5 de Agosto: Aparición de Nuestra Señora de las Nieves – Dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor.

5 de Agosto
Año: 352 / Lugar: ROMA, Italia
Aparición de Nuestra Señora de las Nieves
Videntes: Papa Liberio y Juan Patricio y su esposa

Santa María La Mayor



*******

Tomado de La Leyenda de Oro para cada Día del Año – Vidas de Todos los Santos que venera la Iglesia – Madrid-Barcelona, 1865 – Tomo II, Agosto, Día 5, Página 530.

Nuestra Señora de Las Nieves

Celebra la Santa Iglesia la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves a 5 de Agosto, por la razón que aquí diré. Siendo sumo pontífice Liberio hubo en Roma un caballero muy noble y rico, llamado Juan Patricio, el cual estaba casado con una señora principal, e igual suya en todo, de la cual al cabo de muchos años no tenía hijos. Y aunque los deseaban mucho estos caballeros, pero como eran tan temerosos de Dios como ricos, y no menos piadosos que ilustres, se conformaban con Su Voluntad, entendiendo que no darles sucesión era lo que mejor les estaba; pues así lo ordenaba Él con Su paternal Providencia. Eran muy devotos de la Virgen María, Nuestra Señora, y determinaron tomarla por heredera de sus grandes riquezas. Y para acertar mejor a servirla hicieron grandes plegarias, limosnas y buenas obras, suplicándola que los encaminase y mostrase en qué obra quería que ellos gastasen su hacienda en Su servicio. Oyó la Reina del Cielo las oraciones que con tanto afecto Juan Patricio y su mujer le hacían; y una noche, que fue la precedente al quinto día de agosto, cuando los calores son excesivos en Roma, habló entre sueños a los dos, cada uno por sí, y les dijo que la mañana siguiente fuesen al collado Ezquilino, y que en la parte de él que hallasen cubierta de nieve le edificasen un templo, donde Ella fuese honrada de los fieles, y que haciendo esto se tendría por su heredera y bien servida. La mañana siguiente confirieron entre sí los dos buenos casados el sueño o revelación que habían tenido, dieron parte de ello al Sumo Pontífice Liberio, al cual la Virgen había hecho la misma revelación.

Se convocó el pueblo, se juntó el Clero y se ordenó una devota procesión. Llegados al monte hallaron cubierto de nieve un espacio muy bastante para una iglesia capaz, se señaló el lugar para ella, y de la hacienda de los caballeros devotos de la Virgen luego se comenzó a labrar, y se acabó suntuosamente. Ésta fue la primera iglesia que se edificó en Roma con título y advocación de Nuestra Señora. Se llamó al principio Nuestra Señora de las Nieves, por el milagro que aquí queda referido; y también la basílica o templo de Liberio, por haber acaecido este milagro en su tiempo, y después se llamó basílica de Sixto, por haber el Papa Sixto, tercero de este nombre, sucesor de Celestino, renovado y reedificado aquella iglesia, adornándola con excelentes imágenes y pinturas sagradas. Tuvo asimismo nombre de Santa María del Pesebre, por haberse puesto en una capilla de dicha iglesia el pesebre en que Cristo, Nuestro Señor, recién nacido, fue reclinado en el portal de Belén.

Mas después, como en Roma se hubiesen edificado muchas y muy grandes iglesias de Nuestra Señora, dieron a esta de las Nieves título de Santa María la Mayor, para diferencia de las demás, y mostrar la excelencia que tiene sobre todas las que hay en aquella ciudad, la cual así como en las demás cosas muestra su gran piedad, así en la devoción de la Sacratísima Virgen se esmera mucho y se aventaja sobre las otras ciudades del mundo. Porque cierto es cosa que pone admiración y causa devoción el considerarlos muchos y magníficos templos que hay de la Virgen en Roma, y que el Clero y casi todas las religiones que hay en ella están debajo de la protección y tutela de la Santísima Virgen, y tienen iglesia particular suya para servirla y honrarla. Porque dejando aparte las iglesias, colegiatas de canónigos seglares, como son las de Santa María Transtiberin, y la de la Rotunda, y la de Santa María en Vía Lata, y no hablando de la de Santa María de la Estrada, que es de los padres de la Compañía de Jesús (que es religión de clérigos reglares), y pasando en silencio otras muchas iglesias particulares y de menos nombre, la religión de la cartuja tiene en Roma por su principal morada el nuevo templo de Santa María de los Ángeles, la de Santo Domingo el de Nuestra Señora de la Minerva, la de San Francisco el de Nuestra Señora de Ara Coeli, la de los ermitaños de San Agustín el de Nuestra Señora del Pópulo, la de los canónigos reglares del mismo padre San Agustín el de Nuestra Señora de la Paz, la del Carmen el de Nuestra Señora Transpontina, la del Monte Olivete el de Nuestra Señora la Nueva, la de los servitas el de Santa María in Vía. De manera que si bien se mira, todas las religiones están debajo de las alas y amparo de la Virgen, y casi todas tienen en Roma templos (y muchos de ellos muy suntuosos) de Su advocación, en los cuales Ella es reverenciada, y más particularmente en éste de las Nieves, cuya fiesta se celebra hoy, y por esto se llama Santa María la Mayor, y el Señor en ella ha obrado grandes maravillas por los ruegos de Su muy bendita Madre.

A esta iglesia mandó San Gregorio el Magno que viniese la solemne procesión de todos los estados y condiciones de gente que había en Roma, cuando aquella cruel y horrible pestilencia la asolaba y destruía. De esta iglesia ordenó Estéfano, Papa segundo de este nombre, que saliese otra procesión para aplacar la ira del Señor. Y León IV, en tiempo de Lotario, emperador, con otra procesión que mandó hacer desde la iglesia de San Adriano, mártir, a la de Santa María la Mayor, libró la ciudad de Roma de una serpiente cruel y venenosa que la inficionaba. Y San Martín, Papa, estando celebrando en ella, y queriendo Olimpio, exarco, prenderle o matarle por orden del emperador, su amo, que era hereje, quedó ciego y no pudo salir con su intento por no haber permitido la Sacratísima Virgen que en aquel templo Suyo se cometiese tan gran maldad.

Y otros muchos milagros ha obrado el Señor en aquel templo, y obra cada día por intercesión de Su purísima. Madre, la cual preside en él. Y con haberlo escogido por Morada y Tabernáculo Suyo hizo mayor beneficio a Juan Patricio y a su mujer que si les hubiera alcanzado de Dios hijos, los cuales ya estuvieran acabados, y no hubiera memoria de ellos como ahora la hay. Y juntamente con este hecho nos enseñó cuán bien empleadas son las haciendas que se gastan en edificar, honrar y enriquecer los templos, y cuán bien remunera la Reina del Cielo los servicios que los fieles le hacen acá en la Tierra.

(P. Ribadeneira.)


Fuente:
https://books.google.co.ve/books/about/La_Leyenda_de_Oro_para_cada_dia_del_a%C3%B1o.html?id=7SEMOaLhxFwC&redir_esc=y

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.