Coronilla de Reparación a La Santísima Trinidad

Coronilla de Reparación a La Santísima Trinidad
por los Pecadores


La Señal de la Cruz

  En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Invocación al Espíritu Santo

Ven mi Dios, Espíritu Santo,
a través de la poderosa intercesión
del Corazón Doloroso e Inmaculado de María,
Tu Amadísima Esposa.
(TRES VECES)


Oración al Espíritu Santo

Divino Espíritu Santo, Esposo de María,
mi Dios y Señor, enciende en cada alma
el fuego de un Nuevo Pentecostés,
para que nos consagremos como Apóstoles
del Doloroso e Inmaculado Corazón de María
y Apóstoles de los Últimos Tiempos.
Protege con Tu Sombra a la Iglesia,
salva a las almas del mundo.
Y realiza el Reino inflamado de Amor
de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María.
Amén.


Padre Nuestro

Padre Nuestro, que estás en el Cielo,
santificado sea Tu Nombre,
venga a nosotros Tu Reino,
hágase Tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo,
danos hoy nuestro pan de cada día,
perdona nuestras ofensas, como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden,
no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.
Amén.


Ave María

Dios Te salve María, llena eres de Gracia,
el Señor está Contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de Tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de DIOS y Madre nuestra,
Corredentora de las almas,
ruega por nosotros, pecadores.
Y DERRAMA EL EFECTO DE GRACIA
DE LA LLAMA DE AMOR
DE TU DOLOROSO E INMACULADO CORAZÓN
SOBRE TODA LA HUMANIDAD,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.


Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.


El Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del Cielo y de la Tierra.
Creo en Jesucristo, Su Único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día, resucitó de entre los muertos;
subió a los Cielos y está sentado a la derecha
de Dios, Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos,
el perdón de los pecados, 
la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.


En las cuentas grandes del Rosario común

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
Te adoro profundamente y Te ofrezco
el Precioso Cuerpo y Sangre,
Alma y Divinidad de Tu Amadísimo Hijo
realmente Presente en los Sagrarios de la Tierra,
en expiación, desagravio, reparación,
adoración y consuelo, por las blasfemias,
sacrilegios e indiferencias
con las que Jesús es ofendido.
Te ofrezco los infinitos Méritos del Sagrado
Corazón Eucarístico de Jesús
y del Doloroso e Inmaculado Corazón de María,
por la conversión de los pobres pecadores
y la paz del mundo.
Amén.


En las diez cuentas pequeñas

Dios mío, yo creo, adoro, espero y Te amo,
y Te pido perdón por los que no creen,
no adoran, no esperan y no Te aman.
(DIEZ VECES)


En la Jaculatoria final de cada Misterio

Corazón Doloroso e Inmaculado de María.
Ruega por nosotros, que nos refugiamos en Ti.
Amén.

Sagrado Corazón de Jesús,
venga a nosotros Tu Reino Eucarístico
a través del Triunfo del Doloroso
e Inmaculado Corazón de María,
nuestra Madre en la Divina Voluntad,
y el Triunfo de la Cruz en el Espíritu Santo,
extendiendo la Llama de Amor Santo y Divino
en todos los corazones.
Amén.

¡Oh, Jesús mío!, perdona nuestros pecados,
líbranos del fuego del infierno,
lleva al Cielo a todas las almas
especialmente a las más necesitadas
de Tu Misericordia.
Amén.


En las tres últimas cuentas

Dios Padre, mira el Rostro sufriente
y el Corazón traspasado de Tu Hijo Jesucristo
y convierte en elegidos a los pobres pecadores.
(TRES VECES)


Sacratísimo Corazón Eucarístico de Jesús.

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente
presente en la Santa Eucaristía,
Te consagro mi cuerpo y alma para ser
enteramente uno con Tu Corazón,
sacrificado cada instante en todos los Altares
del mundo, dando alabanzas e implorando al Padre
por la Venida de Su Reino.
Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser.
Utilízame como quieras para la gloria del Padre
y la salvación de las almas.
Santísima Madre de Dios, no permitas
que jamás me separe de Tu Divino Hijo.
Te ruego me defiendas y protejas
como Tu hijo especial.
Amén.

  En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Es una Coronilla completamente Mariana, Trinitaria y Eucarística. Promesas al alma que ore esta Coronilla:

  1. La conversión y deseo profundo de santidad, amor y hambre insaciable por el Pan Eucarístico durante esta vida, haciéndose totalmente un ser eucarístico.
  2. La conversión hasta la quinta generación y el alivio o la liberación de sus familiares en el Purgatorio.
  3. Intercederán para que también los más empecinados pecadores se conviertan y se hagan almas escogidas como Apóstoles de los Sagrados Corazones en este Fin de los Tiempos.
  4. Quien la rece obtendrá paz en su corazón y paciencia para expiar sus pecados.

Fuente:
Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María
(Llamado de Amor y de Conversión de Dios Padre, el 11 de octubre de 2017).

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.