29 de Noviembre: Apariciones de la Virgen en Beauraing, Bélgica (1932)

29 de Noviembre
Años: 1932-1933 / Lugar: BEAURAING, Bélgica
Apariciones de Nuestra Señora del Corazón de Oro
Videntes: 5 niños de 2 familias distintas: Voisin y Degeimbre

La Santísima Virgen se apareció en Beauraing, pequeño pueblo de Bélgica, desde el 29 de Noviembre de 1932 hasta el 3 de Enero de 1933, más de treinta veces, a cinco niños, en el jardín del Pensionado de las Hermanas de la Doctrina cristiana. La Virgen era muy hermosa y aparentaba tener unos 18 a 20 años. Siempre tenía las manos juntas y los ojos fijos en el Cielo. De Sus brazos colgaba un rosario. Durante las últimas Apariciones, al despedirse, abría Sus brazos y dejaba ver, en el centro de Su Pecho, un Corazón de Oro, envuelto en rayos resplandecientes.

Ubicación…

Nuestra Señora del Corazón de Oro

La familia Degeimbre, de Beauraing, se había mudado a Voneche donde el padre consiguió trabajo cuidando una granja. Allí se quedaron por 13 años. Al morir el padre, la familia regresó a su pueblo natal. Sólo llevaban dos años de regreso en Beauraing cuando ocurrieron las Apariciones. Germaine es la madre de dos de las videntes,  Gilberte de 9 años y Andrée de 14. La hija mayor, Jeanne, de 17 años, nunca vio a la Virgen.

NS de Beauraing_Gilberte Deceimbre

NS de Beauraing_Andrée

 

 

 

 


Héctor y Marie Loose Voisin eran los padres de los otros tres videntes, Fernande de 15 años, Gilberte de 13 y Albert. Héctor, era empleado del ferrocarril y para aumentar su pobre ingreso, abrió una tienda con su esposa en la calle principal del pueblo. Los Voisin estaban muy involucrados en el Partido Socialista y habían abandonado la práctica de la fe católica.

NS de Beauraing_Fernande

NS de beauraing_Gilberte

NS de beauraing_Albert Voisin

 

 

 

 

29 de Noviembre de 1932
Ese día los niños fueron al convento a recoger a Gilberte y jugaban frente a la puerta. De repente, Albert exclamó emocionado:

“Miren, la Virgen, vestida de blanco, está caminando en el puente.”

Las niñas no le prestaron ninguna atención. Pero entonces Fernande, por el tono de alarma en la voz de su hermano y por la expresión de su rostro, le hizo caso y miró hacia donde éste le señalaba. Al mirar se quedó congelada. Las otras niñas, mientras tanto, no habían todavía mirado y dijeron:

“Tonta, es sólo la luz de un automóvil.”

La insistencia de Albert hizo que se voltearan. Según miraban hacia arriba, todos la vieron y quedaron conmovidos. ¡La Virgen estaba sobre el puente! Estaba iluminada, Su vestido blanco y largo oscilaba en el viento. Parecía como si estuviera caminando sobre una nube. Los niños pudieron distinguir que estaba caminando en el aire. No sabían qué hacer e inmediatamente Albert tocó el timbre del convento. Las chicas empezaron a dar golpes en la puerta con todas sus fuerzas. Gritaban y lloraban al mismo tiempo. La Hermana Valenia contestó a la puerta, y por la gran conmoción que manifestaban les preguntó, qué era lo que pasaba. Todos gritaron a un tiempo:

“Mire, hermana, la Virgen está caminando sobre el puente, vestida toda de blanco tenemos miedo.”

NS de BEAURAING_videntes5

La hermana trató lo mejor que pudo de ver y no podía distinguir nada. Pensó que quizás se estaban refiriendo a la estatua de Nuestra Señora de Lourdes en la gruta. Encendió una luz para que ellos pudieran ver mejor. Como insistían sobre la Aparición ella les dijo:

“Eso es sólo una rama en el viento, las estatuas no caminan.”

Los niños insistieron en que la Santísima Madre estaba caminando sobre el puente. La hermana esforzó sus ojos, pero no podía ver nada. En ese momento, Gilberte salió por la puerta, e inmediatamente vio la visión, por lo que exclamó maravillada:

“¡Miren!”. 

Los niños estaban muy asustados y querían llegar a su casa. La monjita no les creyó pero, durante la cena en su convento le contó la historia a la Madre Superiora, la Hermana Teófila, y al resto de la comunidad. La respuesta de Sor Teófila fue tajante:

“Hermana, ¿cómo puede usted contar una historia como ésa? Suena tan infantil como esos niños.”

Mientras tanto, los niños corriendo hacia la casa de los Degeimbre, pasaron a un hombre en la calle. Por sus expresiones, él pensó que había un fuego en algún lugar.

“¿Qué ha sucedido?” —preguntó. Uno de ellos contestó: “Vimos algo blanco.”

Cuando llegaron a la casa de los Degeimbre, Germaine, la madre, estaba sentada en la mesa con dos amigos, Raymond Gobert y Jules Defesche. Inmediatamente supo que algo les sucedía a los niños, pues estaban sin respiración, sus rostros enrojecidos. Todos hablaban emocionados al mismo tiempo.

“¡Creo que vimos a la Santísima Virgen!”. “¡Yo pienso que era la estatua que se movió!”. “¡La Santísima Virgen estaba caminando!”

La respuesta fue incredulidad y disgusto. La hija mayor de los Degeimbre, Jeanne, dijo:

“¿Ustedes dos ven a la Virgen? Si yo la hubiera visto, sería diferente. ¿Pero, ustedes dos? no son lo suficiente buenas.”

Germaíne mandó a sus dos hijas a dormir y les dijo a los tres niños de Voisin.

—“Ahora ustedes, escúchenme. No le digan nada de esta tontería a sus padres.”

Ellos, sin embargo, les comunicaron todo a sus padres.

La Virgen siguió apareciéndose a los niños, pero por los primeros tres días no les dijo absolutamente nada.

La gente les preguntaba: “¿Qué dijo?”. Su respuesta era: “Nada.” 


2 de Diciembre de 1932
Finalmente, el viernes 2 de Diciembre, en respuesta a las preguntas de las personas, Ella contestó:

A la pregunta: —“¿Es usted la Virgen Inmaculada?” Ella movió Su cabeza y abrió Sus brazos.

A la pregunta: —“¿Qué quiere usted de nosotros?” Ella habló por primera vez;

“SEAN BUENOS SIEMPRE”

Los niños respondieron: “Sí. Nosotros siempre seremos buenos.”

Pero muchos entre la gente, cuando se enteraron del mensaje protestaron: “¿Eso es todo?”

NS de beauraing_videntes-aparicion


3 de Diciembre de 1932
El próximo día, sábado 3 de Diciembre, los niños repitieron sus preguntas. A la pregunta: “¿Es usted realmente la Virgen Inmaculada?” Ella movió Su cabeza en aprobación.

A la pregunta: “¿Qué quiere usted de nosotros?” Su respuesta fue:

—“¿Es verdad que ustedes siempre van a ser buenos?”

Los niños respondieron: “¡Sí! Nosotros siempre seremos buenos.”

Los niños enfrentaron gran oposición de todos lados, incluso del Sacerdote del pueblo. Nadie les ayudaba a discernir, más bien se burlaban de ellos o los acusaban de mentirosos.

Las Apariciones carecían de milagros espectaculares y la gente no encontraba el sensacionalismo que buscaban. Un Sacerdote, al que se le pidió que comentara sobre el primer mensaje de Nuestra Señora, observó que era una declaración muy insignificante para haber sido hecha por la Madre de Dios. ¿Dónde estaban los milagros? ¿Dónde estaban las señales? ¿Qué decía la Virgen que fuese tan trascendental? “SEAN BUENOS SIEMPRE” ¿Qué era eso?

Se desató una batalla. No sólo la prensa socialista y los anticatólicos, sino que los mismos católicos se encargaron de ofender y desprestigiar a los niños y a la Virgen.  Los niños se encontraron incomprendidos aun por sus padres. El odio hacia ellos era general y extraordinario. Sólo contaban con la Virgen. La mayor parte de las veces Ella sólo miraba a los niños y se sonreía. Los seguía mientras recitaban el Rosario, pero no se les unía. Si la Virgen no decía nada, quería decir que no había nada que reportar y los niños se podían ir a sus casas.

A pesar de todo, de repente, la Iglesia tuvo más participantes en Misa. Las madres de los videntes, Germaine Degeimbre y Marie Louise Voisin, habían pedido que se celebrara una Misa en honor a Nuestra Señora para que, si lo que sus hijos estaban experimentando no era del Señor, María pusiera fin a ello. El día escogido  fue el 8 de Diciembre, la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Aquel día Marie Louise Voisin recibió la Eucaristía por primera vez en diez años. Su esposo la siguió muy poco tiempo después.

Para complicar más las cosas, unas personas sin fundamento dijeron también tener apariciones en otros lugares el mismo día 8 de Diciembre mientras los niños estaban esperando a Nuestra Señora. El demonio quería distraer, dividir y  conquistar. Quería desprestigiar las Apariciones como lo había hecho en Lourdes y Fátima.

Los niños estaban sujetos a enormes presiones; todos, desde el gobierno hasta las autoridades eclesiásticas les hacían constantes preguntas. Sin embargo, desde el primer día, los niños fueron consecuentes en sus informes. Los padres de los niños también sufrieron. La tienda de Héctor y Marie Louise Voisin se llenó de curiosos que no dejaban a los clientes entrar. Las ventas cayeron y tuvieron que cerrar. Héctor se convirtió en el hazme reír del partido socialista. Pero a través del sufrimiento vino la gracia y Héctor recibió los Sacramentos y se convirtió en un firme defensor de las Apariciones.

Los relatos de los niños sobre las Apariciones coincidían casi perfectamente. Cada vez que Nuestra Señora se les aparecía, caían de rodillas, de forma que sus rodillas impactaban contra el suelo de golpe, como si hubieran sido empujados hacia abajo por una gran fuerza. Sin embargo, los niños no sentían dolor por ello. Cada noche, antes de la Aparición, los niños rezaban el Rosario con una voz natural, pero cuando llegaba la Virgen alcanzaban un tono altísimo y rezaban mucho más rápido.


28 de Diciembre de 1932
El miércoles 28 de Diciembre, Nuestra Señora les dijo a los niños que muy pronto dejaría visitarles. Esto entristeció muchísimo a los niños.


NS de Beauraing_corazón oro29 de Diciembre de 1932
El 29 de diciembre, cuando María se despedía de los niños, abrió Sus brazos haciendo visible en Su Pecho, por primera vez, Su Corazón que brillaba en Oro. Es por eso que se le ha llamado la SEÑORA CON EL CORAZÓN DE ORO, referencia a Su Corazón Inmaculado.


30 de Diciembre de 1932
El 30 de diciembre, la Virgen les mostró Su Corazón de Oro a los niños otra vez y y les dijo:

“¡OREN! ¡OREN MUCHO!”


31 de Diciembre de 1932
El 31 de Diciembre mostró una vez más Su Corazón de Oro.


NS de beauraing_videntes1º de Enero de 1933
El primero de Enero de 1933, les dijo a los niños:

“OREN SIEMPRE.” Y añadió que no los vería de nuevo hasta la Aparición del 3 de Enero.

En una ocasión, en que la Virgen habló sólo a Fernande Voisin, los otros niños se enojaron con ella, pues se sentían excluidos. Fernande temió por lo que pensaran ellos u otras personas que podían acusarla de falsificar una Aparición. Hizo saber que a ella no le gustaba que Nuestra Señora le hablara solamente a ella.

Según la costumbre de los niños era que, cuando Nuestra Señora movía Sus labios para hablar, ellos dejaban de orar para poder oír Sus Palabras. Durante la Aparición del primero de enero, cuando la Virgen comenzó a mover Sus labios para hablarles, Fernande temía que le fuera a hablar solamente a ella y continuó orando con sus ojos bajos para no poder oír a Nuestra Señora. Esta actitud causó, como veremos, un episodio singular en las Apariciones. Dos días después, Fernande estaba arrepentida de su mal comportamiento con la Virgen.


3 de Enero de 1933
Una gran multitud estaba reunida para la Aparición final. A los niños se les dificultó llegar a sus lugares para la Aparición. En cuanto llegaron se pusieron a rezar y, después de un corto tiempo, cayeron de rodillas, excepto Fernande. Ella miraba a su alrededor desconcertada, luego lentamente se arrodilló por unos cuantos segundos, pero se levantó llorando y exclamó: “No puedo verla.” 

La Virgen estaba más hermosa que nunca. Su Rostro y todo en Ella resplandecía.

Primero le habló Gilberte Degeimbre:

—“Esto es entre tú y Yo, y te pido que no le hables de esto a nadie.”

La Virgen le dio un secreto, y le dijo: “Adiós.” 

Enseguida le habló a la otra Gilberte (Voison):

“Yo convertiré a los pecadores.”

Entonces le dio a la niña un secreto y le dijo: “Adiós.”

Luego le habló a Albert. Le dijo un secreto y le dijo: “Adiós.”

Finalmente, le habló a Andrée:

“Yo soy la Madre de Dios, la Reina del Cielo. Oren siempre.”

Luego dijo, “Adiós” y desapareció.

Fernande, que seguía sin poder ver a la Virgen, rezaba con todas sus fuerzas. Cerró sus ojos, oró, y luego los abrió, pero no podía ver a la Virgen. Miró las expresiones en los rostros de los otros niños y sabía que Nuestra Señora les estaba hablando. Tenían lágrimas en los ojos. Fernande estaba sumamente triste y dolida. Al final de las Apariciones, los otros niños, que sí veían, empezaron a levantarse. La multitud comenzó a dispersarse. Fernande permaneció de rodillas. Miró a su alrededor, aturdida. Alguien sugirió que dijeran otro Rosario. Quizás Nuestra Señora volvería. Los niños se arrodillaron otra vez y rezaron el Santo Rosario. La Señora no regresó. Los niños se levantaron y caminaron hacia la gruta para orar.

Fernande exclamó: —“¡Yo quiero verla!”

Permaneció sola, arrodillada rezando, pues la gente se fue tras los otros a la gruta. 

Fernande le dijo a la Virgen: “Por favor, por favor, regrese a mí. No me deje de esta forma. Lo siento. Siento no haberle dejado hablar el otro día. Yo la amo. Usted me prometió un secreto. No puede terminar de esta forma. Yo la necesito. ¡Por favor! ¡Por favor!” 

Ya oscurecía, cuando de repente, el poderoso crujir de un rayo estremeció a todo el mundo. Su luz resplandeció en el cielo, seguido por una bola de fuego que cayó sobre un espino. Todo el mundo pudo verlo. La multitud quedó estremecida y volvió su mirada hacia aquel árbol. Fernande tenía una gran sonrisa. ¡La Virgen había regresado! La Inmaculada Madre Celestial miraba Fernande que no podía parar de llorar de alegría. La Virgen esperó un momento, y entonces le habló:

—¿Amas a Mi Hijo?

—Sí— exclamó ella.

 —¿Me amas a Mí?

—¡Oh, sí!

—Entonces, sacrifícate por Mí.

Estas breves palabras son el contenido principal de las Apariciones de Beauraing. La Virgen esperó hasta el final, cuando ya parecía que todo había terminado, cuando una niña permaneció insistentemente rogando que la perdonara por haberla ofendido.

Fernande quería que la Virgen se quedara. Tenía muchas preguntas que hacerle. Pero la Señora abrió Sus brazos, resplandeció con más brillo que nunca antes, y expuso Su Corazón de Oro. Miró a Fernande con inmenso amor y le dijo: “Adiós.” 

Fernande se derrumbó en lágrimas; su cuerpo entero temblaba de los sollozos incontrolables.

Pocos años después de las Apariciones estalló la Segunda Guerra Mundial. Hitler invadió a Bélgica. El Santuario de la Virgen en Beauraing se convirtió en un foco de esperanza cristiana para los belgas. En aquellas difíciles circunstancias los fieles recordaron que la Virgen les había enseñado que el amor a Jesús y a Ella exige sacrificio.

El 2 de Febrero de 1943, el Obispo autorizó el culto de Nuestra Señora de Beauraing.

El 2 de Julio de 1949, seis años después, el carácter sobrenatural de las Apariciones fue reconocido por la Iglesia.

En 1957, al cumplirse los 25 años de las Apariciones, se reunieron los cinco videntes, todos ellos casados y con hijos, para rezar el Santo Rosario ante la Imagen de la Virgen del Corazón de Oro, ante miles de fieles y de peregrinos.

El 18 de Mayo de 1985, el Papa Juan Pablo II celebró la Santa Misa en el Santuario.

Cada año unas 200.000 personas visitan el Santuario. El mensaje de la Virgen no era sólo para los videntes, sino para todos Sus hijos. 

NS de Beauraing-002


Fuente:
http://www.corazones.org/maria/beauraing_1932.htm
P. Ángel Peña O.A.R. Lima, Perú, 2001. “APARICIONES Y MENSAJES DE MARÍA, Primera Parte, Apariciones Aprobadas por la Iglesia”.

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.