“¡Por eso, Mis hijos de la Tierra, reparad ahora, que es el tiempo! Inclinad vuestras cabezas y no os llenéis de soberbia.”

MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA
Recibido por Discípulo.
22 de Agosto / 8:40 de la mañana.
Villa Guerrero, Estado de México. 

Amados hijos Míos de toda la Tierra, que escucháis Mis palabras y Mis mensajes que os doy de corazón.

Todos son para vuestra edificación personal, para la edificación de Mi Iglesia, del remanente fiel que lucha por sostenerse en la Verdad, en el abandono total a la Voluntad Divina de vuestro Padre Celestial, confiando plenamente en la Palabra de Mi Hijo Jesucristo, en Quien reside toda la Verdad y la Luz para la inteligencia humana.

El Universo entero se sacude ahora con la total confusión de una noche negra de obscuridad total.

En donde los que dicen que ven están ciegos, y los que dicen que oyen están sordos.

Poned atención a Mis palabras y vivid de acuerdo a la Santa Voluntad de Mi Padre, vuestro Padre Celestial, que os bendice a todos los pueblos y naciones de la Tierra. Y de acuerdo a las promesas hechas a Abraham, que se han ido transmitiendo de una generación a otra generación.

Cuando sea establecido el orden total en esta Tierra y haya sido desterrado totalmente el desorden provocado por el enemigo de las almas, por el enemigo de la salvación… …Entonces brillará la luz como la Aurora, entonces levantaréis vuestros ojos al cielo para contemplar la Divina Majestad de vuestro Creador, Quién hizo todo con Su Palabra desde el principio.

¡Y con Su Palabra lo volverá a renovar!

¡Para que todo tome consistencia en Mi Hijo Jesucristo, Quién merece ser alabado, adorado, bendecido en todo instante y momento!

Os advierto, queridos hijos, que habéis entrado al umbral del cisma más grande, de la confusión más terrible, y de la oscuridad total en la que muchos serán engañados.

Vivirán en ese engaño, y propagarán el error y el engaño a través de una religión falsa que hará resaltar las comodidades y los placeres de esta Tierra; olvidando el Santo Sacrificio del Altar como lo más importante para la salvación de las almas.

Por esto Mis palabras os anuncian que se empieza a efectuar el acto más sublime de la Misericordia del Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesucristo. Que en Su Perfecta Justicia, nada ni nadie escapará ante esa perfecta Justicia en la que se implantará la Ley del Amor Verdadero. La Ley y el Amor del Corazón de vuestro Padre Celestial, Quien espera en todo momento una respuesta de todas las almas, de todos Mis hijos en la Tierra.

Una respuesta de donación, una respuesta de confianza, de esperanza y de fe.

Cuando los cimientos y las bases de la Tierra sean conmovidos por el poder de vuestro Padre Celestial… entonces… comprenderán muchos que Mis palabras eran necesarias para este tiempo.

Como una Madre que avisa a Sus hijos de su manera de comportarse y vivir en esta Tierra, para que alcancéis las más sublimes Gracias y Bendiciones de Vuestro Padre Celestial que está en los cielos, y que Se hace cercano a vosotros a través de Mi Corazón Inmaculado.

Yo soy vuestra Madre, y os doy paz en vuestros corazones. Yo quiero que tengáis esa paz de Mi Hijo Jesucristo en los corazones de ustedes. Y que nunca habite la maldad, el desasosiego, las dudas y la confusión.

Porque, en eso incluso están cayendo Mis almas consagradas… en el error y la propagación de ese error, en el espíritu de la blasfemia y la degradación de lo espiritual hasta llegar a un conformismo, hasta llegar a una situación en la que no admiten ninguna corrección, porque la soberbia del diablo dominó sus corazones, porque apegaron su corazón a las riquezas, a las comodidades del mundo y al pensar del mundo.

¡Estáis, hijos Míos, entrando al umbral del cisma!

El espíritu de la blasfemia y del error del falso profeta, arroja veneno sobre las Cosas Sagradas, sobre la Casa de vuestro Padre Celestial, en donde se realiza el Milagro más grande de la vida espiritual para las almas.

Porque… muchos perecen por falta de conocimiento… y los que saben, aun lo poco que saben se lo guardan por falsos respetos humanos, por miedo, por inseguridad, por confusión! ¡Porque todavía no están seguros que el Espíritu Santo está dirigiendo los destinos del mundo! Para aquellos que saben escuchar, para aquellos que tienen sus oídos abiertos, sus ojos abiertos a los deseos de Mi Corazón Inmaculado.

Yo sólo doy Paz a Mis hijos, pero cuando éstos comienzan a confundirse, cuando comienzan las dudas en los corazones de Mis hijos, ya no se cumple la Voluntad de Mi Padre.

¡Porque la perfecta acción del Espíritu Santo se da en aquellos hijos Míos, que están seguros de la misión que han recibido y han de cumplir! ¡Y hacen, entonces, sacrificios y oraciones y se abandonan totalmente a la Voluntad Divina del Padre en Su Misericordia!

Tenéis un Padre Bueno, Mis hijos…

Si vuestra Madre ahora crítica a la Iglesia contemporánea,… es porque ha caído en el error del luteranismo, de una iglesia protestante y falsa, de una herejía que se está perpetrando ahora como una traición.

¡Esto es la Apostasía que viene!

Muchos apostatarán de su Fe Católica que habéis recibido de vuestros antepasados, simplemente por prestar oídos a  toda clase de murmuraciones y calumnias contra el Sagrado Cuerpo de Mi Hijo Jesucristo, que está en el Altar y  Quien merece ser adorado de rodillas.

Postraos ante Él, doblegando vuestro corazón y vuestra cerviz, vuestra soberbia ante Él, para que tengáis la paz y la valentía de saber defender las Cosas Sagradas.

Éste es un llamado de vuestra Madre del Cielo.

¡Defender las Cosas Sagradas es vuestra misión, guerreros Míos de La Fe!

¡Abandonaos a Mi Corazón!

Yo, vuestra Madre, os protejo de las asechanzas del demonio, en cuanto el mundo se envuelve en la densa oscuridad del falso profeta.

En las herejías, las blasfemias, toda clase de sacrilegios, falta de respeto a la Casa de Mi Hijo Jesucristo, donde Él quiso quedarse eternamente, vivamente Presente en el Santísimo Sacramento, que contiene en Sí Mismo Su Cuerpo, Su Sangre, Su Alma y Divinidad.

¡Por eso, Mis hijos de la Tierra, reparad ahora, que es el tiempo! Inclinad vuestras cabezas y no os llenéis de soberbia.

Vuestros Pastores se han equivocado, en su mayoría, en el camino, por la falta de oración.

Porque han abandonado el camino del sacrificio, ayuno y penitencia. Y porque se acomodan fácilmente al pensar del mundo, sin invocar Mi ayuda y Mi protección.

Yo soy la Madre de los Consagrados.

Yo los cuido y los protejo, aun cuando ellos no quieren Mi protección, no la piden, no Me la solicitan… aun así, de todas maneras, Yo ruego a Mi Padre, para que sus almas no vayan a la condenación eterna.

Porque el error más grande de los Consagrados es sostener en la ignorancia y en la mentira a aquellos que  deberían ser salvados por conocer la Verdad, por vuestro testimonio, y por vuestras palabras; de la abundancia del corazón habla la boca.

Yo soy vuestra Madre, del Creador, y Madre de la Iglesia.

Tenéis que rectificar muchas cosas, porque la Justicia Divina de vuestro Padre se ha acercado hoy más que nunca a vosotros.

Por eso os enfrentaréis a grandes calamidades, a grandes pruebas, y durante un período corto de purificación y tribulación vuestras lágrimas serán secadas con el Rocío del Cielo. ¡Y recibiréis en vuestras almas la fortaleza para permanecer firmes, hasta que sean abiertos Cielos Nuevos y Tierra Nueva, hasta que la herejía haya desaparecido totalmente de la faz de la Tierra!

Y las palabras de Mis Consagrados, y de los que dirigen ahora Mi Iglesia, sean puras y santas, venidas del Corazón de Mi Padre, que Es Amor. ¡Cuyo acto sublime final de Su Misericordia es Su Justicia Perfecta!

¡Esta Justicia está pronta a caer sobre la Tierra!

Ya Mis Ángeles, Mis Mensajeros y Profetas van de un lugar a otro, pero muchos no quieren escuchar la Verdad y se tapan los oídos gritando… dejadnos, dejadnos hacer lo que nos hace felices en esta Tierra… …el pecado… no nos habléis de Dios.

¡Habláis blasfemias de Mi Hijo Jesucristo, enseñáis equivocadamente la Fe, con un ecumenismo falso, del cual Yo, como Madre de la Iglesia, no estoy de acuerdo!

¡Y digo a Mis hijos…  rectificad el camino antes de que sea tarde! Antes de que los ejes de la Tierra sean movidos y los anillos de la fuerza que la sostienen se desintegren, abriendo grandes grietas sobre la Tierra, de donde surgirán las plagas para todos aquellos rebeldes, que no han escuchado la Voz de Dios en su corazón.

¡Jesús, Mi Hijo amado, es El Buen Pastor!

¡Yo, como Madre, os digo como en las bodas de Canaán, haced lo que Él os diga!

Llenad vuestros corazones del Amor sublime y sagrado.

Y que de vuestros labios, de vuestra boca y garganta no salgan palabras ofensivas al Sagrado Corazón de Mi Hijo Jesucristo, en Su Sagrada Presencia Eucarística.

¡Porque Él se da cada día, a través del Misterio de la Fe, cuando vivís realmente la Santa Misa, como Yo quiero que se viva, con amor, con respeto, con santidad!

Porque muchos no saben ni entienden su significado.

Es Dios, es Mi Hijo, Quien se os entrega enteramente.

Él os hace sublimes en el amor y os acerca al Corazón de vuestro Padre Celestial, cuyo acto final de Su Misericordia será Su Justicia Perfecta, mediante los Truenos y Avisos Celestiales.

El Universo entero se conmoverá pronto, con muchas noticias.

¡De aquí a tres meses, escuchareis noticias graves que están sucediendo en el mundo, nunca antes conocidas!

Mientras en el espacio sideral se acerca la conjunción de los astros, se acerca el movimiento galáctico más fuerte que conmocionará vuestro Universo.

Por eso debéis consagraros todos a Mi Corazón cada día. Cada día debéis hacer vuestra Consagración de corazón. No solamente con palabras, sino también con hechos, sino demostrando que sois verdaderos hijos Míos.

¡Oh… amada Humanidad!

¡Oh… Iglesia Mía…!

Escucha dentro de tu corazón la voz de tu Madre Celestial, que os entrega este mensaje para todas las naciones.

¡Yo deseo que sea conocido, y que lo escuchéis y lo deis a conocer porque grandes acontecimientos están a la puerta!

Habéis entrado al umbral del cisma, y la herejía del falso profeta se está extendiendo sobre la Tierra, y el mundo se está cubriendo de tinieblas en vez de cubrirse de luz, por falta de oración de Mis Consagrados.

¡Ah… Sacerdotes Míos!, volved vuestro corazón a Jesús Sacramentado. Porque de esto depende vuestra salvación eterna.

Y hacer caso omiso de Mi llamado también significa, que el diablo os atrapará con sus zalamerías, con sus engaños, con sus intuiciones sutiles, que sin el discernimiento pastoral, no podrán detectarlo y envenenará vuestras almas.

¡Despertad ahora, escuchando la Voz de la Madre del Cielo!

¡Yo soy vuestra Madre, Madre de la Iglesia!

¡Yo soy vuestra Señora, Reina de la Paz!

Recibid la Bendición de San José, de Mi Hijo Divino El Niño Jesús, a Quien tengo en Mis brazos. Recibid la bendición de Padre Pío. Recibid la bendición de San Francisco de Asís.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.

******* 

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Dado a Discípulo
22 de Agosto / Villa Guerrero, Estado de México. 

Lenguas…

¡Amada Iglesia, amados hijos Míos, os habla Aquél que Es el Alfa y Omega, Principio y Fin!

Quien está en el Corazón del Padre en todo momento, está también dentro de Mi Corazón Sagrado.

Habéis oído que un gran rumor se está esparciendo por toda la faz de la Tierra, la aparición del falso profeta, que os está enseñando el camino del error y la herejía.

Pero los que son Míos escuchan Mi Voz, la Voz del Buen Pastor.

Yo Soy el Buen Pastor. ¡El Buen Pastor da la Vida por Sus ovejas!

¡Nada hay oculto que no llegue a darse a conocer, nada hay escondido que no llegue a manifestarse!

Yo dije a Pedro aquellas palabras: “Ven, te llamo…” él dejó sus redes y Me siguió, observando atentamente Mis huellas y escuchando en su corazón Mis Palabras.

Pedro creyó en Mis Palabras, su fe era sencilla y abierta, a pesar de que era un pescador, un hombre rudo acostumbrado al esfuerzo, al trabajo y al sacrificio. Pedro entendió el mensaje del amor en su corazón. Simplemente porque creyó en Mí, y por eso lo instituí como primer Papa de toda la Iglesia, de toda la Iglesia Universal, que simbólicamente representa la Barca de la Salvación.

Pero muchos se han subido a otras barcas de la confusión y del error, Me han abandonado a Mí, como dice el profeta…

…abandonaron Mi Palabra y se han creado en sí mismos cisternas agrietadas, que no retienen el agua…

El tiempo se Me ha escurrido, como se escurre el agua de las manos.

Tenéis poco tiempo para reaccionar, ¡oh Humanidad!, y despertar las potencias del alma y los sentidos, para entender que un falso iluminismo está llegando sobre la faz de la Tierra, y el espíritu del error y la confusión está confundiendo a muchos de Mis Consagrados.

Porque no basta leer muchos libros y obtener títulos que os hagan famosos e importantes en la Tierra, puesto que por mucho conocimiento humano llega la soberbia y aparta de la Verdad a todos aquellos que debieron haber defendido la Verdad. No solamente con palabras sino con hechos.

El espíritu del error y la confusión ahora sacude al mundo, y muchos se preguntan… ¿A quién le debo creer? ¿A quién debo seguir?

¡Oh!… Mis hijos amados de toda  América Latina y Europa.

Vosotros debéis seguir a Aquél, que tiene Palabras de Vida Eterna. A Aquél, que os da Su Cuerpo y Su Sangre como Alimento, como Bebida para la Vida Eterna, prenda de salvación.

Mientras no comprendan el Misterio de Fe, que se desarrolla en la Transustanciación, cuando en la Santa Celebración las manos de Mi ministro Consagrado, ministro de Mi Amor, y repiten la fórmula exacta llega a esas especies visibles de pan y de vino Mi Cuerpo, Mi Sangre, Mi Alma y Mi Divinidad. Así Me recibís completamente. Éste es el Misterio más grande que tenía que ser revelado en este tiempo.

Y aunque haya sido dicho en otro tiempo y reafirmado a través de los Concilios de Mi Iglesia declarándolo como una Verdad permanente y futura que no debió nunca ser alterada.

Ahora os encontráis ante un panorama distinto, porque muchos no saben lo que reciben cuando reciben Mi Cuerpo y Mi Sangre como Alimento; cuando participan del Banquete Sagrado que representa Mi Muerte y Mi Resurrección. En el espíritu y el alma humana les llevará a la salvación eterna y no a la condenación del infierno.

Ay, Mis hijos de América Latina y de Europa, que niegan la existencia del infierno…

¡Pobres hijos Míos, que se han dejado seducir por el veneno de la serpiente, por la lengua, por ese áspid que tiene una lengua malvada, por esa lengua viperina, por esa lengua herética!

Realmente Yo He Resucitado, Yo vivo en cada uno de Mis hijos que vive en Mi Palabra, que dan testimonio vivo de su amor y de su entrega a Mí y Me sirven a Mí. Por eso, reconoceréis la Voz del Buen Pastor en vuestros corazones. Por eso conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres.

Yo Soy la Verdad, como Soy el Camino y la Vida. Para encontrar el camino de la Verdad, solamente debéis abrazar Mi Cruz y seguir Mis huellas.

Eso hizo Pedro, Mi primer Papa. A quien coroné de Gloria por el martirio que ofreció para la salvación de las almas de Mi Iglesia y del mundo entero.

¡Oh!… cuántos falsos pastores se han introducido en Mi Iglesia, Sacerdotes, teólogos disfrazados de ministros, Diáconos, Obispos, Cardenales…

Es un gran dolor para Mí hablar de estas cosas, como es un gran dolor para ustedes, hijos Míos que sois fieles, escucharlas y asimilarlas.

Pero ha vuelto el espíritu de Judas, ha vuelto el espíritu de Asmodeo, ha vuelto el espíritu de Jezabel para atacar y seducir a Mis Consagrados que juraron lealtad y pureza, castidad y humildad, y fueron ordenados como Consagrados.

¿Qué estáis haciendo, ministros infieles, que vuestras manos están manchadas con las manos de los inocentes? ¡Vuestras manos están negras por vuestros pecados, vuestra mente y vuestros corazones se han corrompido por desear los títulos honoríficos, los cargos más altos en la jerarquía!

Si no se arrepienten, si no lloran sus pecados de este horrible sacrilegio, tendrán la misma suerte de satán… …que serán desterrados de esta Tierra y arrojados a lo más profundo del infierno, amarrados con esa gran cadena que San Miguel Arcángel ahora está extendiendo para azotarles, para liberar a Mis hijos del pecado, de la corrupción espiritual.

¡Ah!… Consagrados de Europa, de España, de Escocia, de Alemania, de  Inglaterra, de Japón, de China, Corea, de estas partes del mundo.

¡Oh!… ministros infieles, que han preferido a dioses extranjeros y ajenos a Mí, que Soy El Único Dios Verdadero que sostiene al mundo.

Por Mí fue creado el mundo y Me fue entregado por Mi Padre.

Para que Yo reinara en el mundo como el Rey de reyes y Señor de señores.

A Aquél, que es vuestra Majestad, rendid honores, porque estáis prontos a enfrentar la prueba más difícil que tendréis que pasar.

Así como la prueba que tuvieron que pasar Mis hijos cuando tuvieron que derramar su sangre y su vida por Mí y por el Evangelio.

De hecho, os aseguro, quien no da la vida por Mí y por el Evangelio, la perderá en la condenación.

Yo Soy Amor, pero también Soy Justicia. Yo hablo dulcemente, pero a veces también utilizó el lenguaje de la solemnidad y de la seriedad. Para que vean Mis hijos Consagrados de Europa, de España, de Alemania, de Inglaterra, de Japón y de Corea que Soy un Dios que conoce el corazón humano y las intenciones de ese corazón.

Yo sé, como Dios, que no hay buenas intenciones de rectificación, de dejar el mal camino. Todos los que planean destruir a los otros pueblos a través de la guerra, con esas armas letales… …pensad en un momento vuestro destino final, que será la condenación.

Existe realmente la condenación y muchos van para allá, porque no quieren hacer Mi Voluntad, porque quieren sacarme de sus corazones y de sus vidas, diciendo que Yo no resucité… diciendo que Yo estoy muerto… y diciendo tantas herejías y abominaciones dentro de Mi Iglesia de Alemania, Escocia, Inglaterra, Japón, Corea y otros tantos países de Asia y Europa y de toda la Tierra.

¡Oh… amada Humanidad! ¿Por qué habéis cerrado el Camino? ¿Por que habéis despreciado Mi Cruz? Sí, habéis abrazado las comodidades y no hacéis sacrificios y penitencias, que es el único camino para la salvación.

¡Os habla El que tiene en Sus Manos la fuerza y el poder; os habla El Alfa y Omega, Principio y Fin!

¡Oh… traidores! ¿Por qué apostatáis dentro de Mi Casa, y enseñáis a Mis hijos a la desobediencia y el pecado, diciendo que todo es bueno a Mis Ojos?

Yo detesto al malvado en Mi Corazón, y no escucho ni sus ruegos, ni sus plegarias, ni sus súplicas.

Pero Yo abrazo en Mi Misericordia, con todo Mi amor y compasión, a todo aquel que se arrepiente y viene a Mí por el camino de la penitencia y de la verdadera conversión.

¡En Mí está la Verdad!

Amadas naciones del mundo entero, de toda la Tierra. Ya está el Ángel tocando la trompeta y Mis Ángeles están cosechando lo que ha sido sembrado en los corazones, de eso obtendréis abundante cosecha. Los que se arrepintieron de sus malas obras, de sus palabras, se sentarán Conmigo en el Reino de Mi Padre.

Pero muchos permanecerán en el Cielo Nuevo y la Tierra Nueva que voy a crear. ¡Esto dice el Señor!

¡Oráculo del Señor!

Alertaos,  ¡oh Humanidad!, porque Mis Ángeles han señalado los pueblos y las naciones culpables, porque habéis permitido leyes contrarias al Plan de Salvación, que desde un principio fue entregado a través de la Palabra que es viva y eficaz.

Pero muchos prefirieron los honores del mundo y los placeres y las comodidades del mundo, antes que vivir en abandono pleno a Mi Voluntad Divina.

¡Yo Soy el Buen Pastor! ¡El Buen Pastor da la Vida por Sus ovejas!

Nada permanece oculto, todo llegará a manifestarse, todo lo escondido llegará a manifestarse.

Soy el Buen Pastor, El Buen Pastor da la Vida por Sus ovejas.

¡Ha hablado El que Es Justo, Santo y Fuerte! Juez de vivos y muertos.

Temed a los Juicios Divinos, temed en la Justicia de Mi Padre, que pronto llegará al mundo sin previo aviso.

Y en un período de tribulación y purificación. Los que sufren ahora por causa de Mi Cruz y Mi Evangelio, los que defienden la verdadera Fe y permanecen como soldados, como guerreros con su armadura puesta; con el escudo, con el verdadero calzado para propagar el Evangelio de la Paz verán Cielo Nuevo y Tierra Nueva. Ellos, sus hijos, sus nietos y bisnietos, sus descendencias permanecerán en Cielo Nuevo, Tierra Nueva.

Porque voy a crear un Cielo Nuevo y Tierra Nueva. Porque ese mandato lo He recibido de Mi Padre. Mi Poder vendrá al mundo, pero ahora los Ángeles están señalando los pueblos y naciones culpables, y la autoridad de Mi Iglesia debe volver al camino. Volver atrás tomando la imagen los Pastores, de aquel primer Apóstol a quien llamé e instruí el supremo Pastor de Mi Iglesia.

Vendrá El nuevo Pastor… …Vendrá el que vive en la Verdad de Mi Corazón y os declarará grandes cosas en Mi Nombre… …Ya que viene ungido por Mi Espíritu, para que os dirija en la Verdad. Él viene con todos Mis Ángeles, él viene con el espíritu de San Pablo, él viene con el espíritu de Pedro, él viene con la humildad de San Francisco de Asís, él viene con la espada cortante de dos filos, con la espada puntiaguda que corta a diestra y siniestra.

Él viene con el Escudo para defenderos, porque vosotros sois Míos.

Amadas ovejas, que escucháis Mi Voz, y que son fieles a Mí.

Reflexionad en este mensaje.

¡Ah!… pueblos de América Latina, de Europa, de todas las naciones, de todos los Continentes de la Tierra, Yo deseo que este mensaje sea dado a conocer por todas partes del mundo.

Quien lo escuchare, ha recibido la misión de transmitirlo a su hermano para la corrección.

Si alguien ve a un pecador que corre por el camino de las sombras de la muerte y no lo corrige, y no lo hace volver al buen camino, él morirá por sus pecados pero… Yo le pediré cuentas a aquél que no le advirtió la verdad y permitió que la ignorancia sellase los corazones, para que no aflorara Mi Voz, que es Virtud, en un mundo que se convulsiona, en un mundo que se convulsiona, en un mundo que está muriendo porque habéis despreciado Mi Ley y Me han sacado de sus corazones.

Pastores que Yo no llamé, que se introdujeron en Mi Iglesia para propagar la herejía y doctrinas erróneas y extrañas, las cuales Yo no autorizo ni estoy de acuerdo.

¡Mi Iglesia por la Fe vivirá!

¡La barca de Mi amado Pedro enderezará su rumbo y cruzará el umbral del cisma y la división herética más grande que se haya efectuado a través de los siglos!

¡Despertad, hijos Míos, y abrid vuestros ojos!

Os ha hablado el Buen Pastor. Yo, Jesús de Nazareth, firmo este mensaje con la luz de Mis Ojos y con las huellas de Mi Sangre.

Amén. Amén. Amén.


Fuente:
APOSTOLADO DE REPARACIÓN Y DESAGRAVIO A LOS SAGRADOS CORAZONES:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/2018-marzo
https://www.facebook.com/pg/Apostolado-de-Desagravio-y-Reparaci%C3%B3n-a-Los-Sagrados-Corazones-444220985610372/posts/?ref=page_internal

Para descargar los Mensajes en PDF:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/mensajes-actuales/

Todos los Mensajes de Julián Soto, “El Discípulo”, publicados en este blog:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/julian-soto-el-discipulo/

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.