La gran oración que os acerca a Mi Hijo es la oración contemplativa

PADRE MELVIN DOUCETTE
Padre Melvin
Sábado, 24 de mayo de 2014

“El Día y la Hora Desconocidos.”

(Lectura del Evangelio de San Mateo 24: 36–44)

Dijo Jesús: -“Sobre el día y la hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día que entró Noé en el arca, y no se dieron cuenta hasta que sobrevino el diluvio y los arrebató a todos; así será también a la venida del Hijo del hombre. Entonces habrá dos en el campo, y uno será tomado y otro dejado; de dos mujeres moliendo en la muela, una será tomada y otra dejada.
Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Pensad que si el dueño de la casa supiera a qué hora de la noche viene el ladrón, velaría y no dejaría horadar su casa. Por esto también vosotros estad preparados, porque a la hora en que menos penséis vendrá el Hijo del hombre.”

Queridos amigos:
Esta última semana vino mucha gente a visitarme. Algunos vinieron de las provincias de Alberta, Quebec y New Brunswick, y otros de la Isla del Príncipe Eduardo. Vinieron a verme porque necesitaban sanación. Recé con todos ellos y el Señor ha tocado a muchos. Sigo rezando por ellos para que, con el tiempo, se curen.

(A continuación encontraréis el Mensaje de Nuestra Madre Santísima entregado al Padre Melvin. Ella le habló con estas palabras:)

“Os bendigo, Mi hijo Melvin y todos Mis hijos que tenéis una gran devoción por Mí. El pasaje de la Biblia que forma parte de este Mensaje es realmente muy importante. Sabéis que el mundo terminará un día. Sin embargo, nadie sabe cuándo será esto, excepto Dios Padre. Nadie sabe si será este año, el próximo o dentro de 100 años. Sin embargo, Mi Hijo Jesús os dice a todos que debéis estar siempre preparados para ese día.
¿Cómo debéis prepararos para ese gran día? Lo que tenéis que hacer es creer en Jesús, vuestro Señor y Salvador. Es el único Salvador del mundo. Tened mucha fe en Él y desarrollad una relación estrecha con Él a través de la oración. La gran oración que os acerca a Mi Hijo es la oración contemplativa. Es una oración de corazón a corazón con Jesús. Si practicáis esta oración, Mi Hijo Jesús os guiará todos los días por la buena senda y no tendréis que temer la venida del fin del mundo. Os exhorto especialmente a rezar el Rosario todos los días. Ésta es Mi Oración especial y deseo que cada cristiano la rece al menos una vez al día. Todos los católicos deben ir a la Iglesia todos los domingos. Tienen que arrepentirse de sus pecados y recibir el Sacramento de la Penitencia, y así, cuando vayan a la Santa Misa, podrán recibir la Sagrada Comunión. Si vuestro Salvador vive en vuestro corazón, no podéis temer el final. Él os guiará y os protegerá. Os bendigo a todos.”

Padre Melvin

Fuente: https://groups.google.com/forum/#!topic/el-cielo-nos-habla/g3X758CxMPk

Nota: En la pestaña superior ‘Mensajes actuales’ puede descargar los Mensajes en PDF.

Esta entrada fue publicada en Mensajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.