Oficio Parvo de Nuestra Señora – Maitines

OFICIO PARVO

DE NUESTRA SEÑORA

La Santísima Virgen María

Madrid – Año 1787

*******

P R Ó L O G O

La devoción, que tienen muchas personas piadosas de rezar todos los días el Oficio Parvo de María Santísima, es de las más santas, y agradables a Dios, y a Su Santísima Madre; porque en él alaban a Dios, y a la Virgen con Salmos, Himnos, y Cánticos: Se instruyen en la doctrina santa del Señor, y en las excelencias, y prerrogativas de la Señora, con las Lecciones, Capítulos, y Responsorios. Y por la intercesión de la Santísima Virgen, con las Oraciones, o Colectas piden a Dios los favores, y gracias que necesitan. En esta devoción pone nuestra Madre la Iglesia en la boca de sus hijos, e infunde en sus corazones las mismas palabras, y afectos, que el Espíritu Santo nos dejó escritos en las sagradas letras; mas como no todos entienden el Latín, en cuyo idioma ha formado la Iglesia el Oficio Parvo; por esto emprendí traducirlo al Castellano, siguiendo la versión de varios pasajes de la Sagrada Escritura, que el P. Fr. Luis de Granada tiene esparcidos por toda su obra; y para aclarar los lugares obscuros, y dificultosos de la Escritura, he puesto las Notas que me han parecido necesarias, sacándolas de los Santos Padres que citan los Autores Católicos, que en ellas se expresan.

Para antes de rezar el Oficio de Nuestra Señora.
ORACIÓN

Abre, Señor, mi boca para bendecir Tu Santo Nombre: purifica mi corazón de todo vano, perverso, y ajeno pensamiento: ilumina mi entendimiento, inflama mi voluntad; para que digna, atenta, y devotamente pueda yo rezar este Oficio, y merezca ser, oído ante Tu Divina Majestad. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Señor, uniendo mi intención con la que tuviste en este mundo, siempre que hiciste Oración a Tu Padre en alabanza Suya, Te rindo yo el tributo de estas Horas en alabanza Tuya.

Para después del Oficio.
ORACIÓN

La Sacrosanta, e indivisible Trinidad, a la Santa Humanidad de Nuestro Señor Jesucristo crucificado, a la Maternidad pura, y santa de la bienaventurada, y gloriosísima siempre Virgen María, y a toda la Congregación de los Santos rinda toda criatura alabanza eterna, honor, virtud, y gloria; y concédanos el Señor el perdón de todos los pecados: por todos los siglos de los siglos. Amén.

V. Bienaventuradas la entrañas de la Virgen María, que llevaron al Hijo del Padre Eterno.
R. Y bienaventurados los pechos que criaron a Jesucristo nuestro Señor.

Padre nuestro, Ave María.

MAITINES

DIOS te salve: María, llena eres de gracia, el Señor es contigo: bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora, y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La siguiente salutación se dice al principio de todas las Horas, excepto a Laudes, cuando se dicen inmediatamente después de los Maitines:

V. Señor, Tú abrirás mis labios.
R. Y mi boca anunciará tus alabanzas.

V. Dios, entiende en mi ayuda.
R. Señor, no tardes en socorrerme.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén. Alleluia.[1]

Desde el Domingo de Septuagésima (3 semanas antes de la Cuaresma) hasta las Vísperas del Sábado Santo, en lugar de Alleluia, se dice: Alabado seas, Señor Rey de eterna gloria.

Invitatorio. Dios te salve María, llena eres de gracia: * el Señor es contigo.
Se repite: Dios te salve María…


SALMO 94.
[2]  Venîte, exultêmus.

VENID, alegrémonos delante del Señor, cantemos a Dios nuestro Salvador: presentémonos ante su cara, confesando su gloria[3], y con Salmos le alabemos.

Dios te salve María, llena eres de gracia: * el Señor es contigo.

Porque nuestro Señor es gran Dios, y Rey grande sobre todos los dioses; porque no desechará el Señor su pueblo; pues en su mano están todos los fines de la tierra, y las alturas de los montes suyas son.[4]

El Señor es contigo…

Suyo es también el mar, y él lo hizo, y sus manos fundaron la tierra: venid pues, y adoremos a Dios, y postrémonos delante de él: lloremos delante del Señor que nos ha criado; porque él es nuestro Señor, y nuestro Dios, y nosotros somos su pueblo, y ovejas[5] de su manada.

Dios te salve María, llena eres de gracia: * el Señor es contigo.

Si hoy oyereis su voz, no queráis endurecer vuestros corazones, no me irritéis, os dice el Señor, como vuestros padres en el desierto, donde me tentaron, experimentaron mi poder, y vieron las maravillas que obré.

El Señor es contigo.

Cuarenta años estuve cerca[6] de aquel pueblo, y dije: su corazón siempre va errado. No han conocido[7] mis caminos; por esto en mi ira les juré, que no entrarían en mi descanso.

Dios te salve María, llena eres de gracia: * el Señor es contigo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

El Señor es contigo.
Dios te salve María, llena eres de gracia: * el Señor es contigo.


H I M N O

A Quien el mar, los astros, y la tierra
reverencian, adoran, y engrandecen,
y a su gobierno, y orden obedecen,
de María el sagrado claustro encierra.

A quien la luna, el sol, todas las cosas
sirven en todo tiempo con desvelo,
una agraciada Virgen toda un cielo
alberga en sus entrañas amorosas.

¡Oh, Madre tan feliz que has merecido,
que tu mismo Hacedor tan Soberano,
que contiene los orbes en su mano,
se encerrase en tu vientre esclarecido.

Dichosa, un Ángel bello te ha anunciado,
del Espíritu Santo has concebido,
de tu tálamo virgen ha nacido
el Hijo de las gentes deseado.

Jesús, sea a ti gloria, y alabanza,
que de Virgen naciste el más hermoso:
con el Padre, y Espíritu amoroso,
por los siglos eternos sin mudanza. Amén.

Estos tres Salmos siguientes se dicen el DOMINGO, LUNES, y JUEVES.
Añadir. Bendita tú eres…


SALMO 8.
[8]  Dómine, Dóminus

SEÑOR, Señor nuestro, *¡cuán admirable es tu nombre en toda la tierra!
Porque tu magnificencia es más elevada *que los cielos.
Tú sacaste una perfecta alabanza de la boca[9] de los párvulos, y de los niños de pecho, para confundir tus enemigos, *y destruir al adversario, y al vengador.
Cuando yo veré tus cielos, que son obras de tus dedos: *la luna, y las estrellas, que tú fundaste;
Diré: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él? *¿O el hijo del hombre, para que lo visites?
Lo hiciste un poco menor[10] que los Ángeles, lo coronaste de gloria, y de honra: *y le diste el dominio sobre todas las obras de tus manos.
Todas las cosas pusiste bajo de sus pies: *las ovejas, los bueyes, y todos los animales del campo;
Las aves del cielo, y los peces de la mar, *que caminan por las sendas de la mar.
Señor, Señor nuestro, *cuán admirable es tu nombre en toda la tierra

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén. 

Añadir. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre.
Añadir. Santa Madre de Dios.


SALMO 18.
[11]  Cœli enárrant.

LOS cielos predican la gloria de Dios, *y el firmamento anuncia las obras de sus manos.
El día lo habla al día que le sigue, *y la noche enseña estas alabanzas a la noche que la sucede.
No hay lenguas,[12] ni naciones, *que no entiendan este lenguaje.
El sonido de su voz se extendió por toda la tierra: *y sus palabras se oyeron hasta los fines del mundo.
Estableció en el sol[13] su morada, *y este sol es como un esposo que sale de su tálamo nupcial.
Se esforzó como gigante para correr su camino, *saliendo de un extremo del cielo, del Oriente.
Y pasando hasta el otro extremo, el Occidente, *ninguno hay que se esconda de su calor.
La ley del Señor es pura, la cual convierte las almas: *el testimonio del Señor es fiel, el cual da sabiduría a los párvulos.
Las justicias del Señor son rectas, las cuales alegran los corazones: *el mandamiento del Señor es claro, y alumbra los ojos del alma.
El temor del Señor es santo, y permanece en los siglos de los siglos: *los juicios del Señor son verdaderos, y justificados en sí mismos.
Son más apetecibles que el oro, y las piedras preciosas: *y más dulces que el panal, y la miel.
Por esto los guarda tu siervo, *y en guardarlos halla grande recompensa.
¿Los delitos quién los conoce? De mis pecados ocultos líbrame; *y perdona a tu siervo los ajenos.
Si ellos no me dominaren, entonces estaré puro; *y seré limpio de un grande pecado.[14]
Y las palabras de mi boca te serán agradables; *y la meditación de mi corazón estará siempre delante de ti.
Señor, tú eres mi ayudador, *y mi Redentor.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Santa Madre de Dios, tú has exhalado un olor suave como el de la mirra escogida.
Añadir. Delante del tálamo.


SALMO 23.
[15]  Dómini est terra.

DEL Señor es la tierra, y todo lo que ella contiene: *el mundo, y todos los que lo habitan.
Porque él mismo lo fundó sobre los mares; *y lo estableció sobre los ríos.
¿Quién subirá al monte del Señor? *¿O quién estará en su lugar santo?
El que tuviere las manos inocentes, y el corazón limpio; *el que no ha recibido en vano[16] su alma, ni ha jurado en falso contra su prójimo.
Éste recibirá la bendición del Señor, *y la misericordia de Dios su Salvador.
Tal es la generación de los que le buscan, *de los que buscan ver la cara del Dios de Jacob.
Levantad,[17] Príncipes, vuestras puertas, y levantaos, puertas eternas, *y entrará el Rey de gloria.
¿Quién es este Rey de gloria? *El Señor fuerte, y poderoso: el Señor poderoso en las batallas.
Levantad, Príncipes, vuestras puertas, y levantaos, puertas eternas; *y entrará el Rey de gloria.
¿Quién es este Rey de gloria? *El Señor de los ejércitos, él mismo es el Rey de gloria.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Delante del tálamo de esta Virgen, cantadnos con frecuencia dulces Cánticos Dramáticos.

V. En tus labios se ha derramado la gracia.
R. Por esto te ha bendecido Dios para siempre.

Padre nuestro, secretamente.

V. Y no nos dejes caer en tentación.
R. Mas líbranos de mal. 

Absolución. Se hallará antes de las Lecciones.
Estos tres Salmos siguientes se dicen el MARTES, y VIERNES.
Añadir. Con tu belleza.


SALMO 44.
[18]  Eructâvit.

MI corazón ha producido[19] una excelente palabra: *al Rey[20] digo mis obras.
Mi lengua es como pluma de un escribiente, *que escribe velozmente.
Tú, oh Jesucristo, eres el más hermoso de los hijos de los hombres: en tus labios se ha derramado la gracia; *por esto te ha bendecido Dios para siempre.
Cíñete tu espada sobre tu muslo, *Señor poderosísimo.
Con tu belleza, y hermosura, *asesta el tiro de la flecha: camina con felicidad a vencer, y reina.
Por la verdad, por la mansedumbre, y por la justicia: *y tu diestra te hará obrar maravillas.
Tus flechas son agudas: los pueblos caerán a tus pies; *porque ellas penetrarán los corazones de los enemigos del Rey.
Tu trono, oh Dios, subsistirá en los siglos de los siglos: *el cetro de tu reino será cetro de rectitud.
Tú amaste la justicia, y aborreciste la iniquidad; *por esto, oh Dios, tu Dios te ungió[21] con el óleo de alegría con preferencia a los que tienen parte contigo.
Tus vestidos, y casas de marfil exhalan olor de mirra, de áloe,[22] y de canela: *de este olor, atraídas las hijas de los Reyes se deleitaron en medio de tu gloria.
La Reina[23] está en pie a tu diestra, vestida de oro, *y adornada de diversos colores.
Oye, hija[24], mira estame atenta; *y olvídate de tu pueblo, y de la casa de tu padre.
Y codiciará el Rey tu hermosura; porque él es tu Señor Dios, y los pueblos lo adorarán.
Y las hijas de Tiro vendrán con sus dones: *todos los ricos del pueblo se presentarán a ti con súplicas.
Toda la gloria de la hija del Rey dentro está escondida; *y está guarnecida con fajas de oro, y vestida de diversos colores.
Las vírgenes la seguirán, y serán llevadas al Rey: *te serán presentadas como amigas[25] suyas.
Se te presentarán con alegría, y regocijo: *al templo del Rey serán conducidas.
Te han nacido hijos en lugar de tus padres: *tú los constituirás Príncipes sobre toda la tierra.
Perpetuarán la memoria de tu nombre *de generación en generación.
Por esto los pueblos te alabarán eternamente, *y en los siglos de los siglos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Con tu belleza, y hermosura, asesta el tiro de la flecha, camina con felicidad a vencer, y reina.
Añadir. Dios la asistirá.


SALMO 45.
[26]  Deus noster refúgium.

DIOS es nuestro refugio, y nuestra fortaleza: *él ha sido nuestro ayudador en las tribulaciones, que nos han acometido con exceso.
Por esto no temeremos cuando se turbe[27] la tierra: *y sean transportados los montes al corazón de la mar.
Haciendo un espantoso ruido, se agitaron sus aguas: *con su furia fueron trastornados los montes.
El ímpetu del rio alegra la Ciudad de Dios: *el Altísimo ha santificado su tabernáculo.
Dios está en medio de ella; pues nunca será movida: *Dios la ayudará muy temprano desde la mañana.[28]
Turbáronse las gentes, y los reinos fueron abatidos: *hizo resonar su voz del Evangelio, y tembló la tierra.
El Señor de los ejércitos está con nosotros: *el Dios de Jacob es nuestro defensor.
Venid, y ved las obras del Señor, y las maravillas que ha obrado sobre la tierra: *desterrando las guerras hasta los fines de la tierra.
Hará pedazos del arco, y quebrará las armas; *y quemará los escudos en el fuego.
Vivid en paz, y considerad que yo soy Dios: *yo seré exaltado entre las gentes, y seré exaltado en toda la tierra.
El Señor de los ejércitos está con nosotros: *el Dios de Jacob es nuestro defensor.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

 Añadir. Dios la asistirá con su presencia: Dios está en medio de ella; pues nunca será movida.
Añadir. Santa Madre de Dios.


SALMO 86.
[29]  Fundaménta ejus.

SUS cimientos están sobre los montes santos: *el Señor ama las puertas de Sión más que todas las tiendas de Jacob.
¡Cuán gloriosas cosas se han dicho de ti, *Ciudad de Dios!
Me acordaré[30] de Rahab, y de Babilonia, *que me conocen.
Mira como los extranjeros, los de Tiro, y el pueblo de Etiopia, *se juntaron allí.
¿Por ventura, no se dirá a Sión, a la Iglesia: que un gran número de hombres ha nacido en ella por el Bautismo? *¿Y que el mismo Altísimo la fundó?
El Señor,[31] en el padrón de los pueblos, y de los Príncipes, *dirá el número de los que estuvieron en ella.
Vivirán con alegría todos, *los que habitan dentro de ti, oh Ciudad de Dios.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Santa Madre de Dios, todos los que habitamos contigo, vivimos con alegría.

V. En tus labios se ha derramado la gracia.
R. Por esto te ha bendecido Dios para siempre.

Padre nuestro, secretamente.

V. Y no nos dejes caer en tentación.
R. Mas líbranos de mal.

Absolución. Se hallará antes de las Lecciones.
Estos tres Salmos siguientes se dicen el MIÉRCOLES, y SÁBADO.
Añadir. Alégrate, Virgen María.


SALMO 95.
[32]  Cantâte Dómino.

CANTAD al Señor un Cántico nuevo: *cantad al Señor todos los que habitáis la tierra.
Cantad al Señor, y bendecid su nombre: *anunciad todos los días cuanto ha hecho por nuestra salvación.
Anunciad su gloria entre las gentes; *y en todos los pueblos sus maravillas.
Porque el Señor es grande, e infinitamente loable: *es más terrible que todos los demás dioses.
Porque todos los dioses de los gentiles son demonios; *mas el Señor es el que ha hecho los cielos.
La alabanza, y la gloria están delante de él: *la santidad, y la magnificencia brillan en su santuario.
Venid pues, pueblos gentiles, presentad dones al Señor; ofreced gloria, y honra al Señor: *rendid al Señor la gloria que es debida a su nombre.
Tomad víctimas, y entrad en los atrios de su templo: *adorad al Señor en su santuario.
Tiemble toda la tierra delante de él: *decid a las gentes, que el Señor ha establecido su reino.
Porque afirmó toda la tierra, de modo, que no será movida: *juzgará los pueblos con equidad.
Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra, conmuévase la mar, y todo lo que ella contiene: *manifestarán su gozo los campos, y cuanto hay en ellos.
Entonces se alegrarán todos los árboles de las selvas a vista del Señor, porque ha venido al mundo; *porque ha venido a gobernar, y a juzgar la tierra.
Juzgará toda la tierra con equidad, *y a los pueblos según su verdad.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Alégrate, Virgen María, tú sola has destruido todas las herejías en el mundo.
Añadir. Virgen Santa.


SALMO 96.
[33]  Dóminus regnâvit.

EL Señor ha reinado,[34] regocíjese la tierra: *alégrense todas las islas.
Cercado está de nubes, y de obscuridad: *la justicia, y el juicio son la basa[35] de su trono.
Delante de él irá el fuego,[36] *y abrasará sus enemigos por todas partes.
Sus relámpagos alumbrarán todo el orbe: *los vio la tierra, y fue conmovida.
Los montes se derritieron como cera a la presencia del Señor: *a la presencia del Señor se derritió toda la tierra.
Los cielos anunciaron su justicia; *y todos los pueblos vieron su gloria.
Confúndanse todos los que adoran los ídolos; *y los que se glorían, y confían en sus vanos simulacros.
Adoradlo, todos sus Ángeles: *Sión oyó que venía su Rey, y se alegró.
Y las hijas de Judá saltaron de alegría, *Señor, por causa de tus juicios.
Porque tú eres el Señor altísimo, que reinas sobre toda la tierra: *tú eres infinitamente exaltado sobre todos los dioses.
Los que amáis al Señor, aborreced el mal: *el Señor guarda las almas de sus Santos: él las librará de manos del pecador.
Amaneció la luz para el justo, *y la alegría para los rectos de corazón.
Justos, alegraos en el Señor; *y celebrad con alabanzas la memoria de la santificación, que de él habéis recibido.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Virgen Santa, hazme digno de publicar tus alabanzas: dame fuerzas para combatir contra tus enemigos.
Añadir. Después del parto.
En el Adviento. Añadir. El Ángel del Señor.


SALMO 97.
[37]  Cantâte Dômino.

CANTAD al Señor un Cántico nuevo; *porque hizo maravillas.
Su misma[38] diestra nos salvó, *y su brazo santo.
El Señor ha dado a conocer el Salvador que tenía prometido: *ha manifestado su justicia a la vista de las gentes.
Se ha acordado de su misericordia, *y de la verdad de sus promesas hechas a la casa de Israel.
Todos los términos de la tierra vieron *al Salvador que nuestro Dios ha enviado.
Todos los que habitáis la tierra, cantad con júbilo alabanzas a Dios: *cantad, saltad de alegría, cantad con instrumentos.
Cantad alabanzas al Señor con la cítara; con la cítara, y a son de salterio, *de clarines, y trompetas.
Cantad con alegría delante del Señor nuestro Rey: *muévase la mar, y cuanto ella contiene: la tierra, y todos los que la habitan.
Los ríos le aplaudirán con la mano, con el murmullo de sus aguas, y los montes darán saltos de alegría a la vista del Señor; *porque viene a juzgar; y gobernar la tierra.
Juzgará, y gobernará la tierra con justicia, *y los pueblos con equidad.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Como ha sido desde el principio, sea ahora, y siempre, y en los siglos de los siglos. Amén.

Añadir. Después del parto permaneciste Virgen invioladas; Madre de Dios, intercede por nosotros.
En el Adviento. Añadir. El Ángel del Señor anunció a María que sería Madre de Dios, y la Señora concibió por operación del Espíritu Santo. Alleluia.

V. En tus labios se ha derramado la gracia.
R. Por esto te ha bendecido Dios para siempre.

Padre nuestro, secretamente.

V. Y no nos dejes caer en tentación.
R. Mas líbranos de mal.


Para el primero, y tercer Oficio.
(Esto es todo el año, menos Adviento y Navidad)

Absolución. Por los méritos, e intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, y de todos los Santos, nos guíe el Señor al reino de los cielos.
R. Amén.

V. Padre,[39] manda que me echen la bendición.
Bendición. La Virgen María nos alcance la bendición de su piadoso Hijo.
R. Amén.

LECCIÓN I.[40]
Eclesiástico 24:11b-13

EN todas las cosas busqué descanso, y estableceré mi morada en la herencia del Señor. Entonces el Creador de todas las cosas me habló, y me ordenó: y el que me creó, descansó en mi tabernáculo, y me dijo: habita en Jacob, Israel sea tu herencia, y en medio de mis escogidos echa tus raíces.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

R. María, cuya virginidad es santa, e inmaculada, no sé con qué alabanzas te venere: *Porque llevaste en tu seno al que no cabe en los cielos.

V. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre. *Porque llevaste en tu seno al que no cabe en los cielos.

V. Padre, manda que me echen la bendición.
Bendición. La misma Virgen de las vírgenes interceda por nosotros al Señor.
R. Amén.

LECCIÓN II.
Eclesiástico 24:15-16

Y Así me afirmé en Sión, y también en la santa Ciudad hallé mi descanso; y en Jerusalén establecí mi poder. Me arraigué en el pueblo, que el Señor ha honrado, donde la herencia es la parte de mi Dios, y escogí mi morada en la compañía de todos los santos.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

R. Bienaventurada eres, Virgen María, que llevaste en tu vientre al Señor, Creador del mundo: *Tú engendraste al mismo que te hizo, y permaneces siempre Virgen.

V. Dios te salve María, llena eres de gracia: el Señor es contigo. *Tú engendraste al mismo que te hizo, y permaneces siempre Virgen.

Si se dice el Te Deum, se añadirá aquí.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. *Tú engendraste al mismo que te hizo, y permaneces siempre Virgen.

V. Padre, manda que me echen la bendición.
Bendición. Concédanos el Señor por la intercesión de la Virgen su Madre, la salud y la paz.
R. Amén.

LECCIÓN III.
Eclesiástico 24:17-20

ESTOY exaltada como los cedros del Líbano, y como los cipreses del monte Sión: Estoy elevada como las palmas de Cadés, y como los rosales de Jericó: Estoy ensalzada como los bellos olivos de los campos, y como el plátano que está plantado en las plazas junto a la corriente de las aguas. Exhalé un olor como de cinamomo, y de bálsamo aromático: di tan suave fragancia como la de la mirra escogida.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

Si no se dice el Te Deum, se añadirá aquí.

R. Dichosa eres, sagrada Virgen María, y muy digna de toda alabanza: *Porque de ti nació el sol de justicia, Jesucristo nuestro Dios.

V. Ruega por el pueblo, suplica por el clero, intercede por el devoto sexo de las mujeres: experimenten tu socorro todos los que celebran la memoria de tu santo nombre. *Porque de ti nació el sol de justicia Jesucristo nuestro Dios.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. *Jesucristo nuestro Dios.


Para el segundo Oficio.
(Esto es para Adviento y Navidad).

Absolución. Por los méritos, e intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, y de todos los Santos, nos guíe el Señor al reino de los cielos.
R. Amén.

V. Padre, manda que me echen la bendición.
Bendición. La Virgen María nos alcance la bendición de su piadoso Hijo.
R. Amén.

LECCIÓN I.
Lucas 1:26-28

ENVIÓ Dios el Ángel Gabriel a una Ciudad de Galilea, llamada Nazareth, a una Virgen desposada con un varón de la casa de David, llamado Josef, y era el nombre de la Virgen, María. Entrando el Ángel donde ella estaba, la dijo: Dios te salve llena de gracia: el Señor es contigo: bendita tú eres entre todas las mujeres.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

R. Envió Dios el Ángel Gabriel a la Virgen María, esposa de Josef, y la anunció lo que se había de cumplir en ella; y asustada la Virgen del resplandor de su luz, la dijo: no temas, María: tú has hallado gracia delante del Señor: *Sabe que concebirás, y parirás un Hijo, que será llamado Hijo del Altísimo.

V. Y el Señor Dios le dará el trono de David su padre, y reinará en la casa de Jacob para siempre. *Sabe que concebirás, y parirás un Hijo, que será llamado Hijo del Altísimo.

V. Padre, manda que me echen la bendición.
Bendición. La misma Virgen de las vírgenes interceda por nosotros al Señor.
R. Amén.

LECCIÓN II.
Lucas 1:29-33

SE Turbó la Virgen al oír tales palabras, y estaba entre sí, pensando en la salutación. Y el Ángel la dijo; no temas, María; porque tú has hallado gracia delante de Dios: sabe que concebirás en tu vientre, y parirás un Hijo, a quien llamarás Jesús. Éste será grande, y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará en la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

R. Dios te salve María, llena eres de gracia: el Señor es contigo: *El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra: y así el fruto santo que nacerá de ti, será llamado Hijo de Dios.

V. ¿Cómo se hará esto?, porque yo no conozco varón. Y respondiendo el Ángel, la dijo: *El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra: y así el fruto santo que nacerá de ti, será llamado Hijo de Dios.

Cuando en las fiestas de Nuestra Señora en el Adviento, y en la fiesta de la Anunciación, se dice el Te Deum, se añadirá aquí.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Y así el fruto santo que nacerá de ti, será llamado Hijo de Dios.

V. Padre, manda que me echen la bendición.
Bendición. Concédanos el Señor por la intercesión de la Virgen su Madre, la salud, y la paz.
R. Amén.

LECCIÓN III.
Lucas 1:34-38

DIJO María al Ángel: ¿Cómo se hará esto?, porque yo no conozco varón. Y respondiendo el Ángel, la dijo: el Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra. Y así el fruto santo que nacerá de ti, será llamado Hijo de Dios. Y sabe que tu prima Isabel también ha concebido un hijo en su vejez; y la que todos llamaban estéril, ya está en el sexto mes de su preñado; porque para Dios no hay cosa imposible. Dijo entonces María: he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.

Mas tú, Señor, ten misericordia de nosotros.
R. Demos gracias a Dios.

Cuando en las fiestas de Nuestra Señora en el Adviento, y en la fiesta de la Anunciación, se dice Te Deum, se omitirá el

R. Recibe, Virgen María la anunciación, que de parte de Dios te ha traído el Ángel: concebirás, y parirás un Hijo, que será Dios, y hombre juntamente: *De modo que serás llamada bendita entre todas las mujeres.

V. Parirás pues un Hijo, sin perder nada de tu virginidad: estarás encinta, y serás Madre siempre intacta. *De modo que serás llamada bendita entre todas las mujeres.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. *De modo que serás llamada bendita entre todas las mujeres.

El Himno Te Deum, se puede decir desde la Natividad de Nuestro Señor hasta Septuagésima; y desde el Domingo de Resurrección hasta el Adviento; y en el Adviento, y desde Septuagésima hasta la Pascua, no se ha de decir sino en las fiestas de Nuestra Señora.

HIMNO.  TE DEUM.

A Ti, oh Dios, te alabamos: a ti por Soberano Señor te reconocemos.
A ti, por Padre Eterno toda la tierra te venera.

A ti todos los Ángeles: a ti los cielos, y todas las Potestades.
A ti los Querubines, y Serafines cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de Sebaoth.
Los cielos, y la tierra están llenos de la majestad de tu gloria.

A ti el glorioso coro de los Apóstoles.
A ti la venerable multitud de los Profetas.
A ti el generoso ejército de los Mártires cantan tus alabanzas.

A ti la Iglesia santa confiesa, y publica por toda la tierra:
Que eres el Padre de inmensa majestad.

Y que debe ser adorado tu verdadero, y único Hijo,
Y también el Espíritu Santo consolador.

Tú, oh Jesucristo, eres el Rey de la gloria.
Tú eres el Hijo eterno del Padre.

Tú, que para libertar al hombre, quisiste hacerte hombre, y no te desdeñaste habitar en el vientre de una Virgen.

Tú abriste para los fieles el reino de los cielos, después de haber roto el aguijón de la muerte.

Tú estás sentado a la diestra de Dios en la gloria del Padre.
Creemos que vendrás, para ser nuestro Juez.

Te rogamos pues, que socorras a tus siervos, que con tu Preciosa Sangre redimiste.
Haz que en la gloria eterna sean contados en el número de tus Santos.

Salva, Señor, a tu pueblo, y bendice tu herencia.
Rígelos, y ensálzalos hasta la eternidad.

Todos los días te bendecimos.
Y alabamos tu nombre en los siglos, y en los siglos de los siglos.

Dígnate, Señor, en este día conservarnos sin pecado.
Ten misericordia de nosotros, Señor, ten misericordia de nosotros.

Descienda, Señor, tu misericordia sobre nosotros, según la esperanza que tenemos puesta en ti.
Señor, en ti he esperado; no sea yo jamás confundido.


Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=ZmeBU5yIT00C&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

[1] ALLELUIA. Es palabra hebrea, que significa: ALABAD AL SEÑOR. No está traducida al latín, ni a otro idioma; por ser el Cántico de alegría, que en lengua hebrea cantan los bienaventurados en el cielo; y por esto se omite desde Septuagésima hasta el Sábado Santo; por ser éste un tiempo de tristeza, y de penitencia. S. Agustín.
[2] David exhorta a su pueblo a alabar a Dios por su grandeza: y a obedecer sus preceptos; para no quedar privados de entrar en la tierra celestial de promisión; como sucedió a los Israelitas, que por no cumplir con la ley del Señor, no entraron en la tierra que Dios les había prometido. Saci.
[3] CONFESANDO SU GLORIA: o, confesando nuestros pecados con verdadero arrepentimiento, antes que nos juzgue el Señor con el rigor de su justicia. Belarmino.
[4] SUYAS SON. El Salterio Romano dice: Las MIRA bajo de su dominio, denotando con esto cuán gran grande es su poder. Belarmino.
[5] OVEJAS. Es una metáfora, que denota: que Dios, como buen Pastor, nos cuida, y nos mantiene. Belarmino.
[6] CERCA, oyendo sus quejas, y murmuraciones, que me provocaron a ira, y a descargar sobre ellos mi castigo. La vulgata dice: Estuve ofendido de sus rebeliones, y delitos. Belarmino.
[7] NO HAN CONOCIDO: Esto es: no anduvieron por los caminos de mi ley, que les di a conocer. Betarmino.
[8] Este Salmo es una alabanza del poder de Dios, de Su sabiduría, y de Su bondad para con los hombres. Se aplica a Jesucristo, a quien convienen estos atributos. Belarmino.
[9] DE LA BOCA. Esto es: Dios ha querido, para gloria, y alabanza suya, manifestar su grandeza a los humildes, e ignorantes, y les ha dado su gracia para cumplir con su ley, y defender el honor de su nombre a costa de sus vidas, como lo hicieron los Mártires: dejando de este modo confundidos a los sabios, y soberbios del mundo, que conociendo al Señor, no lo glorificaron. Belarmino.
[10] UN POCO MENOR. Se entiende de Jesucristo, en cuanto pasible, y mortal que son dos circunstancias, que no convienen los Ángeles. Puede entenderse también del hombre, a quien Dios ha dado el dominio sobre las demás criaturas. Belarmino.
[11] El Profeta hace ver en este Salmo, que las obras del universo nos dan un claro conocimiento de Dios. Y hace un elogio de la ley del Señor. Conviene a Jesucristo, y a sus Apóstoles, que predicaron el Evangelio por todo el mundo. Belarmino.
[12] NO HAY LENGUAS. Esto es: los cielos publican las glorias, y grandezas de Dios con tanta claridad, que como si hablaran en todas lenguas, entienden su idioma todas las naciones, hasta las más bárbaras, e idiotas. Belarmino.
[13] EN EL SOL. Esto es: en el sol es donde Dios manifiesta con la mayor claridad sus glorias, y grandezas. Id.
[14] DE UN GRANDE PECADO. De la soberbia, que es el origen de todos los pecados. San Agustín.
[15] Este Salmo es una Profecía de la Ascensión del Señor, y describe las cualidades de los justos, que han de entrar en el cielo. Saci.
[16] EN VANO. Esto es: el que no ha ocupado su corazón, ni su alma en las cosas vanas de este mundo, sino en el servicio de Dios, y en todo lo que conduce al fin, para que fue criado. S. Agustín.
[17] LEVANTAD. Hay puertas que se abren levantándolas, y así es lo mismo, que si dijera: PRÍNCIPES, Ángeles, abrid las puertas del cielo. Belarmino.
[18] Este Salmo es un Cántico en alabanza de la unión del Verbo Divino con la naturaleza humana, y del desposorio de Jesucristo con la Iglesia. Belarmino.
[19] HA PRODUCIDO. La vulgata dice: HA RESOLDADO; y es una metáfora para expresar: que así como, cuando está lleno el estómago, no se le puede impedir que se desahogue por el regueldo; a este modo, estando el corazón del Profeta lleno de grandes misterios, no pudo contener el impulso del Espíritu Santo, que le movía a publicarlos; y como no había de hablar lo que le dictaba su propio discurso, sino lo que le rebelaba el Espíritu Santo; por esto compara su lengua a la pluma de un escribiente, que escribe con velocidad; porque tiene quien le dicta. Saci.
[20] AL REY Jesucristo digo este Cántico, entendiendo el DICO de la vulgata de DICO DICIS; pero si se entiende de DICO DICAS, se dirá: al Rey dedico, consagro, y dirijo todas las obras de este Cántico. Bosuet.
[21] TE UNGIÓ. Te dio tal plenitud de gracia, que es infinitamente mayor, que todas las que ha dado a los justos coherederos tuyos, y compañeros de tu reino. Saci.
[22] ÁLOE. La vulgata dice GUTTA, el hebreo AHALOT, que es el aloe licor amargo, y oloroso; y esto es lo que aquí se traduce; Y si se quiere traducir el GUTTA, se dirá: DE LA GOTA, o del licor gomoso, y oloroso que salía sin incisión de los árboles nuevos, que llevan la mirra ordinaria. Belarm. Genebr.
[23] LA REINA. La Iglesia adornada del oro de la caridad, y de los colores de todas las virtudes. Saci.
[24] OYE, HIJA. Dice el Padre Eterno a la Iglesia; esto es, a los Judíos, y Gentiles que la componen: olvida las ceremonias de la antigua ley, y las supersticiones de la Gentilidad. Saci.
[25] COMO AMIGAS. La vulgata dice PRÓXIMAS, o unidas con ella. Esto es: sólo las Vírgenes unidas por la caridad con la Iglesia, cuya unión forma la más estrecha, y verdadera amistad, serán presentadas a Jesucristo; excluyendo con esto las que estén separadas por el cisma, o herejía. Saci.
[26] David da gracias a Dios por sus auxilios, con los que ha vencido sus enemigos. Conviene a la iglesia, y al alma justa, que con la asistencia del Señor triunfan de sus enemigos. Saci.
[27] SE TURBE. Son expresiones que denotan las persecuciones de la Iglesia. Saci.
[28] DESDE LA MAÑANA. Desde la Resurrección de Jesucristo, en que el Señor empezó a hacer lucir el día claro, y resplandeciente de sus gracias para la Iglesia. Saci.
[29] David hace un elogio de Jerusalén, figura de la Iglesia, y de la Jerusalén celestial. Saci.
[30] ME ACORDARÉ. Me daré a conocer por la fe no solo a los Judíos, sino también a los Gentiles, como son los Egipcios, BABILONIOS &c. y vendrán estos a adorarme en Jerusalén, o en mi Iglesia. Los verbos CONOCEN, SE JUNTARON, se entienden de futuro. Belarmino.
[31] EL SEÑOR. Como todo lo conoce, sabrá el número de los que forman su Iglesia, mejor que un Rey noticioso de los soldados que componen su ejército por la matrícula que tiene de ellos. Saci.
[32] David compuso este Salmo para la translación del Arca al monte Sión, y convida a los Judíos a alabar á Dios, y a los Gentiles a adorarle. Es una Profecía del establecimiento de la Iglesia. Saci.
[33] Este Salmo es una Profecía de las dos venidas de Jesucristo, y del establecimiento de su reino. Calmet.
[34] HA REINADO. Es reconocido por Rey, y Juez supremo. Saci.
[35] BASA. La vulgata dice: CORRECTIO, que significa rectitud, o dirección; y quiere decir: que su TRONO, o su justica se funda en la rectitud, y equidad. Belarmino.
[36] EL FUEGO. Son expresiones metafóricas, que significan los efectos del poder de Dios en el establecimiento del reino de Jesucristo, triunfando de todos los estorbos, y contradicciones de sus enemigos. Los verbos de pretérito, se entienden de futuro. Saci.
[37] Es una Profecía de las dos venidas de Jesucristo, y exhorta a alabar a Dios. Belarmino.
[38] SU MISMA. La vulgata dice: SIBI; esto es: Jesucristo salvó a los hombres para sí, quiere decir: para su gloria. San Agustín, Belarmino.
[39] PADRE. El Oficio dice: DOMNE, que es lo mismo que DÓMINE, que significa Señor, y en su lugar se traduce aquí, PADRE; por parecer más propio.
[40] En estas tres Lecciones se habla de la Sabiduría increada, que buscando donde establecer su morada, determinó fijarla en Israel su pueblo escogido; y con esta metáfora nos denota, que deseando Dios derramar sus favores, y gracias sobre los hombres, solo entre todas las naciones del mundo se dignó comunicarlas a los Israelitas. La Iglesia lo aplica a María Santísima, por cuya protección, y favor consigue el Pueblo Cristiano los beneficios que nos hace el Señor. Tirino.

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.