Aparición de la Virgen a la Condesa Ermesinde (1214)

Mayo 
Año: 1214 / Lugar: Abadía de CLAIREFONTAINE, Bélgica
Nuestra Señora del Bello Amor de Clairefontaine
Vidente: Condesa Ermesinde (1186 -1247)

Notre-Dame du Bel Amour de Clairefontaine



Aparición de la Virgen a la Condesa Ermesinde

Origen de la Abadía de Clairefontaine

Las ruinas de la antigua abadía de Notre-Dame de Clairefontaine están cerca de Clairefontaine, una aldea belga que pertenece a la ciudad de Arlon, a 3 km de la ciudad luxemburguesa de Eischen.

El valle estuvo habitado desde la época romana por el castillo de Bardenbourg que vio pasar personalidades importantes de su tiempo. Entre estos, el Papa Eugenio III, que se detuvo allí en 1147 con un grupo de 18 Cardenales en un viaje de Reims a Tréveris. El séquito del Papa incluía a Bernardo de Fontaine, que llegó a ser Santo. Cuenta la tradición que alguien le había dicho que el señor de la familia de Bardenbourg estaba muy enfermo. Entonces Bernardo consiguió agua de un manantial no lejos del castillo, y bendijo a la persona enferma con esta agua, el cual tuvo una recuperación milagrosa, y se dice que éste es el origen del nombre “Clairefontaine”. Todavía se dice que el agua tiene propiedades curativas.


Aparición de la Virgen

Cien años más tarde, la condesa Ermesinde, hija del conde Henri IV de Luxemburgo, que vivían en el castillo de Bardenbourg, tuvo una visión mientras descansaba cerca de la llamada fuente de San Bernardo. La Santísima Virgen María se apareció con Su Hijo Divino, rodeada de muchas ovejas moteadas de blanco y negro. La noble mujer contó esta visión a un ermitaño piadoso para comprender el significado y éste le explicó que sería una invitación de la Virgen a fundar, en el mismo lugar, una abadía cisterciense de mujeres (con hábito blanco y negro).


Fundación

Al parecer la comunidad ya se había formado en 1214 y la construcción habría comenzado en 1216. Cuando la condesa murió en febrero de 1247, fue su hijo Enrique V el Rubio, quien construyó la abadía.

El monasterio fue construido en el mismo lugar donde, cien años atrás (en 1147), San Bernardo, que acompañaba al Papa Eugenio III —él mismo monje cisterciense de Claraval y discípulo de San Bernardo— en ruta hacia Alemania para predicar la cruzada, bendijo allí una fuente que se habría convertido en milagrosa.

La abadía de Clairefontaine fue elegida por voluntad de su fundadora, la condesa Ermesinde, como la necrópolis de la casa del condado de Luxemburgo. Su tumba fue encontrada allí cuando las ruinas fueron exploradas en el siglo diecinueve.


Historia de la Abadía

La primera abadesa, desde 1257 hasta 1280, fue la beata Hawis de Bar, una pariente de Ermesinde. Ella dejó una reputación de santidad. El cartulario de la abadía, sin dar una lista completa de las abadesas, muestra que varias familias de Luxemburgo estaban a la cabeza de la Abadía de Clairefontaine, incluyendo a Jeanne de Luxemburgo (†1310) y Marguerite de Luxemburgo, ambas hijas de Henri V.

A finales del siglo XVI, la iglesia de la abadía se amplió y los claustros se agrandaron.

En el siglo XVIII, los edificios se levantaron un metro y medio para evitar los problemas recurrentes causados ​​por las repentinas inundaciones del arroyo, el Durbaach, que cruzaba la propiedad y pasaba por debajo de la lavandería y la cocina. Recientes investigaciones arqueológicas han encontrado las estructuras más antiguas de la abadía.

El monasterio fue destruido en 1794, cuando las tropas revolucionarias francesas invadieron Luxemburgo. Tal vez debido a esto los habitantes de las áreas circundantes utilizaron las piedras de la Abadía para construir sus casas.

Abandonado durante casi un siglo, el sitio fue comprado en 1875 por los padres jesuitas para construir una casa de campo para sus novicios de Arlon. Las tumbas de Ermesinde y su hijo Henri fueron descubiertas durante la remoción de la cripta de la antigua abadía.

 

Capilla Nuestra Señora del Bello Amor de Clairefontaine

 

 

 

 

 

 

 

La capilla de Notre-Dame de Clairefontaine —también conocida como Capilla Nuestra Señora del Bello Amor de Clairefontaine[1]— fue construida sobre la antigua cripta de la abadía para recibir la estatua protectora de la antigua abadía. Y se convirtió en un lugar de peregrinación mariana a la que asistían especialmente durante el mes de mayo.


Siglo XX

El noviciado jesuita dejó Arlon en 1968: la casa de campo fue tomada por el decanato de Arlon, como un centro de reuniones y retiros, tomando el nombre de Bardenbourg, eclipsado durante siglos por el de Clairefontaine.

En 1997, el decanato de Arlon fue vendido por arrendamiento a largo plazo, a la asociación de AMANOCLAIR (Amigos de la noble abadía de Clairefontaine). Esta organización sin fines de lucro está compuesta por una veintena de voluntarios que se ocupan del mantenimiento del sitio. En particular, sus voluntarios ofrecen una visita guiada por las ruinas y la Capilla Notre-Dame de Clairefontaine.


[1] “Yo soy la Madre del bello amor, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza”. (Eclesiástico 24:24). Este versículo ha sido mutilado de todas las Biblias de fines del siglo XX).

Fuente:
https://en.wikipedia.org/wiki/Clairefontaine_Abbey
https://fr.wikipedia.org/wiki/Abbaye_de_Clairefontaine_(Belgique)
http://www.clairefontaine-arlon.be/
http://miraclehunter.com/marian_apparitions/approved_apparitions/apparitions_1200-1299.html

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.