23 de Febrero: Milagro Eucarístico de Daroca (1239)

23 de Febrero – 7 de Marzo
Año: 1239 / Lugar: Basílica de Santa María Colegiata, DAROCA, España
Milagro Eucarístico
Padre Mateo Martínez



Milagro Eucarístico de Daroca

El Milagro Eucarístico de Daroca se verificó poco antes de una de las numerosas batallas sostenidas por los españoles contra los moros. Los comandantes cristianos pidieron al Sacerdote celebrar una Misa, pero pocos minutos después de la consagración un ataque sorpresa del enemigo obligó al Sacerdote suspenderla y esconder las Hostias consagradas dentro de un paño. La victoria estuvo a favor de los españoles. Entonces, los comandantes pidieron al Sacerdote poder comulgar con las Hostias que se habían consagrado pero éstas fueron encontradas completamente recubiertas de Sangre. Actualmente es posible venerar el paño teñido de Sangre.

En febrero de 1239, Jaime I el Conquistador se encontraba en Montpellier, tras haber dejado sus tropas al mando de don Berenguer Entenza. El día 23, los tercios de Teruel, Daroca y Cala-tayud se disponían a conquistar a los moros el castillo de Chío, en Luchente, a 16 kilómetros de Játiva.

El capellán, padre Mateo Martínez, de Daroca, estaba celebrando la Misa en la que había consagrado seis Formas destinadas a los seis capitanes de dichos tercios: Don Jiménez Pérez, Don Fernando Sánchez, Don Pedro, Don Ramón, Don Guillermo, y Don Simone Carroz. Un ataque por sorpresa de los moros le obligó a suspender la Misa, esconder rápidamente las Hostias en unos corporales y ocultarlas en un pedregal del monte.

Tres horas más tarde, rechazado el ataque sarraceno, los seis capitanes pidieron al Sacerdote que les diera la Comunión en acción de gracias por la victoria. El Padre Mateo fue al lugar donde había escondido las Hostias y las encontró empapadas en Sangre y pegadas a los Corporales. Los Capitanes se admiraron y lo tomaron como señal de victoria en la batalla que preparaban. Hicieron que el Sacerdote enarbolara el corporal manchado de Sangre, a modo de bandera. Dieron la batalla contra los Moros, y el castillo de Chío fue reconquistado. El mérito de este triunfo fue atribuido al Milagro Eucarístico.

 

 

 

 

 

 

 

Entonces ocurrió el segundo prodigio. Los seis Capitanes eran de diferentes regiones de España. Cada uno quería llevar los Corporales a su ciudad. Al no ponerse de acuerdo, D. Ramón Berenguer decidió echar a suertes la posesión y custodia de este Divino Misterio. La suerte cayó en Daroca por tres veces consecutivas. Sin embargo, los Capitanes de los tercios de Teruel y Calatayud no quedaron satisfechos, por lo que se acordó una solución de compromiso. Colocaron los Santos Corporales dentro de una arqueta de plata (que aún se conserva) y la cargaron sobre una mula, tomada en la conquista. El plan era dejar que la mula vagara como quisiera, hasta que la Providencia señalara el lugar elegido, que sería donde se detuviera la mula.

La mula iba seguida por Sacerdotes con velas encendidas, y soldados.

Así se hizo la primera procesión del Corpus Christi, que duró dos semanas. El 24 de febrero, la mula empezó a caminar. Iba seguida por Sacerdotes con velas encendidas, y soldados. Pasó cerca de Valencia, Catarrosa, Manizes, Segorbe, Jerica y Teruel. Pero no entró en esas ciudades. La gente acudía en muchedumbre por todos los caminos, con deseo de ver aquel Misterio inexplicable. Hubo muchas conversiones y abundantes curaciones de enfermos.

La mula viajó durante 14 días sin tomar ningún alimento, recorriendo una distancia de más de 320 kilómetros, tal como narra Lanuza en su «Historia eclesiástica de Aragón». Cuando llegó a Daroca dobló las rodillas y cayó muerta a sus puertas, frente a la Iglesia de San Marcos (hoy Iglesia de la Trinidad). Como consecuencia, depositaron allí el Corporal.

Ese día, 7 de marzo, la Divina Providencia obsequió a Daroca con la custodia de los Sagrados Corporales, que de este modo quedaron ya definitivamente vinculados a la historia de la ciudad. Ese mismo día se celebraría posteriormente la fiesta de Santo Tomás de Aquino, gran defensor de la Eucaristía. En la época del milagro, 1239, Santo Tomas tenía 14 años. Precisamente Santo Tomás de Aquino fue el encargado de redactar el Oficio litúrgico de la Fiesta del Corpus, inspirada obra maestra de la literatura mística. Por ello la ciudad de Daroca eligió a Santo Tomás como su Santo Patrón. Daroca fue la primera población española (y quizás del mundo) en celebrar una fiesta pública en honor de la Eucaristía.

Los detalles de este Milagro Eucarístico se encuentran en la llamada «Carta de Chiva», documento suscrito ante notario el 6 de julio de 1340.

En 1261, dos síndicos de Daroca acudieron a Roma para informar al Papa Urbano IV sobre el Milagro Eucarístico. Fueron presentados por San Buenaventura y Santo Tomás de Aquino. El Papa Urbano IV era contemporáneo de la Beata Juliana de Lieja, la religiosa a la que el Señor había pedido en 1208 que se instituyera una Fiesta en honor del Santísimo Sacramento. Parece que Urbano IV aceptó el Milagro Eucarístico de Daroca como una señal más del Señor de que Él quería que esta Fiesta fuese instituida. De hecho él mismo la instituyó tres años después.

En Daroca construyeron una hermosa Iglesia para alojar este regalo especial de Dios. Hoy es conocida como Iglesia de Santa María Colegiata.

Basílica de Santa María y de los Sagrados Corporales.

En 1385 hicieron un relicario majestuoso.

En la pared, donde están los Sagrados Corporales, colocaron esculturas representando los hechos: la Batalla de Luchente, al Padre Mateo levantando el Corporal como un estandarte de batalla, el viaje de la mula, y la llegada a Daroca.

Muchos Monarcas y personajes notables fueron a Daroca a contemplar el Milagro.

  • En primer lugar, el Rey Jaime I el Conquistador, quien hizo entrega a la ciudad de un estandarte de batalla.
  • En 1414 el apóstol valenciano San Vicente Ferrer adoró los Corporales y predicó las maravillas del día del Corpus.
  • Los Reyes Católicos visitaron varias veces la localidad, tal como consta en el Archivo Parroquial de Daroca. Como prueba de su devoción donaron el relicario interior de los Corporales, cuidadosamente labrado en oro traído de América con ese fin. También regalaron una magnífica tabla en la que aparece el Rey Fernando el Católico acompañado de su hijo don Juan a la edad de catorce años.
  • El Emperador Carlos V y su esposa doña Isabel de Portugal visitaron Daroca el 20 de enero de 1534.
  • Felipe II acudió a venerar los Santos Corporales en 1585.

Fray Luis de Granada, en 1559, se refirió a los Santos Corporales: «Para probar su verdad no son menester más testigos que los ojos de los que cada año lo ven. »

Los análisis de la Sangre del corporal determinan que es Sangre humana.

 


Fuente:
P. Ángel María Rojas S.J.  LA EUCARISTÍA MILAGRO VIVO.
Daroca-spanish
Daroca2-spanish

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.