8 de Septiembre: Fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Madrid, 1778. Septiembre. Día 8. Página 178.

NATIVIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

Hoy es el día del nacimiento de la Santísima Virgen, canta la Iglesia: Natívitas est hodie Sanctae Mariae Vírginis. Celebremos este dichoso día con toda la solemnidad posible: Nativitâtem hodiérnam solémniter celebremus: celebrémosle con la mayor alegría: cum iucunditâte. Tu nacimiento, oh Virgen Madre de Dios, llenó de alegría al universo mundo: Natívitas tua, Dei Génitrix Virgo, gáudium annuntiávit univérso mundo. Nos hizo el Cielo en este día un magnífico presente, un presente de inestimable valor, dice San Bernardo: Pretiósum hódie munus Caelum nobis largítus est. Éste fue propiamente el día, en el cual se comenzaron a disipar las espesas tinieblas, en que por más de cinco mil años yacía el mundo sepultado, rayando la primera luz en el nacimiento de aquella brillante Aurora, esperada por tantos siglos, y objeto tan largo tiempo de las ansias, y de los deseos de tantos Patriarcas y Profetas.

Celebremos todos el nacimiento de la Madre de Dios, dice San Juan Damasceno, por la cual fue como reintegrado todo el género humano, siendo Ella la que convirtió en alegría la tristeza que nos causó nuestra primera madre Eva: Dei Genitrícis natálem complectámur, per quam mortálium génus redintegrâtum est; per quam primogéniae matris Evae maeror in laetítiam mutâtus est. Así como la aurora es el fin de la noche, dice el Abad Ruperto, de la misma manera este nacimiento fue el fin de nuestros males, y el principio de nuestra dicha, y de nuestro consuelo: Sicut auróra finis praetéritae noctis est; sic natívitas Vírginis finis dolôrum, O consolatiônum fuit inítium. ¿Dónde hay alegría más pura, mas santa, ni más llena, que la que causa este dichoso día a toda la Iglesia, por el nacimiento de aquella que habían anunciado los oráculos de los Profetas?, como dice San Gerónimo: Vaticínium prophetârum; nacimiento, que fue como prenda de las promesas de Dios, en frase de San Juan Damasceno: Pignus promissiónis; y como seguridad del futuro nacimiento de todo un Dios: Genitâle votum nascíturí Dei.

Parece, añade el mismo Santo, que desde la creación del mundo andaban en competencia los siglos, sobre cuál de ellos había de tener la gloria de honrarse con el nacimiento de la Santísima Virgen: Certábant saecula quódnam ortu Vírginis gloriarétur. Llegó en fin aquel dichoso tiempo determinado desde la eternidad en los archivos de la divina Providencia, aquel tiempo tan esperado, y tan suspirado después de tantos siglos. El año cinco mil ciento y ochenta y tres de la creación del mundo; el año de dos mil novecientos cuarenta y uno del diluvio universal; y el año de mil novecientos noventa y nueve del nacimiento de Abraham; y el año de mil cuatrocientos noventa y cuatro de la salida de Moisés, y del pueblo de Israel del cautiverio de Egipto; y el año mil diez y seis, después que David fue ungido, y consagrado por Rey. Hacia la semana sesenta y cinco, según la profecía de Daniel, y en la Olimpíada ciento y noventa: el año setecientos treinta y tres de la fundación de Roma, y el veinte y seis del Imperio de Octaviano Augusto, en la sexta edad del mundo: aquella bienaventurada Niña, predestinada por los decretos eternos para ser Madre del Verbo Encarnado, habiendo sido concebida sin pecado por singular privilegio a los nueve meses de su inmaculada Concepción, nació en Nazaret, Ciudad de Galilea, a treinta leguas de Jerusalén, el día ocho de Septiembre.

maria-nina_bambina34

Hasta entonces no había visto el mundo nacimiento más recomendable, así por la nobleza de la sangre, y circunstancias de sus padres, como por la santidad y por el mérito de aquella tierna Niña, que nacía para consuelo de todo el universo, y para admiración de toda la Corte Celestial. Su padre San Joaquín era de sangre Real, hijo de Barpanter, y descendiente de David por Natán. Esta rama de la Familia Real era originaria de Judea; pero habiendo decaído de su antiguo esplendor en mucha pobreza de bienes de fortuna por singular disposición de la divina providencia, que quería fuesen los parientes más cercanos del Salvador de la misma condición que él; se había como desnaturalizado de su proprio país, y arraigando su casa en Nazaret, estaba reputada por familia de Galilea. Su madre, Santa Ana, era hija de Mathan, Sacerdote de Belén, de la Tribu de Leví, y de la familia de Aarón; de manera, que en la persona de su hija María se hallaban dichosamente unidas la sangre Real, y la familia Sacerdotal, de la cual era Aarón entre los Judíos.

maria-nina_nativite7No hubo dos esposos, dice San Juan Damasceno, más nacidos el uno para el otro; el mismo humor, las mismas inclinaciones, y el mismo parecer en todo, acreditando así que era obra de Dios aquel dichoso matrimonio. Siendo Dios el único objeto de sus deseos, y dirigiéndose todos sus afectuosos suspiros a la venida del prometido Mesías, vivían casi siempre en dulce y sosegado retiro, ocupando en oración todo el tiempo que tenían libre. Eran, dice Santa Brígida, dos astros resplandecientes; que aunque encubiertos con las nubes de una vida obscura y abatida, deslumbraba su claridad a los mismos Ángeles, y a todo el Cielo enamoraba su piedad, y su pureza.

Había años que San Joaquín y Santa Ana vivían con aquella paz, con aquella unión, y entregados a aquellos devotos ejercicios, que tanto edificaban a todos; cuando quiso el Señor que saliese aquel misterioso retoño de la Vara de Jesé, de que habla el Profeta Isaías, y que amaneciese aquella Aurora tan deseada, que había de preceder por breve tiempo al divino Sol, el suspirado Mesías. Es opinión común, que ya San Joaquín y Santa Ana iban declinando a la vejez, sin haber tenido sucesión, y sin esperanzas de tenerla; de suerte, que aquella esterilidad, considerada entonces como maldición de Dios, y reputada por la más ignominiosa desgracia que podía suceder a una familia, quitándola toda esperanza de tener alguna afinidad con el Mesías prometido, humillaba mucho tiempo había a los dos santos casados; y como por una parte su avanzada edad, y por otra su modo de vivir en perfecta continencia, según afirma Santa Brígida, los tenía destituidos de toda esperanza de sucesión, se contentaban con derramar su corazón en la presencia de Dios, pidiéndole solamente aquello que fuese de su mayor gloria. Créese generalmente que reveló el Señor a los dos santos Esposos que tendrían una hija, la cual había de ser bendita entre todas las mujeres, y Dios se había de valer de ella para la salvación del pueblo de Israel; pero sea lo que fuere, lo cierto es que tuvieron a la Santísima Virgen, la cual nació milagrosamente, dice San Juan Damasceno, de una madre estéril, y librando a sus padres de la ignominia de la esterilidad, los hizo las dos personas más dichosas, y más respetables del mundo. Quid autem est, pregunta este Santo, cur Virgo Marter ex stérili orta sit? ¿Pero por qué razón fue conveniente que naciese de madre estéril esta Virgen Madre? Porque lo era, responde él mismo, que una cosa tan nueva, y nunca vista debajo del sol, naciese también por un camino extraordinario, y que naciese milagrosamente la que Ella misma era el mayor milagro: Quóniam scílicet oportébat, ut ad id quod solúm novum sub sole erat, ac miraculôrum ómium caput, via per miracúla sternerétur. Era muy puesto en razón que la naturaleza cediese a la gracia, y a la gloria que la dejase todo su fruto: Natúra gratiae cedit ac trémula stat, prógredi non sústinens. Quóniàm itaque futúrum erat ut Dei Génitrix ac Virgo ex Anna orirêtur, natúra grátiae faetum anteíre mínime ausa est: verùm tantísper espectávit, dum grátia fructum suum produxísset. Habiendo de nacer de Santa Ana la Virgen Madre de Dios, no se atrevió la naturaleza a concurrir, digámoslo así, por respeto a lo que había de ser obra de la gracia: se detuvo en cierta manera, como para dar lugar a que la gracia produjese el fruto que la pertenecía.

maria-nina_natividad-virgen

Fácilmente se deja comprender el gozo de aquel afortunado padre, y de aquella dichosa madre, en el momento que nació aquella bienaventurada hija. Alumbrados con cierta luz sobrenatural, desde luego conocieron que Dios la había criado únicamente para sí, y que ellos no eran más que depositarios de aquel tesoro. El milagroso nacimiento de aquella Niña fue para ellos presagio cierto de su mérito, y de su excelencia, ¡Oh, dichosos padres, exclama San Juan Damasceno, que disteis a luz una Virgen, que será Madre de Dios, sin dejar de ser hija vuestra! Vírginem enim Dei Matrem mundo peperístir. ¡Dichoso el vientre, oh Virgen santa, que te llevó, y dichosos los pechos que mamaste!

Dense prisa todos los Fieles, exclama el devoto Sergio de Hierápolis, por venir a saludar a la que acaba de nacer, porque antes de su nacimiento estaba predestinada para ser Madre de Dios; y con Ella renace, y se renueva el mismo mundo. Venid, pueblos; venid, naciones, de cualquier clima que seáis: venid todos, de cualquier edad, y de cualquier condición que fuereis, venid a celebrar el nacimiento de esta Virgen, con la cual, por decirlo así, nació nuestra salvación: Hódie mundi salus inchoávit: iubilâte Deo omnis térra: cantâte, O exultâte, O psáltite. Así exclama San Juan Damasceno. ¿Cuándo hubo motivo más justo de regocijo? ¿En qué otro día hemos de explicar más nuestro alborozo?, puesto que en el nacimiento de la Santísima Virgen, como dice San Ildefonso, comenzó en cierta manera el nacimiento de Jesucristo: In nativitâte Vírginis, faelix Christi est inchoáta Natívitas. Hasta aquí sólo había mirado Dios la tierra como región de llantos, destinada para habitación de miserables delincuentes; pero desde el mismo instante en dulcisimo-nombre_7mariaque María se dejó ver en el mundo, ya hay en él un objeto en que se complace mucho el mismo Dios, y ya no le puede mirar con ojos siempre irritados.

Algunos días después que Santa Ana se levantó del parto, fue llevada al Templo la Santa Niña, donde precediendo las oraciones acostumbradas, se la impuso el nombre de María; asegurando San Ambrosio, San Bernardo, y otros muchos Santos Padres, que este nombre se la dio por el mismo Cielo, revelándoselo el Señor a Santa Ana y a San Joaquín, como el más proprio para explicar la grandeza, la dignidad, y la excelencia de aquella bendita Niña: Dígnitas Vírginis annuntiátur ex nómine, dice el Crisólogo.

Se atormentan los ingenios, se agotan todos los artificios, todos los esfuerzos de la elocuencia para componer un Genetliaco, o un panegírico magnífico y pomposo, para celebrar el nacimiento de algún Príncipe. Con efecto, ¿qué se puede decir de un niño que acaba de nacer? ¿Ensalzar su nobleza?, eso no es elogiarle a él, sino a sus abuelos y ascendientes. No hay asunto más estéril, ni más pobre que su persona en aquellos primeros días. Por lo que toca a lo de adelante, todo lo que se puede asegurar con la mayor certeza es, que se verá sujeto a mil trabajos, y miserias; pero se ignora si será bueno o malo, discreto o tonto: en una palabra, hasta ahora nada ha hecho, y se ignora lo que hará. No así en María; aunque acaba de nacer, es cierto que ya hecho mucho, y no podemos ignorar que ha de hacer aún mucho más. Entra María en el mundo colmada de merecimientos, y sabemos que ha de colmar el mundo de felicidades, y de dichas.

No hay duda que el alma de la Virgen fue la más hermosa alma que Dios creó, antes que fuese creada el alma de Jesucristo; pudiéndose decir que ésta fue la más excelente obra que salió de las manos del Creador: Opus quod solus ópifex supergrêditur, dice San Pedro Damiano. A la hermosura de aquella bella alma correspondía la del cuerpo. Se sabe que desde el mismo instante en que aquella purísima alma fue unida a aquel hermosísimo cuerpo, fue también santificada, y el cuerpo concurrió maria-nina_45con sus órganos a todas las funciones de la vida racional. Siendo María concebida sin pecado en el primer instante, recibió con la gracia el perfecto uso de la razón, y desde entonces fue ilustrado su entendí-miento con todas las luces de la sabiduría, y enriquecido con la cabal comprensión de todas las verdades morales y naturales. ¿Pero cuál fue la medida de aquella gracia que recibió, y cuál el primer empleo de aquella razón tan divinamente ilustrada? Fue tan abundante aquella gracia, dice San Vicente Ferrer, que excedió a la de todos los Santos, y a la de todos los espíritus celestiales: Virgo sanctificáta fuit in útero super omnes Sanctos, O omnes Angelos. En aquel primer instante en que todos los Santos son objeto de horror a los ojos de Dios, María lo fue de admiración a las celestes inteligencias, y de complacencia a los cariños, del mismo Dios.

Ésta fue la Santísima Virgen desde el primer instante de su inmaculada Concepción; y habiéndose multiplicado en todos los instantes aquel inmenso caudal de gracias, de luces, de sabiduría, y de virtudes; concibamos, si fuere posible, cuál sería el tesoro de merecimientos con que se hallaría enriquecida el día de su nacimiento. ¿Pues qué asunto más digno de nuestras admiraciones, de nuestros respetos, de nuestros elogios, y añadamos también del culto de toda la Iglesia, que el nacimiento de esta Santa Niña? Ya no nos debe causar admiración que el Ángel, quince años después la encuentre y la salude como llena de gracia, ni que los Santos Padres, hablando de la gracia con que se halló en el último momento de su vida, es decir, setenta y dos años y nueve meses después de su Concepción, y Nacimiento, se valgan de expresiones tan fuertes, y tan significativas. Tuvo mucha razón San Epifanio para decir que fue inmensa aquella gracia, San Agustín que fue inefable, y Dionisio Cartusiano que fue como infinita: Maríae sánctitas est infinita, San Juan Crisóstomo llama a María el tesoro de toda la gracia. San Gerónimo dice que toda se derramó en ella, y San Bernardino de Sena se adelanta a asegurar que recibió toda la que es capaz de recibir una pura criatura: Tanta grátia Vírgini data est, quanta uni, O pura creatúrae dari possíbile est.

Y a la verdad, si los pueblos acostumbran hacer tantos regocijos cuando nacen hijos a sus Soberanos, y a sus Príncipes, porque también a ellos les nacen Reyes, y Monarcas que los gobiernen, y los manden; ¿qué mucho es que el Nacimiento de María llena de regocijo al Cielo y a la tierra, como canta la Iglesia, pues en Ella nació la Reina de los Ángeles, y de los hombres, nuestra única esperanza después de Jesucristo, dice San Epifanio; nuestra fiadora con Dios, dice San Agustín; nuestra Medianera con el Mediador, dice San Bernardo; el remedio de todos los males, dice San Buenaventura; nuestra paz, nuestra alegría, nuestro buena Madre, dice San Efrén; y en fin, nuestro consuelo, nuestra alegría, y nuestra vida, como canta toda la Iglesia?

maria-nina_46

Descendió María de Reyes, y de Patriarcas; pero lo que la engrandece a los ojos de Dios no es el esplendor de su dignidad, no su grandeza, no su poder, no el ruido de sus gloriosas hazañas; su santidad fue la que la hizo tan recomendable en su Concepción, y ésta sola es la que constituye toda su dicha, y soda su gloria en su alegre nacimiento. Nace, no ya rodeada de esplendor, como los grandes del mundo; no ya entre el fausto, la pompa, y la majestad, como los Reyes de la tierra: sin ese aparato, sin ese esplendor mundano, es su nacimiento, aunque al parecer tan obscuro, con grandes ventajas preferible al nacimiento de todos los grandes, y de todos los Monarcas del mundo. Todos ellos fueron concebidos en pecado; todos nacieron en desgracia de Dios, hijos de ira, y objetos de odio: sola María nace ya objeto de las divinas complacencias, hija muy amada del Altísimo, colmada de sus más abundantes bendiciones, y enriquecida con todos los dones de su espíritu. Ésta es la verdadera grandeza, y así honra el Rey de la gloria a la que quiere honrar.

maria-nina_10Creced, Santa Niña, creced, así para mayor gloria del mismo Dios que os creó, como para la mayor dicha de aquellos, en cuyo favor y beneficio habéis nacido. Algún día daréis vos su nacimiento al mismo Dios, de quien ahora le recibís; creced, pues, para disponerle su digno tabernáculo. Cuando se encierre en vuestro purísimo vientre, os conferirá el más augusto carácter, elevándoos a su divina maternidad. Vivid, y creced para dignidad tan eminente, y para el mayor y más glorioso destino. Por medio de vos quiere venir a nosotros, para libertarnos de la esclavitud. Vivid, y creced para nuestra salvación, y para que naciendo de vos nuestro Salvador, quedéis constituida Madre de todos los fieles.

Nos admiraríamos justamente de que una fiesta tan santa, y que tanto nos interesa, no se celebrase en la Iglesia desde sus primeros siglos; si no se supiese la razón que tuvieron aquellos primitivos fieles, sin duda más devotos de María, y más celosos de su culto que nosotros, para no dar motivo de creer a los gentiles, y a las naciones groseras, criadas por la mayor parte en la idolatría, que los cristianos adoraban como Diosa a la Madre de su Dios. Éste era el motivo que en aquellos nebulosos tiempos tenían los verdaderos fieles para no manifestar su celo por el culto de la Santísima Virgen en fiestas ruidosas, y solemnes; contentándose con rendirla sus respetos reverentes con una tierna devoción, y con un culto reservado. Pero luego que gozó de paz la Iglesia del Señor, y que los Pastores pudieron instruir públicamente a su rebaño; floreció en todo el mundo cristiano el culto público y solemne de la Santísima Virgen; se celebraron con pompa y con solemnidad sus principales misterios; se solemnizaron sus fiestas con magnificencia; convinieron Griegos, y Latinos en este punto de Religión, no obstante el desgraciado Cisma; y el nacimiento de la Santísima Virgen fue una de las principales fiestas entre los cristianos: Ortum Vírginis dídici in Ecclésia (dice San Bernardo) O ab Ecclésia indubitánter habéri festívum atque sanctum: firmíssime cum Ecclésia séntiens, eam acaepísse in útero ut sancta prodíret. La Iglesia es la que me ha enseñado a celebrar la Natividad de la Santísima Virgen con toda la devoción, y con toda la solemnidad posible. Creo firmemente con toda la Iglesia, que habiendo sido santificada en el vientre de su Madre, es objeto digno de nuestro culto desde el primer instante que nació.

________________________
Fuente:
https://books.google.co.ve/books?id=Z90lPw1pLIEC&pg=PA88&lpg=PA88&dq=A%C3%B1o+Cristiano+o+Ejercicios+Devotos+Septiembre&source=bl&ots=Zhxb5Fw1sn&sig=ksRKZxo8e_H9IQ5pJdSJenHQwrE&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjdtIf1-P_OAhWHth4KHTv2ARAQ6AEIITAB#v=onepage&q=A%C3%B1o%20Cristiano%20o%20Ejercicios%20Devotos%20Septiembre&f=false

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.