Primer Martes después de Pentecostés: Santa María de Constantinopla pone fin a la guerra y a la peste (1529)

Junio – Primer Martes después de Pentecostés 
Año: 1529 / Lugar: NÁPOLES, Italia
Santa María de Constantinopla pone fin a la guerra y a la peste.
Vidente: una anciana

Detrás en lo alto, dos Ángeles tienen sostenida una cortina verde que da fondo a la Virgen y a dos personajes que la flanquean: San Juan Bautista y San Juan Evangelista.



Santa María de Constantinopla

El periodista Gregorio Rosso escribe que, “el año 1528 fue muy infeliz para toda Italia, particularmente para nuestro Reino de Nápoles porque cayeron tres flagelos de DIOS: guerra, peste y hambre”.

Los napolitanos, presas del pánico, organizaban procesiones de penitencia, y el virrey invitó al pueblo a reunirse a orar en la Iglesia”.

Contemporáneamente en el 1528, el vizconde de Lautrec, informado de la dificultad de Nápoles concerniente al hambre y a la sed, marchó sobre Nápoles. Pero la peste hizo un verdadero exterminio de la tropa de Lautrec. Los restos fueron entregados a la armada francesa el 8 septiembre de 1528, día de la Natividad de María.

Nápoles fue liberada del enemigo externo, pero continuaba presa del terrible enemigo interno; la peste que no cesaba de provocar muerte y luto. La epidemia perduraba y atacó con mayor violencia en el mes de marzo. Pero sorpresivamente, el flagelo dio señales de desaparecer.

El periodista Rosso lo atribuyó a la intervención de la Madonna, como el fin de asedio, así quedó purificado de aquella peste:

“En el mes de junio del año 1529, el tercer día de Pascua Rosada (martes de Pentecostés), fue encontrada al lado del muro de la ciudad de Nápoles una Imagen de la Madonna Santísima Madre de Dios, por revelación de una viejecita, que habitaba vecino a ella, a la cual le fue prometido por la Madre de DIOS el fin de la peste, como sucedió en efecto.

Y por consiguiente la Ciudad de Nápoles dio principio a la edificación de una Iglesia dedicada a la Imagen, con el título de Madonna de Constantinopla, y se espera, que la proteja de dicho morbo que pueda venir en tiempos futuros.

Y no solamente la Madonna de Constantinopla liberó Nápoles de la peste, sino también de la guerra…”

La Virgen dijo a la viejecita:

“Alégrate, ¡oh hija!, porque se ha aplacado la ira de Mi Divino Hijo; lleva esta buena nueva a todos los ciudadanos afligidos.

Dirás, de parte Mía, que en honor a la gracia que vino acá a la Tierra, encontrarán una pintura Mía oculta debajo de las ruinas de una antigua capilla.

Aquí deseo que, en honor de Mi Hijo Jesús y a Mi Nombre, sea edificada una Iglesia, donde honrándome Me haré conocer como la Piadosa Abogada”.

La viejecita fue creída rápidamente porque la ciudad estaba al extremo de sus fuerzas por la peste.

Efectuada la excavación, se encontraron los restos de una antigua Iglesia dedicada a Santa María de Constantinopla y en una pared la Imagen mariana.

La Iglesia fue rápidamente re edificada y consagrada el 15 de agosto del mismo año.


La Imagen

La imagen de la Virgen es de inspiración claramente bizantina: el fresco fue puesto sobre una tabla de mármol de un manierista napolitano a fines del 1400.

La Virgen es representada a medio busto, sobre una nube, en el acto de llevar sobre la diestra al Niño Jesús, que lo tiene sobre Su pecho.

Usa una blusa roja y un manto azul que envuelve toda la cabeza de cabellos rubios.

Detrás en lo alto, dos Ángeles tienen sostenida una cortina verde que da fondo a la Virgen y a dos personajes que la flanquean: San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Debajo, dos Ángeles en el acto de llevar la nube que divide la visión celeste del panorama de la ciudad de Constantinopla presa de las llamas, sobre la cual dos pequeños Ángeles tiran agua desde dos ánforas.

Engenio Caracciolo, historiador napolitano del 1600, se refiere con seriedad documentaria, que la Iglesia de Santa María de Constantinopla en Nápoles era “de grandísima devoción y no solo el día de su festividad, sino todos los martes del año concurría todo Nápoles, y buena parte de esa gente se abstenía de comer carne.

La fiesta principal del título con grandísima solemnidad se celebra el Primer Martes después de Pentecostés con extraordinaria concurrencia de pueblo”.

Iglesia ‘Santa Maria di Costantinopoli’ en Nápoles.


Fuente:

https://en.wikipedia.org/wiki/Santa_Maria_di_Costantinopoli
https://www.tripadvisor.com.ve/Attraction_Review-g187785-d12078765-Reviews-Chiesa_di_Santa_Maria_di_Costantinopoli-Naples_Province_of_Naples_Campania.html
http://forosdelavirgen.org/107/santa-maria-de-constantinopla-italia-5-de-junio/

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.