12 de Mayo: San Pancracio, Mártir (†303)

Tomado de La Leyenda de Oro para cada Día del Año – Vidas de Todos los Santos que venera la Iglesia – Madrid-Barcelona, 1865 – Tomo II, Mayo, Día 12, Página 71.



San Pancracio, Mártir

Con los santos Nereo y Aquileo junta la Iglesia este mismo día a San Pancracio, mártir, niño de catorce años; el cual en tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano venció varonilmente la flaqueza de su tierna edad, y con la fortaleza y ardor de la fe triunfó gloriosamente del demonio. Fue San Pancracio de la provincia de Frigia, hijo de un caballero nobilísimo, llamado Cledonio, el cual a la hora de la muerte encargó a un hermano suyo, que se llamaba Dionisio, que tuviese cuidado de Pancracio, su hijo, y de la mucha hacienda que dejaba, porque quedaba solo y sin madre, y no tenía otro padre ni arrimo sino a él. Dionisio le prometió que así lo haría, y muerto el padre, Cledonio tomó por hijo a Pancracio; y como a tal le amó, regaló y crió; y partiéndose de su patria de allí a tres años para Roma, le llevó consigo, y vino a morar y tener casa en un barrio apartado de la ciudad, donde San Marcelino, Papa, por la persecución de los emperadores estaba escondido. Era grande la santidad del Santo Pontífice y la fragancia que por todas partes se derramaba de sus virtudes y milagros, que llegó a noticia de Dionisio y Pancracio, y ellos, tocados del Señor, desearon verle y tratarle y ser de él enseñados, como lo fueron, y convertidos a la fe de Cristo Nuestro Señor, con tanto fervor y deseo de morir por Él, que se ofrecían sin ser buscados a los ministros de justicia.

Murió de su muerte natural Dionisio de allí a pocos días, y Pancracio fue preso; y sabiéndose que era muy noble y de alta sangre, le presentaron al emperador Diocleciano, el cual por haber sido (a lo que él mismo decía) amigo de su padre, y verle de tan poca edad y de extremada hermosura, procuró con halagos y caricias persuadirle que sacrificase a los dioses; mas el Santo Niño le respondió que se maravillaba que el emperador, siendo hombre cuerdo, le mandase tener por dioses a unos hombres que habían sido tan viciosos, que si sus criados fueran tales como ellos, severamente los castigara; por cuyas palabras, enojado el emperador, le mandó degollar, y una santa mujer, llamada Octavila, tomó de noche secretamente su Cuerpo, y envolviéndole en lienzos y ungüentos preciosos, le enterró honoríficamente en una sepultura nueva, a los 12 de mayo del año del Señor de 303, según el Cardenal Baronio. Muchos santos autores hacen particular mención de San Pancracio. Tiene iglesia propia en Roma, y la puerta de la ciudad que antiguamente se llamaba Aurelia, hoy se llama de San Pancracio, y muchos años hace que tiene este nombre, como se ve en Procopio, en el primer libro de la Guerra gótica. San Gregorio, Papa, trata de sus reliquias, y San Gregorio Turonense, contemporáneo de este Santo Pontífice, dice que fueron trasladadas a Francia, y refiere un milagro perpetuo que Dios obró por los merecimientos de este santo niño mártir, y era que los que llevados a su templo juraban falso, visiblemente Dios los castigaba y caían luego muertos, o el demonio entraba en ellos y los atormentaba.

(P. Ribadeneira.)


Fuente:
https://books.google.co.ve/books/about/La_Leyenda_de_Oro_para_cada_dia_del_a%C3%B1o.html?id=7SEMOaLhxFwC&redir_esc=y

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.