29 de Abril: Santa Catalina de Siena, Virgen (1347-1380) – Vida y Obra

Tomado del Año Cristiano o Ejercicios Devotos para Todos los Días del Año. Barcelona, 1862. Abril, Día 29, Página 501.

A los 7 años, vio sobre la torre de la iglesia de Santo Domingo de Siena, un Trono resplandeciente en el cual estaba nuestro Señor Jesucristo revestido de hábitos pontificales y con tiara, y a sus lados los apóstoles San Pedro, San Pablo y San Juan.

Ubicación…

Santa Catalina de Siena, Virgen

Santa Catalina, a quien hicieron tan célebre en el mundo los extraordinarios favores que recibió del cielo casi desde la cuna, fue hija de un tintotero de Siena en Toscana, llamado Jacobo Benincasio. Nació Catalina gemela y acompañada de otra hermanita suya el año de 1347, resolviéndose su madre a criarla por cierto movimiento de especial amor a esta niña, aunque no lo había hecho con ninguno de los demás hijos.

La alegría natural y el humor inocentemente festivo que mostró desde luego la niña Catalina movió a todos a que la diesen el epíteto de Eufrosina; y la innata propensión que en medio de su alegría descubrió a todo lo que era virtud la mereció, ya a los cinco años, el general renombre de la Santica, anticipándose la virtud a la razón, y la razón a la edad.

Luego que aprendió el Ave María, notaron que siempre que subía las escaleras de su casa se paraba a cada escalón para rezarla. Parece que había nacido con ella la devoción a la Madre de Dios; y el Hijo le inspiró un deseo tan ardiente de consagrarse toda a Él y de no tener otro esposo, que al entrar en los ocho años hizo voto de perpetua castidad.

Desde entonces fueron más abundantes los favores, y visibles los progresos que adelantaba cada día en la virtud; y una visión que se cree tuvo en aquel tiempo, en que se la apareció Jesucristo, la abrasó tanto en su divino amor, que fue víctima de sus incendios. Desde aquel punto todo su gusto era la soledad y la oración, haciéndosela muy familiares la abstinencia, el ayuno y otras ingeniosas mortificaciones que ocultaba cuidadosamente a la noticia de sus padres, no pensando más que en agradar y complacer a su celestial Esposo.

La costó bien caro una leve condescendencia. Viendo su madre que en ninguna de sus hijas podría afianzar tanto las esperanzas de un ventajoso acomodo como en las sobresalientes prendas de Catalina, la mandó que se vistiese con menos desaseo, o no con tanto descuido, y que cultivase las dotes naturales de que el Señor la había adornado. La instaba sobre lo mismo otra hermana suya casada, y no la dejaban sosegar. Por librarse de esta especie de persecución doméstica, consintió Catalina en dejarse rizar el cabello; pero conociendo en la oración lo mucho que había desagradado a Dios esta complacencia, concibió tan vivo dolor y arrepentimiento, que toda la vida la lloró como el mayor pecado que había cometido, y tenía cuidado de acusarse todos los años de él con muchas lágrimas.

SANTA CATALINA DE SIENA_6No gustaba a sus padres la inclinación al retiro que mostraba Catalina. Y habiéndola pretendido por esposa un caballero a quien había prendado su virtud y su hermosura, toda la familia celebraba mucho esta grande conveniencia; y apurando toda ella a nuestra Santa para que prestase su consentimiento, tomó la resolución de cortarse el cabello, y echarse un velo sobre la cabeza. Así lo hizo, saliendo un día de repente en esta disposición, para que sirviese al mundo de desengaño de que no pensaba tomar otro esposo que a Jesucristo. No se puede ponderar lo que sintieron sus padres una determinación tan impensada; y así en despique, como para que perdiese todas las ideas de devoción, la echaron a cuestas el cuidado de toda la casa, mandándola hacer los oficios más bajos y más penosos de ella.

Aunque esta sensible y dolorosa humillación la resarcía en parte el tiempo que la quitaban para vacar a Dios, la mortificó mucho verse privada de su dulce soledad. Quejándose al Señor un día de esto, oyó una voz interior que la dijo fabricase dentro de su corazón una celdilla, en la cual podía retirarse y vivir muy sola en medio del bullicio hacendoso de la casa. Desde aquel punto no perdió de vista a Dios, sin que interrumpiese su oración la multitud de las ocupaciones; y mostrando bien la risueña alegría del semblante la tranquilidad de que gozaba su corazón. Finalmente, su constancia desarmó la cólera de sus gentes, porque observando el padre su perseverancia y su igualdad en la virtud, conoció que era Dios el autor de sus resoluciones; y prendada la madre no menos de su paciencia que de la apacibilidad que había mostrado en aquella doméstica persecución, determinó no oponerse a la voluntad del Señor, y ambos la dejaron libertad para que siguiese lo que la inspirase la divina gracia.

Se valió Catalina de esta licencia para ensayarse en el rigor de la vida que pensaba hacer entrando en la tercera Orden de penitencia del Padre santo Domingo. Se abstuvo absolutamente de vino y de toda carne, no comiendo más que yerbas crudas sin pan: dos costales o dos quilmas sin paja, y sin otras mantas, eran su cama, su mesa y todas sus sillas. En vez de cilicio se rodeó al cuerpo una cadena de hierro armada de puntas, que nunca desprendió de él hasta pocas horas antes de su muerte, y entonces por obediencia. Desde edad de diez y ocho años se inter dijo para siempre el uso del lino, y desde entonces fue su vida un continuo ayuno y un prodigio de penitencia. Apenas tomaba una hora de sueño por la noche; todo lo restante de ella lo pasaba en oración. Confesó a su director que ninguna cosa le había costado tanto como vencer el sueño. Cada día tomaba tres sangrientas disciplinas con inocente crueldad; no pudiéndose apenas comprender cómo una tierna doncellita de diez y ocho años de edad, de salud débil y de complexión delicada, tenía fuerzas para tan espantosas penitencias. Todo el cuidado de su director era moderarlas, poniendo límites a las encendidas ansias que tenia Catalina de mortificarse.

Por este tiempo cayó mala; y como su madre, que la quería mucho, aunque la había mortificado tanto, se sobresaltase extrañamente, la declaró Catalina que su salud dependía absolutamente de entrar en la tercera Orden de santo Domingo, lo que obligó a la madre a que ella misma solicitase con las beatas que admitiesen a su hija, no obstante haberse opuesto siempre a esta resolución.

Recibió el hábito, y con él aquella extraordinaria abundancia de dones sobre-naturales que hicieron a Catalina una de las más célebres Santas de estos últimos siglos. Libre ya de todos los estorbos que en cierta manera aprisionaban su fervor y sus devociones, se prescribió a sí misma un riguroso silencio por espacio de tres años, en cuyo tiempo no habló más que con su confesor, ni salió de su celdilla sino para la iglesia. Se impuso una como ley de pasar en oración todo el tiempo de la noche que los religiosos no estuviesen en el coro, y aun el corto descanso que tomaba, o sobre unos sarmientos, o sobre la desnuda tierra, tampoco interrumpía su oración; siendo tan extraordinario su fervor, y tanto el rigor de sus penitencias, que todos estaban persuadidos a que sólo vivía de milagro.

Invisible la santa virgen a todo el resto de las criaturas, gustaba sosegada y plácidamente de aquellas espirituales dulzuras que son como anticipados destellos de las delicias del cielo, cuando irritado y envidioso el infierno de su inocencia, excitó contra ella una tempestad horrible. Se sintió asaltada su imaginación de los pensamientos más feos y más torpes, y combatido su purísimo corazón de las tentaciones más vergonzosas y más impuras. Fue tanto mayor su sobresalto y su susto, cuanto era más perfecta y más delicada su pureza. En vano dobló la oración, aumentó las penitencias, y se esforzó a apagar con sus lágrimas las llamas de aquel incendio; porque el Señor quería acrisolar su virtud con aquella dolorosa prueba, haciéndola conocer mejor así la fuerza como la necesidad de su divina asistencia, y humillándola tan sensiblemente, disponerla por este medio para recibir los favores divinos más extraordinarios.

Se terminó el combate, y fue señal de la victoria una amorosa aparición de la santísima Virgen y de su dulcísimo Hijo, a cuya vista se disiparon los vapores, y remaneció en su alma la serenidad. Desde aquel día todo fue una perpetua serie de éxtasis, de arrobamientos y de frecuentes revelaciones. Pasaba días enteros, arrobada en íntima comunicación con su Dios; conversaba con los Santos del cielo familiar y ordinariamente; pero sobre todo era admirable su singular familiaridad con la santísima Virgen, a quien llamaba su querida Madre, y con Jesucristo, su divino Esposo.

El Rmo. P. Fr. Raimundo de Capua, general de la Orden de santo Domingo, y confesor de nuestra Santa, que escribió su vida asegura que, doblando sus oraciones y penitencias en los últimos días del Carnaval, se sintió movida en el fervor de su oración a pedir al Señor una fe tan viva que nunca se debilitase, y una fidelidad a toda prueba, que la asegurase la dicha de ser eternamente esposa agradable a sus divinos ojos. Añade el mismo historiador que al punto se le apareció Jesucristo acompañado de la santísima Virgen, de san Juan, de santo Domingo y de otros Santos, y la declaró que había sido oída su oración, que la otorgaba su súplica, y que desde allí adelante se dignaba de recibirla por esposa suya, dándola por señal un anillo que debía traer en el dedo todo el resto de su vida.

Hasta este tiempo vivía Catalina como enterrada en su soledad y en su celda, sin dejarse apenas ver más que en la iglesia y al pie de los altares; pero después de este insigne favor la dio a entender su celestial Esposo que pedía la caridad se dejase ver en el mundo un poco más. Dio principio a los ejercicios exteriores de esta virtud, encargándose de la asistencia de dos pobres mujeres enfermas; una de ellas, llamada Toca, estaba cubierta de tan asquerosa lepra, que ninguno se atrevía a arrimarse a ella, y ya se trataba de exponerla en el campo, echándola fuera de la ciudad. Viéndola Catalina abandonada de todos, tomó de su cuenta cuidarla por sí misma, y dos veces al día la visitaba, asistiéndola y socorriéndola en sus necesidades. En lugar de agradecer Toca tan extraordinaria caridad se irritaba con ella, y siempre recibía a Catalina con enfado: la trataba con desabrimiento, y la cargaba de injurias, como si la santa virgen fuese esclava de la ingratísima enferma. Pero este bárbaro desconocimiento encendía más la caridad de Catalina, y la sirvió hasta que espiró con celo ardiente y con tesón asombroso.

La otra mujer se llamaba Andrea, y tenía un pecho encancerado, y tan hediondamente podrido, que no había quien pudiese tolerar el mal olor. Los primeros días se mostró, no solo agradecida, sino confusa, a vista de caridad tan portentosa; pero acostumbrándose a ella insensiblemente, llegó a olvidarse tanto del beneficio, y a cobrar tanto horror a Catalina, que manchó su honra con las más feas calumnias, publicando que andaba divertida, y que empleaba en la torpeza el tiempo que fingía retirarse a la oración. Se juntó a esta mala mujer otra tan mala como ella, llamada Palmerina, y ambas supieron vestir de tan aparentes colores la impostura, que no solo se la persuadieron a los disolutos, pero aun se la hicieron creer a muchos buenos. Sin embargo de ser tan sensible y tan afrentosa la calumnia, no despegó Catalina sus labios para justificarse; no habló ni una sola palabra, y solo cuidó de doblar sus visitas y sus limosnas a la enferma: tanto, que como un día sintiese no sé qué repugnancia, horror o asco en el estómago al tiempo de curarla, la generosa virgen aplicó intrépidamente su purísima boca a la hedionda llaga encancerada, echándose a pechos la podre; y venciéndose a sí misma, venció también a la calumnia a fuerza de beneficios. Reconocieron en fin su culpa aquellas pobres mujeres, y publicaron la inocencia de nuestra Santa, cuya humildad tuvo más que padecer en esta justificación que en aquel feo borrón de su fama.

La caridad que usaba con los pobres hubiera agotado los fondos que encontraba para socorrerlos, así en su familia, como en otras personas devotas, a no haber suplido Dios algunas veces con milagros. El mismo Cristo, disfrazado en figura de pobre, quiso al parecer experimentar hasta dónde llegaba su caridad y su paciencia. Después de haberle dado Catalina todo lo que había podido recoger, como el pobre aun no se mostrase satisfecho, ella le rogó que tomase también aquello que era de su uso. Se la apareció el Salvador la noche siguiente, y la dio a entender de un modo tan tierno como lleno de consuelo que él era aquel pobre a quien había socorrido con tanta generosidad el día precedente.

Santa Catalina de Siena_originalAl paso que era inmensa su caridad, era también excesivo su celo por la salvación de las almas, siendo pocos los miserables a quienes no convirtiese al mismo tiempo que los socorría. En una palabra, la vida de esta insigne Santa fue una tela de maravillas, un asombro compuesto de milagros. Perdió enteramente el gusto y aun el uso de todo género de comida; se sustentaba de la Eucaristía, siendo este pan de Ángeles casi su único alimento. Una vez pasó desde principio de Cuaresma hasta la Ascensión sin probar otro bocado, sirviéndola de sustento la  Comunión que recibía cada día. Dijo un día a su confesor, que su divino Esposo y ella habían trocado de corazones, y que aquel le había impreso sus sagradas llagas, cuyo vivísimo dolor sentía sin intermisión en los lugares correspondientes, aunque había alcanzado de él el singular beneficio de que este favor se ocultase a los ojos de los hombres.

La añadió el cielo a estas gracias un entendimiento tan elevado, y una tan consumada prudencia, que era venerada como oráculo de su siglo. Las obras que logramos con nombre de santa Catalina, y singularmente muchas cartas que escribió a los papas y a los cardenales, y a varios príncipes, son pruebas admirables de su ingenio, de su cultura y de su discernimiento.

Habiéndola obligado el bien público de la santa Iglesia a salir de su retiro, dio al mundo esa prueba más de lo que la verdadera santidad está reñida con la inacción y con la poltronería, y que los Santos saben dejar las dulzuras de la soledad siempre que entienden quiere Dios servirse de ellos para los negocios exteriores.

Como los florentinos se hubiesen sublevado contra la Iglesia romana, y el papa Gregorio XI los hubiese excomulgado por esta rebelión, creyeron que ninguna persona sería más oportuna para negociar la reconciliación con la Santa Sede que nuestra Catalina, y la nombraron por su diputada al Papa, que residía en Aviñón. Ningún trabajo la costó el aplacar el ánimo del Pontífice, quien defirió tanto a ella, que quiso fuese sola el árbitro de la paz que concedía a los florentinos. Pero Catalina no tenía menos en el corazón otro negocio de mucha mayor importancia, que era la restitución de los Papas a Roma, de donde había sesenta años que se habían ausentado. Reprendiendo un día el papa Gregorio a cierto obispo porque faltaba a la residencia en su obispado, le respondió: Santísimo Padre, en eso no hago más que imitar el ejemplo de los Papas, que ha sesenta años que no residen en el suyo; y aunque la respuesta fue irreverente y atrevida, hizo tanta fuerza al Papa, que en el mismo punto hizo voto en su corazón de restituir a Roma la silla apostólica; y consultando este punto con nuestra Santa, sin declararla el voto que había hecho, le respondió Catalina: Santísimo Padre, ¿para qué consulta Vuestra Santidad una cosa que ya tiene ofrecida a Dios? De lo que admirado el Papa, porque solo Dios podía saber el voto que había hecho, deliberó ya ponerle en ejecución; y así partiendo de Aviñón el día 13 de setiembre de 1373, entró en Roma a 17 de enero del año siguiente. Luego llamó a la Santa a aquella corte, y aprovechándose mucho de sus consejos, no fiaba menos de la eficacia de sus oraciones.

Santa Catalina de Siena Barque 2A la muerte del Papa, que sucedió dos años después, se siguió un funesto cisma. Urbano VI, sucesor de Gregorio, no honró menos a santa Catalina que su predecesor; y convencida la Santa de que éste era el legítimo pastor de la Iglesia, trabajó con todas sus fuerzas en que todos le reconociesen por tal; experimentándose principalmente en esta importante ocasión cuánto poder tenía en los corazones, no solo la opinión de su eminente virtud, sino su admirable ingenio, su elocuencia, su espíritu varonil, su comprensión y su extraordinaria capacidad.

Había resuelto el Papa enviarla por diputada y como legada suya a la reina de Nápoles y de Sicilia. Catalina, llena de fe, de caridad, de celo y de valor, estaba determinada ya a emprenderlo todo por la mayor gloria de Dios, cuando se sintió acometida de una grave enfermedad. Cuatro meses estuvo padeciendo dolores tan vivos y tan extraordinarios, que nadie dudaba era aquella enfermedad tan sobrenatural, como se consideraba su vida milagrosa; y mostró una paciencia tan heroica en todos ellos, que por ningún otro lado se acreditó su espíritu de tan grande como por éste; siendo cierto que las aflicciones y trabajos en que Dios la ejercitó casi sin intermisión por todo el tiempo de su vida la hicieron mucho más admirable que las brillantes y ruidosas acciones que tanto se admiran en ella. Fue su preciosa muerte parecida en todo a su santa vida: suspiros, éxtasis, arrobos, incendios del amor divino fueron toda su agonía. Desgastada al rigor de sus incomprensibles penitencias, consumida de trabajos, colmada de gracias y de merecimientos, espiró en Roma el día 29 de abril del año de 1380, a los treinta y tres de su edad, dejando, no solo a sus hermanas, de quienes fue superiora, sino a todos los fieles, admirables ejemplos de todas las virtudes, pero singularmente de lo que puede la omnipotente fuerza de la divina gracia.

Santa catalina de siena_cuerpoincorrupto

Fue sepultada en la Iglesia de Santa María de la Minerva en Roma; su cráneo fue llevado a la iglesia de Santo Domingo de Siena en 1384 y un pie se encuentra en Venecia.

Estuvo algunos días expuesto el sagrado cuerpo a la veneración pública, y después fue enterrado solemnemente en la iglesia de la Minerva, donde presto confirmó el Señor con nuevos milagros la opinión de su santidad que había merecido en vida. El año 1461 fue canonizada por el papa Pío II con toda la solemnidad y pompa que correspondían a la singular veneración y confianza que siempre han colocado todos los pueblos y naciones en esta insigne Santa.

Se adora en Siena su cráneo, y en el convento de los Dominicos de San Sixto de Roma una mano entera, como también un pie entero en Venecia en el convento de las monjas Dominicas.

Santa Catalina de Siena_Passignano s-XVIIEs cierto que muchos tiempos antes de santa Catalina de Siena florecía ya en todo el orbe cristiano la tercera Orden de penitencia del patriarca santo Domingo, por la ejemplar vida de innumerables personas piadosas que sin dejar el mundo ni encerrarse en la clausura del claustro acreditaban visiblemente que se podía vivir en el siglo, y vivir practicando los ápices de la perfección cristiana, por la observancia de la regla que dejó instituida el santo Patriarca. Pero no se puede dudar que la eminente reputación de nuestra Santa añadió un grande y brillante esplendor a esta Congregación, la que continúa en edificar al mundo con las grandes virtudes que practican los que tienen la dicha de alistarse en ella. Suelen en algunas partes llamar monjas de santa Catalina a todas las religiosas Dominicas, cuyo sagrado Orden es uno de los más célebres que se veneran en la universal Iglesia, y es mucho más distinguido por el resplandor de las virtudes en que se ejercitan las que le profesan, que por la nobleza y prendas naturales que las adornan, notándose en todo él una observancia constante, una virtud humilde, ejemplar y nada afectada, un grande espíritu de unión, y una como innata aversión a todo lo que suena a novedad perniciosa. (Véase el día 1º de abril en el que se lee la impresión milagrosa de las llagas de la Santa).

LA IMPRESIÓN DE LAS LLAGAS DE SANTA CATALINA DE SIENA

Santa Catalina de Sena, cuya prodigiosa vida puede verse en el día 30 de este mes de abril, después que hubo tomado el hábito de la tercera Orden de santo Domingo se encendió tanto en el amor divino, que empleaba diariamente muchas horas en meditar los sagrados misterios de la pasión y muerte de su esposo Nuestro Señor Jesucristo. Y como ella era tan amorosa y tan fiel, el Señor ensalzó a su sierva con muchas gracias especiales, y en particular con la impresión de sus sagradas llagas. Acababa de comulgar cierto domingo en la capilla de santa Cristina de la ciudad de Pisa, cuando arrobada y suspensa en éxtasis se le apareció el mismo Nuestro Señor crucificado, resplandeciente, y despidiendo de las cinco cicatrices de sus sacrosantas llagas otros tantos rayos. Conociendo al instante la Santa el extraordinario favor con que la regalaba su dulcísimo Esposo, le suplicó que no fueran visibles las cicatrices; y al momento los rayos mudaron el color de sangre en color de fuego, y descendieron a sus manos, pies y costado, imprimiéndole cinco llagas; siendo tan grande el dolor que con ellas sintió, especialmente en el costado, que si no se lo hubiese Dios mitigado, le parecía ser imposible vivir.

Otro favor no menos singular subsiguió al referido, y fue que, conforme se lo había suplicado al Señor, aunque sentía el dolor de las llagas, éstas fueron interiores, y no exteriores, sin señal alguna visible. Así lo declaró en secreto la sierva de Dios a su confesor Raimundo de Capua. Tomadas sobre este caso las debidas informaciones, el papa Benedicto XIII concedió al Orden de Predicadores celebrar la conmemoración de tan memorable suceso todos los años en tal día como hoy, a fin de que sus corazones se inflamasen más en el amor hacia Jesús crucificado.

*******

Diálogo de la Divina Providencia para Descargar en PDF

Santa Catalina dejó el “Diálogo de la Divina Providencia”, llamado simplemente “Diálogo”, escrito durante cinco días de éxtasis religioso, del 9 al 14 de Octubre de 1378; 26 Oraciones; y 381 cartas.

 


 

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 29 de Abril: Santa Catalina de Siena, Virgen (1347-1380) – Vida y Obra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.