Noche del Domingo de Pentecostés: Milagro Eucarístico de Faverney (1608)

25 de Mayo – Noche del Domingo de Pentecostés
Año: 1608
Lugar: Basílica Menor de FAVERNEY, Francia
Milagro Eucarístico

Nuevo Ostensorio donde está la misma Hostia que se mantuvo milagrosamente suspendida en el aire durante más de 33 horas.



Las Sagradas Hostias salvadas de las llamas

La Abadía francesa en cuya iglesia sucedió este milagro fue fundada por San Gude en el siglo VIII. Se estableció bajo la Regla de San Benito y se denominó “Notre Dame de la Blanche”.

La vida espiritual en torno al 1600 no era excesivamente fervorosa. El influjo protestante estaba haciendo mucho daño. Para mantener la fe del pueblo los monjes introdujeron la adoración del Santísimo el día de Pentecostés y el lunes siguiente.

En la noche del Domingo de Pentecostés de 1608, cuando los monjes cerraron la iglesia y se retiraron a descansar, dejaron dos lámparas ardiendo ante el Santísimo, que estaba en el altar en Exposición Menor.

Reposición del altar original que comprende una mesa sencilla, en la que el monje tiene un escalón y un tabernáculo con columnas, un pequeño altar de piedra, donde se colocará la custodia, a la altura de la cara; todo adornado con alfombras y coronado por el dosel usado para las procesiones.

El día siguiente, lunes, 26 de mayo, cuando fue a abrir las puertas el sacristán, Dom Garnier, encontró la iglesia llena de humo y llamas en torno al altar. Corrió a avisar a los monjes, que acudieron inmediatamente. Mientras apagaban el incendio, un joven novicio, el Hermano Hudelot, se dio cuenta de que el Ostensorio estaba suspendido en el aire, y ligeramente inclinado hacia ellos.

La noticia de este prodigio corrió rápidamente y pronto vinieron de todos los pueblos cercanos, incluidos los frailes Capuchinos de Vesoul.

Durante el resto del día y la noche todos los que quisieron pudieron comprobarlo, moviéndose libremente en la iglesia.

A las primeras horas del martes, los sacerdotes de los pueblos vecinos celebraron la Misa en turnos sin interrupción mientras el prodigio continuaba.

Hacia las 10 de la mañana, en el momento de la Consagración de la Misa celebrada por el P. Nicolás Aubry, Párroco de Menoux, todos vieron que el Ostensorio dejaba su inclinación para tornar a una posición vertical y descendía suavemente al altar que había sido puesto para sustituir al que había sido destruido por el fuego.

El Ostensorio estuvo suspendido en el aire al menos 33 horas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 31 de mayo, el Arzobispo Ferdinand de Rye ordenó una investigación. Se reunieron 54 testimonios entre los monjes, sacerdotes y habitantes. Aún existe en la iglesia el documento firmado por los testigos. Declararon entre otras cosas que la suspensión del Ostensorio no fue alterada por las vibraciones de la gente que se movía alrededor, ni de los que entraban y salían continuamente, ni por los que tocaban la verja, ni por el trabajo de los monjes para quitar los restos del fuego y colocar provisionalmente un altar en el mismo sitio.

Dos meses más tarde, el 30 de julio, tras estudiar los informes y el material reunido, el Arzobispo declaró el hecho como milagroso.

Otros datos sobre el Milagro:

El altar fue reducido a cenizas por el fuego. Incluso un candelabro que lo decoraba se fundió derretido. Sin embargo, el Ostensorio no padeció ningún daño. Las dos Hostias que estaban en él quedaron intactas. Tampoco sufrieron daño los objetos que estaban dentro de un tubo de cristal sujeto al Ostensorio, entre los que estaban una reliquia de Santa Águeda, una proclamación papal de indulgencias y una carta del Obispo.

En el lugar en que estuvo suspendido el Ostensorio se colocó una placa de mármol, en la que se lee: “Lieu Du Miracle” (Lugar del Milagro).

En diciembre de ese mismo año, una de las dos Hostias que estaban en el Ostensorio fue solemnemente llevada a la ciudad de Dole, entonces capital de la región.

Durante la Revolución Francesa, el Ostensorio del milagro fue destruido, pero la Hostia fue guardada por los miembros del Ayuntamiento de Faverney, que la escondieron mientras duró el peligro. Más tarde, se hizo una reproducción del Ostensorio, basándose en pinturas anteriores.

En el nuevo Ostensorio está la misma Hostia que se mantuvo milagrosamente suspendida en el aire durante más de 33 horas, tras haber sobrevivido a un incendio tan fuerte que hasta redujo a cenizas los mismos candelabros.

Abadía Notre-Dame la Blanche.


Fuente:

P. Ángel María Rojas S.J.  LA EUCARISTÍA MILAGRO VIVO.
http://le-blog-de-mcbalson-palys.over-blog.com/article-le-miracle-de-faverney-haute-saone-franche-comte-116410891.html
https://fr.wikipedia.org/wiki/Abbaye_Notre-Dame_de_Faverney
Faverney-spanish

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.