos los fieles; las cuales Imágenes fueron siempre tenidas en grande estima y reverenciadas con gran devoción. La de la Virgen, que pintó San Lucas, hoy día está en Roma, en la basílica de Santa María La Mayor, y el Señor ha obrado muchos milagros por ella.

Murió San Lucas a 18 de Octubre, en que la Iglesia celebra su fiesta. Sus sagradas reliquias, con las de San Andrés y San Timoteo, mártir, fueron llevadas a Constantinopla, donde el emperador Constancio, hijo del gran Constantino, les edificó un suntuoso templo; y después, andando el tiempo, el cuerpo de San Lucas se trasladó a la ciudad de Padua, donde ahora está, como lo dice el Martirologio romano, aunque la cabeza y un brazo de este sagrado evangelista se muestran y reverencian en Roma en la iglesia de San Pedro.

De San Lucas escriben todos los martirologios; Eusebio, San Jerónimo, San Agustín, Isidoro, Metafrastes, Nicéforo y todos los que han escrito comentarios sobre los Evangelios.

(P. Ribadeneira.)

Relicario de san Lucas, con forma de arca, en la Basílica de Santa Justina en Padua.


Fuente:
https://books.google.co.ve/books/about/La_Leyenda_de_Oro_para_cada_dia_del_a%C3%B1o.html?id=7SEMOaLhxFwC&redir_esc=y

https://es.wikipedia.org/wiki/Lucas_el_Evangelista

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.