25 de Abril: Aparición de la Madonna del Buen Consejo, Italia (1467)

25 de Abril
Año: 1467 / Lugar: GENAZZANO, Italia
Aparición de la Virgen y Traslación de la Imagen de Nuestra Señora del Buen Consejo o ‘Madonna del Paraíso’ como se llamaba en Albania.
Vidente: Petruccia de Nocera

Ubicación…

Madonna del Buen Consejo de Genazzano

Genazzano es un pueblo italiano al sur de Roma. En esta localidad, en la época del imperio romano, los patricios y la corte imperial establecieron sus mansiones y villas, junto a templos, anfiteatros, circos y termas, cuyas ruinas atestiguan hasta hoy su antiguo fausto. Sobre las ruinas del templo de la antigua idolatría, bajo el pontificado del Papa San Marcos (336 dC) se edificó allí una de las primeras iglesias dedicadas a la Santísima Virgen María, bajo la tierna invocación de Madre del Buen Consejo.

Con el paso de los siglos, la importancia de este primitivo templo ya bastante deteriorado, fue decayendo. Cuenta la historia que Petruccia de Nocera, viuda desde 1436 y sin hijos, dedicaba la mayor parte de su tiempo a la oración y a ejecutar pequeños servicios en la iglesia de la Madonna del Buen Consejo. Le dolía ver el estado del templo, y rezaba con fervor para que pudiese ser restaurado. Por fin, decidió asumir ella misma la iniciativa y entregó todo su patrimonio para el costeo de las obras de restauración. Pero a la mitad de las obras, Petruccia, que ya contaba 80 años de edad, constató que el monto que había ofrecido no alcanzaba para continuar los trabajos, y que nadie se había presentado para auxiliarla.

NS del buen consejo_genazzano2El 25 de abril del año 1467 era sábado.

La fiesta en honor de la Madre del Buen Consejo transcurría normalmente, con gran concurso de pueblo, como lo había hecho hace ya tantos siglos para festejar a su Patrona. Cuando de repente, a eso de las 4:00 de la tarde, se dejaron oír los acordes de una música que parecía venir del Cielo. Entonces, por encima de los tejados y de las torres de las iglesias, se dejó ver una pequeña nube blanca que desprendía rayos luminosos y venía bajando al son de la melodía excepcionalmente bella. Poco a poco la nube de luz bajó hasta la misma iglesia de la Madre del Buen Consejo, donde quedó suspendida a manera de un enjambre, junto a la pared del fondo de la capilla inconclusa. Al mismo tiempo las campanas de la vieja torre se pusieron a repicar por sí mismas, seguidas de inmediato, en un unísono milagroso, por todos los campanarios de Genazzano.

Mientras el pueblo miraba sobrecogido, la nube se fue disipando y dejó ver un objeto bellísimo, una pintura que representa a Nuestra Señora trayendo tiernamente a Su Divino Hijo en los brazos. El pueblo cayó en un silencio reverente, incapaz de contener su alegría, Petruccia se volvió a los presentes y proclamó:

“He aquí a la gran Señora que viene a tomar posesión de la iglesia que me ordenó Le construyera.”

Mientras sucedía esto, la gente de las aldeas distantes, atraídas y alarmadas por el inexplicable campaneo, acudió en masa para unirse al resto en oración. Mientras desahogaban sus alabanzas ante la hermosa Imagen, empezó una lluvia maravillosa de bendiciones, gracias y curaciones, como consta en documentos emitidos por las autoridades eclesiásticas locales.

Albania_in_EuropeOrigen de la Imagen:  

Pasado algún tiempo de la Aparición, la ‘Madonna del Paraíso’, como así la llamaba el pueblo creyendo que había descendido del Cielo, quiso dar a conocer el origen del maravilloso fresco, relacionado con la penosa situación que vivía la Iglesia de Albania al otro lado del mar Adriático.

En enero de ese año de 1467 había muerto el último y gran monarca de los albaneses, Jorge Castriota, más conocido como Scanderbeg. Él había dado altas pruebas de fidelidad heroica a la Iglesia Católica en la lucha contra los turcos musulmanes que amenazaban aplastar la pequeña nación cristiana. Lamentablemente el pueblo albanés sufría desde hacía tiempo la influencia del cisma bizantino, y oscilaba entre la adhesión y el rechazo a la Santa Sede. Así, a la muerte del fiel Scanderbeg, Albania pagó las consecuencias de su prolongada inconstancia y tibieza. Los ejércitos turcos embistieron contra Albania y la ocuparon casi totalmente. Solamente Scútari, una pequeña plaza al norte del país, aún no había sido conquistada, pero su caída era sólo cuestión de tiempo.

Comenzó entonces el éxodo de los que no querían poner en riesgo su fe y tradiciones hacia países vecinos donde pudiesen mantener la fidelidad a la Santa Sede. Entre ellos estaban Giorgio y De Sclavis, los dos protagonistas de esta historia. Ellos también pensaban emigrar, pero algo los retenía todavía en Scútari, en una pequeña iglesia donde se NS del Buen Consejo_de Albaniaveneraba la milagrosa Madonna del Buon Officio, Imagen misteriosamente descendida del Cielo hacía doscientos años. Se decía que había venido del Oriente, y por las gracias que concedía, su Santuario se había hecho el principal centro de peregrinación de Albania. Pero la devoción a la Virgen venía menguando junto con la adhesión a Roma. La gran aflicción de Giorgio y De Sclavis era dejar la patria en el infortunio, abandonando con ella aquel Don Celestial, el gran Tesoro de Albania. Con lágrimas fueron un día al viejo templo para rogar a aquella Santa Madre, que les diese el buen consejo que necesitaban. Pues les parecía que debían preservarla de la furia mahometana, pero al mismo tiempo buscar en el exilio la seguridad para sus propias  almas. Esa misma noche la Santísima Virgen les hizo saber, en sueños, lo que esperaba de ellos. Les mandó que preparasen todo lo necesario para dejar aquel país. Agregó que el milagroso fresco iba a retirarse de Scútari para escapar a la profanación, y que iría a otro país para continuar allí derramando sus gracias. Por fin, les ordenó que siguiesen a la Imagen adonde ésta fuese.

NS del Buen Consejo_Genazzano4A la mañana siguiente los dos amigos ya estaban listos y fueron al Santuario. Arrodillándose a los pies de la Imagen pintada sobre la pared, de repente vieron con indescriptible emoción, que ésta comenzaba a desprenderse de la pared donde se había apoyado desde su misteriosa venida de Oriente, y habiendo dejado su nicho, quedó un momento suspendida en el aire, hasta ser envuelta por una nube blanca; vieron que ascendía por los cielos y poco a poco se alejaba. Ellos siguieron la nube. ¿Adónde? Sólo Dios sabía, pero confiados de que la encontrarían, emprendieron el rumbo hacia Italia, en donde buscaron por todos lados contando su historia una y otra vez para asombro de todos. Grande fue su alegría cuando les llegaron los rumores de la Aparición milagrosa de una Madona en Genazzano. Corriendo hacia el lugar, se reencontraron finalmente con el sagrado objeto de sus plegarias. Los peregrinos declararon que esta Madona había sido venerada como milagrosa desde el siglo X. Se hizo evidente que estas maravillas y curaciones eran una señal especial de Dios y que la Madona deseaba ser invocada como ‘Imagen Milagrosa’.

Conclusiones de los Estudio e Investigación:

Cuando las noticias empezaron a llegar a Roma acerca de todos estos eventos milagrosos, el Santo Padre, el Papa Paulo II, vio que era necesaria una investigación y estableció una comisión especial para dicho estudio. Los registros de esta investigación todavía existen, y han sido corroborados por otros informes contemporáneos en los archivos del Vaticano. Examinando la Imagen, la comisión encontró que sí daba evidencias de un carácter milagroso. El fresco no estaba pintado en lienzo o en madera, sino en una delgada capa de esmalte, de la textura de porcelana, comparable al grosor de una cáscara de huevo. La comisión también verificó el hecho de que el fresco que por tanto tiempo se veneró en Scútari había, en efecto, desaparecido. El espacio vacío de la pared del santuario, que corresponde exactamente a las dimensiones de la ‘Madona del Paraíso’, es prueba concluyente. La misteriosa y claramente milagrosa transferencia fue asimismo innegable. Ningún medio natural pudo haber separado el fresco en su totalidad, y sin dañarlo, de la pared misma en que fue pintada. La imagen de la Madona en aquel entonces, así como ahora, descansa sin ningún tipo de apoyo o equilibrio. Sólo una parte de la orilla inferior hace contacto con una cornisa que sobresale de la pared de la capilla. Los miembros de la comisión verificaron este fenómeno pasando un alambre delgado alrededor y por detrás de la Imagen de arriba hacia abajo.

NS del Buen Consejo_Genazzano

Santuario Basílica Madre del Buen Consejo

NS del buen consejo-de-genazzano

 

 

 

 

 

 

 

En el informe se encuentra incluida una meticulosa investigación de 171 milagros, cuya explicación estaba fuera de lo natural. Todos estos hallazgos convencieron al Papa de que, en efecto, había ocurrido una traslación semejante a la de la Casa de Loreto. Las noticias de estos eventos se extendieron rápidamente y pronto la Imagen, invocada como Nuestra Señora del Buen Consejo, se convirtió en objeto de peregrinaje perpetuo. Multitudes fervorosas comenzaron a acudir para venerar aquella Imagen, milagrosamente suspendida en el aire. Y comenzaron a llover las limosnas, como respuesta providencial a la confianza inquebrantable de la buena Petruccia, quien logró así que las obras de la iglesia fuesen retomadas y en poco tiempo ésta adquiriera un aspecto majestuoso.


Fuente:
http://www.fatima.org.pe/articulo-405-nuestra-senora-del-buen-consejo-de-genazzano

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s