20 de Abril: Milagro de La Virgen Dolorosa del Colegio San Gabriel de Quito (1906)

20 de Abril
Año: 1906 / QUITO, Ecuador
Imagen de La Virgen Dolorosa abre y cierra Sus Ojos
Videntes: Estudiantes y profesores del Colegio San Grabriel

Ubicación…

Milagro de La Virgen Dolorosa del Colegio San Gabriel

La noche del viernes 20 de abril de 1906, en el local donde se ubicaba el Colegio Jesuita San Gabriel de Quito (Benalcázar y Sucre), 100 estudiantes del plantel estaban de vacaciones por la Semana de Pascua y, otros 36 alumnos internos, entre los 10 a 17 años cenaban en el comedor.

Eran alrededor de las 20:00 h.  A la derecha de la mesa, pendía de la pared un cuadro con una cromolitografía de la Virgen de Los Dolores.

Herrmann observó que “se movían los párpados” de la Imagen del cuadro. Muy cerca de la Imagen estaban comiendo los alumnos Jaime Chávez, Carlos Herrmann y Donoso.

En un primer momento, el pequeño creyó que lo visto era producto de su imaginación, pero Chávez, quien también estaba mirando la Imagen, dijo: “Ve a la Virgen’’.

Ambos alumnos se quedaron atónitos observando que la Imagen abría y cerraba Sus Ojos como una persona viva.

Sobrecogidos los menores ante tan inesperado como extraño fenómeno y viendo que la Imagen continuaba moviendo Sus Ojos, Chávez invitó a su compañero a rezar un Padrenuestro y un Ave María.

Luego, comenzó a correrse la voz entre el resto de alumnos.

Uno de ellos le comunicó el hecho al sacerdote Andrés Roesch, prefecto del colegio, y al sacerdote Luis Alberdi, inspector.

Este último le dijo a Roesch: “Pero Padre, si esto es un prodigio”.

El prefecto se acercó al cuadro y luego volvió a su puesto.

“Entonces sentí un frío que me helaba el cuerpo, viendo sin poder dudar que efectivamente la Imagen cerraba y abría los ojos.” Dijo, al rendir su testimonio sobre el suceso milagroso que se repitió varias veces y duró alrededor de 15 minutos.

Cuando esto sucedía, todos los niños que presenciaban el hecho clamaban a una sola voz: “Ahora abre, ahora cierra”.

Aunque la Imagen de la Virgen seguía cerrando y abriendo Sus Ojos, todos los presentes se dirigieron a la Capilla a rezar el Rosario.

Después que los alumnos salieron del comedor se esparció la noticia en todo el establecimiento educativo.

Fueron testigos de este milagro el P. Andrés Roesch, el Hno. Luis Alberdi y 36 alumnos.

Tales acontecimientos transcurrieron dentro de un contexto, en el cual, la revolución liberal de 1895 venía propugnando un hostil laicismo para la educación en los establecimientos de enseñanza fiscal.

Los católicos vieron en el prodigio de La Dolorosa una preocupación de la Madre de Dios por el futuro de la niñez y juventud ecuatorianas, despertando en todo el país un fuerte impulso de religiosidad.


Proceso canónico

El 25 de abril del mismo año, se instauró un serio proceso canónico para estudiar la veracidad de lo ocurrido y se ordenó que la imagen de la Santísima Virgen se mantuviera en absoluta reserva. Se nombró entonces una Junta Asesora de nueve teólogos: cuatro canónigos y cinco religiosos de distintas órdenes, con exclusión expresa de los jesuitas. Todos los testigos ratificaron por separado y de forma concordante, bajo gravedad de juramento, sin que ninguno quitara nada, todo lo que habían constatado, esto es, que la Imagen de la Santísima Virgen de Los Dolores había abierto y cerrado los ojos durante alrededor de un cuarto de hora. De hecho, los testigos fueron más explícitos en las respuestas proporcionadas a la Junta de teólogos.

Posteriormente, con el objeto de comprobar las causas naturales que pudieran explicar el fenómeno, se conformó comisiones de peritos: físicos, teólogos, médicos, técnicos y artistas.

Se debía estudiar las condiciones de la Imagen de la Virgen y las circunstancias de tiempo, lugar, iluminación y disposición en que se verificó el hecho; la comisión de médicos examinaría a todos los testigos acerca de sus condiciones de salud física, emocional y psíquica.

Los resultados de los exámenes de peritos y teólogos permitieron autenticar que en realidad había ocurrido un hecho sobrenatural y extraordinario en el comedor del Colegio San Gabriel, aquel 20 de abril de 1906.

Desde junio de 1906, los fieles empiezan a venerar multitudinariamente la Imagen milagrosa de la Santísima Madre de Dios, trasladada solemnemente a la Iglesia de la Compañía de Jesús, donde se verificó un fervoroso triduo.

El Fallo

Después de todo el proceso de indagación, la autoridad eclesiástica emitió su dictamen el 31 de mayo de 1906, que en su parte esencial decía:

  1. El hecho, verificado en el Colegio de los Jesuitas, está comprobado como materialmente cierto.
  2. Por las circunstancias en que acaeció, no puede explicarse por causas naturales.
  3. Por los antecedentes y las consecuencias, no puede atribuirse a influjo diabólico.

En consecuencia, puede creérselo con fe puramente humana.

Y por lo mismo, puede prestarse a la Imagen que lo ha ocasionado, el culto permitido por la Iglesia y acudir a ella con especial confianza.


El milagro se repite

La Imagen de la Santísima Virgen de Los Dolores volvió a abrir y cerrar los ojos en diversas ocasiones.

El 13 de junio de 1906 son testigos los hermanos Manuel María y Nicolás Salazar; el 24 de junio lo atestiguan el P. Fernando Bernard, el Hno. Ramón Miranda, cuatro alumnos del Colegio San Gabriel y cinco de los Hermanos de las Escuelas Cristianas; el 26 de junio ocurre una nueva manifestación ante dos religiosos dominicos; e1 3 de julio del mismo año, vuelve a ocurrir el milagro delante de gran cantidad de personas en la Iglesia de la Compañía de Jesús; a las cinco de la tarde del 5 de julio, día en que llega a la ciudad el nuevo arzobispo de Quito, la Santísima Virgen vuelve a abrir y cerrar los ojos.


ORACIÓN

¡Oh Madre Dolorosa!
Por Tus Lágrimas, por la Corona de Espinas,
por los clavos que llevas en Tus manos,
por las Espadas de Dolor con que
nuestros pecados traspasaron Tu Corazón:

Vuelve a nosotros esos Tus Ojos misericordiosos
y alcánzanos 
de Tu Hijo Santísimo
un dolor intenso de nuestras culpas 
y vivos sentimientos
de Fe, Esperanza y Caridad.

Protege a nuestra Patria, ampara la niñez, ampara la juventud.
Amén.


 

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.