La Oración del Ofrecimiento de Vida

Oración del Ofrecimiento de Vida

Sor Mª Natalia Magdolna, Hungría (1901-1992)

¡Mi amado Jesús! Delante de las Personas de la Santísima Trinidad, delante de nuestra Madre del Cielo y de toda la Corte Celestial, ofrezco, según las intenciones de Tu Corazón Eucarístico y las del Inmaculado Corazón de María Santísima: Toda mi vida, todas mis Santas Misas, Comuniones, buenas obras, sacrificios y sufrimientos, uniéndolos a los Méritos de Tu Santísima Sangre y a Tu Muerte de Cruz:

  • Para adorar a la Gloriosa Santísima Trinidad;
  • para ofrecerle reparación por nuestras ofensas.
  • Por la unión de nuestra Santa Madre la Iglesia;
  • por nuestros Sacerdotes,
  • por las buenas vocaciones Sacerdotales
  • y por todas las almas hasta el fin del mundo.

Recibe, Jesús mío, mi Ofrecimiento de Vida y concédeme la Gracia para perseverar en él fielmente hasta el fin de mi vida. Amén.

Promesas de la Santísima Virgen María
a quienes hacen el Ofrecimiento de Vida

  1. Nadie de sus familiares caerá en el infierno, aún cuando las apariencias externas lo harían suponer, porque antes de que el alma abandone el cuerpo, recibirán la Gracia del perfecto arrepentimiento.
  2. En el mismo día del Ofrecimiento, saldrán del Purgatorio todos los difuntos de su familia.
  3. En la muerte estaré a su lado y llevaré sus almas a la Presencia de Dios sin pasar por el Purgatorio.
  4. Sus nombres estarán inscritos en el Corazón de Jesús y en el Corazón Inmaculado de María.
  5. Salvarán a muchas almas de la eterna condenación por este Ofrecimiento, unido a los Méritos de Cristo. El mérito de sus sacrificios beneficiará a las almas hasta el fin del mundo.

*******

Consagración a la Eucaristía

Siervas de la Eucaristía

Sacratísimo Corazón de Jesús,
verdaderamente Presente
en la Santa Eucaristía, 

Te consagro mi cuerpo y alma
para ser enteramente uno con Tu Corazón
sacrificado cada instante
en todos los Altares del mundo,
dando alabanzas al Padre e implorando
por la venida de Su Reino. 

Recibe este humilde ofrecimiento de mi ser.
Utilízame como quieras para la gloria
del Padre y la salvación de las almas.
Santísima Madre de Dios, no permitas
que jamás me separe de Tu Divino Hijo.
Defiéndeme y protégeme como Tu hijo (a) especial.
Amén.

*******


Oración para Alcanzar la Gracia de Todas las Misas

Padre Eterno, humildemente Te ofrezco la donación de mi pobre presencia y de toda la humanidad, desde el principio hasta el fin del mundo. Deseamos asistir a todas las Misas que ya se han celebrado en la Tierra y a las que se van a celebrar en el futuro.

Te ofrezco las penas, sufrimientos, oraciones, alegrías y horas de reposo de mi vida y de la humanidad. Te lo ofrezco todo en unión con estas mismas acciones de nuestro Dulce Jesús durante Su estancia aquí en la Tierra.

Te ofrezco la Preciosísima Sangre de Jesucristo, todas Sus Heridas y toda Su Agonía, por la salvación de la humanidad entera. Te hago esta petición y ofrenda, por medio del Doloroso e Inmaculado Corazón de María. Amén.

*******

Oración para Liberar Mil Almas del Purgatorio
y por la Conversión de los Pecadores

Santa Gertrudis, Alemania (1256-1301) 

Padre Eterno, yo Te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu Divino Hijo Jesús, en unión con las Misas celebradas en el día de hoy a través del mundo:

Por todas las benditas Almas del Purgatorio y por los pecadores del mundo entero, los pecadores de la Iglesia universal y por aquellos en mi propia casa y dentro de mi familia. Amén.[1] 

*******

Consagración a La Divina Voluntad

 Sierva de Dios Luisa Picarreta, Italia (1865-1947)

¡Oh, Adorable y Divina Voluntad! Mírame aquí, ante la inmensidad de Tu Luz, para que Tu Eterna Bondad me abra las puertas y me haga entrar en Ella, para formar toda mi vida en Ti, Divina Voluntad. Por lo tanto, ¡oh, Adorable Voluntad!, postrada ante Tu Luz, yo, la menor de todas las criaturas, me pongo en el pequeño grupo de los hijos de Tu Supremo FIAT. [2]

Postrado (a) en mi nada, invoco Tu Luz y ruego que me envuelva y que eclipse todo lo que no Te pertenezca, Divina Voluntad. Ella será mi Vida, el Centro de mi inteligencia, la Raptora de mi corazón y de todo mi ser. Ya no quiero que la voluntad humana tenga más vida en este corazón; la echaré lejos de mí y, así, formaré el nuevo Edén de Paz, de Felicidad y de Amor. Contigo, Divina Voluntad, seré siempre feliz y tendré una fuerza única y una santidad que bendice todas las cosas y las conduce a Dios. Aquí, postrado (a), invoco la ayuda de la Santísima Trinidad, para que me admita a vivir en el Claustro de la Divina Voluntad, y así devolver en mí aquel orden primero de la Creación, tal y como fue creada la criatura.

Madre Celestial, Soberana Reina del Divino FIAT, tómame de la mano e introdúceme en la Luz del Divino Querer. Tú serás mi Guía, mi Dulcísima Madre, y me enseñarás a vivir y a mantenerme en el Orden y los Lazos de la Divina Voluntad. Madre Celestial, yo Consagro todo mi ser a Tu Corazón Inmaculado, Tú me enseñarás la Doctrina de la Divina Voluntad y yo escucharé muy atentamente Tus Lecciones. Tú me cubrirás con Tu Manto, para que la serpiente infernal no se atreva a penetrar en este sagrado Edén para seducirme y hacerme caer en el laberinto de la voluntad humana. ¡Corazón de mi Sumo Bien, Jesús! Tú me darás Tus Llamas, para que me consuman y me alimenten para formar en mí la Vida de la Divina Voluntad. San José, tú serás mi Protector y Guardián de mi corazón, y tendrás las llaves de mi voluntad en tus manos. Tú custodiarás mi corazón celosamente y nunca más me lo devolverás a mí, para que yo esté seguro (a) de no apartarme nunca de la Voluntad de Dios. Ángel Custodio mío, cuídame, defiéndeme y ayúdame en todo, a fin de que mi Edén crezca lleno de flores y sea el instrumento que atraiga a todos los hombres al Reino de la Divina Voluntad. Amén.

†  ¡Señor: Haz resplandecer sobre nosotros la Luz de Tu Rostro! Amén.


[1] Jesús aseguró a Santa Gertrudis que esta oración liberaría mil Almas del Purgatorio cada vez que se ofreciese, y se extendería también la Promesa a la conversión y salvación de las almas que todavía peregrinan en la Tierra.

[2] Palabra en latín que significa ‘Hágase’. Por ejemplo, FIAT LUX: Hágase la luz.

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Oración del Ofrecimiento de Vida

  1. Pingback: Mi Libro de Oraciones Renovado – Horas de Reparación y Desagravio | Apariciones de Jesús y María

  2. Georgina dijo:

    Dios los Bendiga siempre, y gracias por esta página llena de Bendiciones.Gracias hermanos en Cristo Jesús .

  3. Gisela Rodríguez García dijo:

    Muchas gracias por tener un sitio como éste a disposición de personas como yo .
    Me resulta un gran Consuelo leer estas oraciones tan hermosas y poderosas que Dios los bendiga

  4. Georgina dijo:

    Dios les bendiga hoy y siempre. Gracias por comparatir today estas Gracias. Bendeciones a Todos y today mis hermanos (as) en Cristo se les ama sinceramente .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.