11 de Junio: Consagración del Género Humano al Corazón de Jesús (1899)

11 de Junio – Domingo siguiente a la Solemnidad del Corazón de Jesús
Año: 1899 / Lugar: Oporto-ERMESINDE, Portugal
Consagración del Mundo al Corazón de Jesús / Cuerpo Incorrupto
Vidente: Beata María del Divino Corazón (1863-1899) – María Droste zu Vischering.

La visión que Sor María del Divino Corazón tuvo con el Sagrado Corazón de Jesús a derramar Sus Gracias sobre el Mundo.



Consagración del Género Humano al Corazón de Jesús

La Beata María del Divino Corazón, hija del Conde Clemente Droste de Vischering y de la Condesa Helena Von Galen, nació en Münster, Alemania, el 8 de septiembre de 1863 e hizo su profesión religiosa en la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor de Oporto, el 29 de enero de 1891. Es conocida por su devoción especial al Sagrado Corazón de Jesús, quien la urgió a escribir y enviar varias cartas al Papa León XIII, solicitando consagrara toda la humanidad al Corazón de Jesús.

“Señor, lo he dejado todo, absolutamente todo, para amarte hasta el último momento de mi vida y para difundir tanto como yo pueda, la veneración de Su Sacratísimo Corazón”.


Vida religiosa

Maria Droste zu Vischering con 15 años de edad en Darfeld (1878).

Durante la primavera de 1879, después de una primera experiencia de vida religiosa celebrada en el Internado de las Hermanas del Sagrado Corazón en Riedenburg, María Droste zu Vischering llegó a una conclusión: “[…] Empecé a entender que sin espíritu de sacrificio el amor al Corazón de Jesús es sólo una ilusión”.

En el año 1883, en la capilla del Castillo de Darfeld, María Droste zu Vischering manifestó haber oído en su interior una frase de Jesús:

“Tú serás la esposa de Mi Corazón”.

El 5 de agosto de ese mismo año, mientras celebraba las Bodas de Plata del matrimonio de sus padres, María expresó su deseo definitivo de convertirse en religiosa y no duró mucho para que esto fuese una realidad.

En 1888, visitó con su madre el Hospital de Darfeld y allí encontró a una niña que había dado escándalo. María, superando su timidez y el disgusto de la madre, se acercó a la niña caída en desgracia. Se podría decir que esto fue su primer contacto con el carisma de las Hermanas del Buen Pastor. En la Iglesia Parroquial, poco tiempo después, manifestó haber percibido la voz de Jesús diciéndole:

Maria Droste zu Vischering como novicia en Münster (1889).

“Tienes que entrar en el Convento del Buen Pastor”.

María decidió entonces entrar en el noviciado del Convento del Buen Pastor de Münster. Solo pasó cinco años en Münster, pues la obediencia la llamó a una misión especial en Portugal para donde fue enviada inicialmente como asistente de la madre superiora del Convento del Buen Pastor de Lisboa.


Votos

El 29 de enero de 1891 hizo sus votos perpetuos. Al ser nombrada Superiora de Oporto (Portugal) lo primero que hizo fue entronizar la imagen del Sagrado Corazón de Jesús sobre el altar mayor de la capilla.

Nunca negaba el ingreso a ninguna joven. A un monje benedictino que le recomendaba a una pobre le respondía: “La buena chica puede venir cuando quiera, pero sólo los Ángeles custodios saben dónde la podremos alojar porque no hay plaza”.

De hecho, de 78 jóvenes que encontró a su llegada, en pocos años su número subió a 157, más del doble.

Restauradora de la disciplina religiosa y muy exigente en la formación de sus hijas religiosas, sor María del Divino Corazón fue objeto de numerosos malentendidos por parte de la comunidad que se había acostumbrado a vivir entregada solamente a sí misma. La principal atención de la madre superiora, sin embargo, fue siempre para las jóvenes internas, prefiriendo las más pobres y desafortunadas.


Su enfermedad

De viaje para Angers, en 1896 asistió a una Misa en el Carmelo de Alba de Torres. Durante la comunión, el Corazón de Jesús le hizo entender que debía reposar toda su confianza en Su Divino Amor, y que algún tiempo después de ese viaje, no volvería a caminar. Al regreso a Oporto se le manifestó la mielitis, infección de la médula espinal y quedó clavada en el lecho.


Consagración del Mundo al Sagrado Corazón de Jesús

El Corazón de Jesús le dio la misión especialísima de pedir al Papa la Consagración del mundo al Sagrado Corazón, para lo cual María escribió a León XIII en tres oportunidades, entre 1897 y 1898.

León XIII no sólo accedió a la petición, sino que además dijo que ése fue el mayor acto de su pontificado. El Papa, firmó el 2 de abril el decreto aprobando las Letanías del Sagrado Corazón y mandando que se cantasen en el Triduo de Preparación al Acto Consagratorio del género humano al Sagrado Corazón.

El 25 de mayo de 1899 se publica la encíclica Annum Sacrum, que fijaba la Consagración del Mundo para el 11 de Junio, Domingo siguiente a la Solemnidad del Corazón de Jesús.


Muerte e incorruptibilidad

Sor María del Divino Corazón murió en Oporto, el 8 de Junio de 1899, después de haber sufrido una parálisis durante tres años. Su cuerpo fue encontrado incorrupto cuando su exhumación y está actualmente expuesto a la veneración pública en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Ermesinde, Portugal, cerca del Convento de las Hermanas del Buen Pastor de la misma localidad. También hay reliquias extraídas de su cuerpo y que están expuestas a la veneración, en el Convento de las Hermanas del Buen Pastor de Oporto, Portugal, y en la Capilla de los Confidentes de Jesús situada en el Santuario Nacional de Cristo Rey en Almada, cerca de Lisboa, Portugal.

El cuerpo incorrupto revestido de cera de la Beata Sor María del Divino Corazón que se venera en la Iglesia del Corazón de Jesús, en Ermesinde.


Decretos papales

En 1964, Sor María del Divino Corazón, condesa Droste zu Vischering, recibió oficialmente el título de Venerable por la Congregación para las Causas de los Santos.

El 1 de noviembre de 1975, solemnidad de Todos los Santos, fue beatificada por el Papa Paulo VI, justamente al cumplirse el tercer centenario de las revelaciones del Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque, al lado de la cual se distingue como apóstol de la misericordia del Corazón de Cristo.

En la actualidad, el Doctor Waldery Hilgeman es el postulador de la causa de canonización que está en curso.


Fuente:
http://www.hermanasbuenpastor.org/web/laicos/actualidad/9-quienes-somos/10-beata-maria-droste-zu-vischering-madre-maria-del-divino-corazon?showall=1&limitstart=
https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_del_Divino_Coraz%C3%B3n

Publicado en Mensajes | Etiquetado , , | Deja un comentario

11 de Junio: La Madre de los Milagros detiene el temporal y la furia del granizo (1576)

11 de Junio – Lunes después de Pentecostés 
Año: 1576 / Lugar: CASALBORDINO, Chieti, Italia.
La Madre de los Milagros detiene el temporal y la furia del granizo
Vidente: Alessandro Muzio

Santísima Madre de los Milagros de Casalbordino



Aparición de la Santísima Madre de los Milagros

El Santuario Basílica de la Virgen de los Milagros en el campo de Casalbordino (Chieti) recuerda la Aparición de la Santísima Virgen María a un anciano Pollutri, sucedida en 1576. El día anterior, en el cual recorría la solemnidad de Pentecostés, una terrible tempestad de granizo había caído en todo el territorio de Casal-bordín, echando a perder la recolecta.

El 11 de Junio de 1576, el día siguiente a la terrible tempestad, el campesino Alessandro Muzio, se dirigió a controlar las condiciones de su propio campo de trigo. Cuando llegó al punto donde surge actualmente el Santuario, mientras rezaba el Rosario, escuchó la campana de la iglesia parroquial de Casalbordino que anunciaba la Consagración de la Eucaristía y se arrodilló en adoración. Justo en aquel momento, rodeada de una luz vivísima, se le aparece la Virgen.

La Virgen le habló al hombre, quien continuaba arrodillado a Sus pies con la corona del Rosario entre sus manos. La Virgen dijo que el pecado de los hombres fue la causa del desastroso temporal del día anterior, asegurándole al viejo campesino que su campo había estado fuera de la furia del granizo y le confió el mensaje para el Sacerdote de Pollutri con el fin de que predicara el respeto al tercer Mandamiento: “Recuerda santificar las fiestas”.

Éstas fueron las palabras que la Virgen le dijo al campesino:

“Devoto Mío, no dudes, sabe muy bien que ayer por la tarde Mi Hijo, debido a los tantos pecados que los cristianos cometen cotidianamente, estaba determinado a destruir todo el mundo con el granizo y la tempestad… De hecho, ayer a la hora del vespi el tiempo se había detenido y había un viento fortísimo, lluvia y granizo, y ya se pensaba que todos los campos que habían sido sembrados se hubieran perdido… el tuyo, por el contrario, no ha sufrido ningún daño…

Cuando regreses al pueblo, dile al Sacerdote que haga observaciones en los días festivos, ya que a causa de este pecado a veces Mi Hijo manda sobre la faz de la Tierra granizos, tempestades y vientos nocivos…”

Al terminar el mensaje la Virgen desaparece, dejando completamente seco el terreno en el que había puesto Sus pies.

La Aparición se cuenta en un documento escrito y conservado en el archivo parroquial de Pollutri, por Don Giuseppe Muzio, hijo del vidente.

Reconocida la autenticidad de la Aparición, fue de inmediato construida una capilla a la cual se dirigen numerosos peregrinos. En los pueblos de alrededor se desarrolló muy pronto la devoción a la Virgen, tanto que ya antes de 1614 la pequeña capilla rural se amplía, conservando el altar y el muro en el que estaba el fresco de la imagen de la Virgen.

La verificación de numerosos sucesos extraordinarios que lograron la invocación de la Virgen de Casalbordino, llamada la “Santísima Madre de los Milagros”. Como consecuencia también la localidad donde se apareció la Virgen “Pian del Lago”, cambió de nombre por “Miracolli”.

Con el paso de los años, aumentó más la devoción, atrayendo incontables peregrinos y en 1925 le fue encargado a los benedictinos, iniciando la construcción del monasterio antiguo.

Las dimensiones de la iglesia no eran suficientes para satisfacer las exigencias del culto por el incremento de los fieles y se inició a construir el actual Santuario, consagrado el 11 de agosto de 1962. El Santuario es llamado también Virgen de los Milagros por las numerosas gracias recibidas.

Santuario Madonna de los Milagros


Fuente:
http://www.aparicoesdenossasenhora.org/es/avm/home

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

7 de Junio: Apariciones de la Madonna del Roble de Visora (1578-79)

7 de Junio 
Años: 1578-1579 / Lugar: VISORA-CONFLENTI, Calabria, Italia
María Santísima del Roble de Visora
Videntes: varias personas

María Santísima del Roble de Visora



Apariciones de la Madonna del Roble de Visora

Durante 1578 y 1579 se apareció la Santísima Virgen María sobre un viejo Roble en la zona de Visora, comuna de Conflenti. La Virgen se apareció muchas veces a muchas personas pidiendo la construcción de una Iglesia dedicada a Ella al lado del Roble donde se aparecía, para la protección de los habitantes de Conflenti. La Virgen también liberó al pueblo de una epidemia de peste, y hubo muchos milagros y curaciones.


Primera Aparición

La Madre de Dios se aparece la primera vez en Visora el 7 junio de 1578, a un pastor de humilde condición, de nombre Lorenzo Folino. El joven por el calor, se había adormilado en un castaño. De repente tuvo un sobresalto, y escuchó el sonido de una bellísima melodía, que venía clara e intensa.

Temeroso, se fue a resguardar atrás de una colinita denominada Serra Campanara y vio a la Virgen María circundada de Ángeles, descender sobre un gran roble.

Abandonando la manada, Lorenzo se arrodilló devotamente en plegaria. Nuestra Señora sonriendo, le pide que se acerque y le dice este mensaje:

“Ve, ¡oh hijo!, al alcalde y al párroco y cuéntales todo lo que has visto. Diles que Yo soy la Madre de Dios y que quiero que se construya una Iglesia en el lugar que te muestro”.

Después de haberle indicado un gran Roble en el lugar llamado Visora, no muy lejos de Conflenti, desaparece. Lorenzo corre y cuenta al párroco y al alcalde lo que había visto y oído, referido al mensaje de María. Pero su historia provocó una risa general, muchos decían que se había vuelto loco.


Segunda Aparición

La Virgen entonces se aparece en una segunda oportunidad, esta vez a la pastora Vermiglia Mercuri pidiendo siempre la erección de una Iglesia, dedicada a Ella, sobre el lugar.

El 14 junio de 1578, la pobre señora Vermiglia, con un atado de leña sobre la cabeza, retornaba de la montaña, recitando el Rosario junto a Serra Campanara, y precisamente en ese lugar oyó un sonido armonioso.

Poco después, vio un coro de Ángeles que llevaban a una bellísima Señora. Extasiada, la pía señora repetía la jaculatoria. La Celeste Reina, la llama y le dice:

“Vermiglia, no temas, ¿ves allá abajo aquel gran roble de Visora?
Sabe que el Señor quiere que se edifique una Iglesia.
Ve y díselo al párroco y al alcalde, y diles que la Madre de Dios será la Protectora”.

La Mercuri, urgida por la celeste misión, corre con la agilidad de una jovencita y le dice al párroco y al alcalde lo que había visto y oído.

Sus palabras no fueron creídas, y la señora fue tratada de loca y de fanática visionaria.


Tercera Aparición

El 24 de junio de 1578 se produce las más celebre de las apariciones.

A una del las más antiguas familias de Conflenti, a la que pertenecía un hombre muy inteligente, pero que había nacido lisiado de un pie y ciego de un ojo: Giovanni Calabria.

Por la nobleza de su alma y por su inteligencia era respetado y querido por el pueblo. Era eximio jurista y experto cazador.

La tarde del 24 de junio, mientras Giovanni retornaba de caza, vio a lo lejos, en Visora, un resplandor sobre el roble grande.

En tanto, el calor aumentaba; después vio en lo alto una sugestiva nube con forma de vela, que se posó sobre el roble, mientras resonaba una celeste melodía.

Tembloroso, Giovanni alzó su vista y vio un cortejo angélico. Al centro había una Majestuosa Reina, que lo miraba con unos bellos ojos grandes. No pudo resistir más; y con toda la fuerza de su pobre cuerpo deforme, fue a su casa y se acostó en su cama.

Una onda envolvente de vida sintió correr y un escalofrío. El ojo que no veía comenzó a ver luz; el pie inválido tomó vigor. Se sintió completamente curado, corre hacia el roble, y ve de nuevo la visión y con llanto de alegría y gratitud alabó a la Virgen Santa.

Desaparecida la visión, contento por la sanación obtenida, retorna y comienza a hablar en la casa de sus amigos sobre lo que había sucedido. El argumento palpable de la curación convence a todos.

Siguiendo al afortunado amigo, van en masa a Visora. Por toda la noche, los habitantes de Conflenti vieron sobre el roble bendito, sobre el que había aparecido la Madre de Dios, un rico pabellón de oro.


Cuarta Aparición

El sacerdote Don Próspero Calabria, hermano del sanado Giovanni, meditaba y oraba por horas al lado del roble bendito.

Un día, la Celeste Reina premia a Don Próspero por su filial devoción, y se le aparece de la misma manera que se le apareció a su hermano.

El pío Sacerdote tembló de conmoción, pero una voz divina le dijo:

“Próspero, he venido porque amo a Conflenti; Me aparecí a Lorenzo y Vermiglia; y curé a tu hermano, ésta es la señal de cuanto te digo.

Ve al Obispo y dile que edifique aquí una Iglesia. Que ésta es la Voluntad de Dios y que será todo por vuestro bien.

Obedece y estarán seguros de Mi Protección”.

El santo Sacerdote, cesada la visión, después de haber hablado con su familia, cede su patrimonio para erigir el Templo, y se lo comunicó al Obispo junto con el mensaje de la Virgen de que se construyese una iglesia dedicada a María.

El Obispo se complace del celo de Don Próspero pero dice que se debe tener prudencia y demandó postergar el diseño del Templo.


Quinta Aparición

Era el 3 julio de 1578; Giovanni Paladino, hombre muy honorable, durante una noche de insomnio, pensó en hacer un paseo a Visora, a donde se sentía fuertemente atraído.

El pueblo estaba completamente dormido.

Estando Giovanni a poca distancia del roble, notó detrás de una rama un tenue resplandor de luz; después vio a la Reina sentada en Su trono, circundada de Ángeles.

Paladino, estático, se arrodilló y comenzó una plegaria.

Retornaba de la campaña, Toscana Mirandello y otros 2 jóvenes. Visto el resplandor de Visora, se allegaron, y vieron lo que estaba sucediendo al pie del roble y reconocieron a Paladino en éxtasis; se arrodillaron y asistieron a la visión celestial.


Sexta Aparición

En 1578 casi toda Calabria estaba sufriendo una gran epidemia de peste.

La mañana del 25 de julio de 1578, el Sacerdote Don Andrea Falascino con el Notario Antonio Paladino, tomaron la vía Dardano para asistir a la separación del grano.

Junto al roble de la Aparición, vieron, circundada de graciosas doncellas, a una bellísima Señora que se acerca y sonriendo afectuosamente, dice:

“Hijos, no teman: Yo soy la Madre de Dios, he venido aquí para vuestra consolación.

Su patria será liberada de la peste. En este momento ha cesado en Conflenti Superior. Yo seré vuestra Protectora y les liberaré del peligro, vengan a orar otras veces en este lugar”.

Repletos de santa alegría, vuelven y hablan a todos de la nueva Aparición y del fin de la peste.

Aparición del Crucifijo

Hacia finales de julio de 1578, Don Próspero Calabria y Antonio Paladino estaban dando un paseo. Cuando vieron a un jovencito de 13 años, Antonio Fórmica, sordomudo de nacimiento, que abandonando su trabajo, comenzó a fijarse en el roble. Pocos instantes después, se arrodilló devotamente y quedó en aquella posición por mucho tiempo. El jovencito se golpeaba el pecho y mostraba cada vez más recogimiento.

Poco después sus ojos miraron hacia lo alto como persiguiendo una visión que se alejaba en las nubes.

Don Próspero y Antonio se acercaron al jovencito a para preguntarle qué cosa había visto, el jovencito contó que se había aparecido Nuestro Señor Jesucristo y que le había hablado y él lo había escuchado.

Abandonando el trabajo, todos los presentes fueron a Visora, y le hicieron al Señor un alegre canto de gratitud por el favor concedido al pueblo de Conflenti.


Últimas Apariciones

El 30 de julio de 1578 los jóvenes Giovanni Mete y Pietro Mastroianni vieron un coro de damas vestidas de blanco y una majestuosa Reina sobre el roble.

El 12 de marzo de 1579, delante de cuatro conflentesi, Bernardino Roperti, Pietro dello Scavo, Domenico Pingitore y Tommaso Uccello, los cuales habían ido a Visora para orar, se produce la aparición.

Mientras estaban arrodillados, vieron descender del cielo una tienda.

Cuatro ángeles sostenían una lámpara y en el centro había un pabellón, sentada había una majestuosa Reina que portaba en el brazo un Niño. Un coro de Ángeles cantaba melodías celestes.

Idéntica visión se repite el 25 de marzo de 1579 con la presencia de numerosas personas de diversas regiones.

De Conflenti estaba Faustina Pandolfo; de Motta S. Lucia, Leonardo Nicolazzo y Vincenzo Perri; de Rogliano, Cesare di Paola; de Genova, Giovanni Martirano.

Cuando retornaron a sus lugares divulgaron el milagro de Nuestra Señora de Visora.

La construcción del Santuario fue autorizada en 1580.

Basilica – Santuario Maria SS. della Quercia di Visora


Fuente:
http://forosdelavirgen.org/108/nuestra-senora-del-roble-de-conflenti-italia-7-de-junio/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

12 de Junio: Apariciones y Milagros de Nuestra Señora de Akita (1973-1975)

12 de Junio
Años: 1973-1975 / AKITA, Japón
Lacrimaciones y Mensajes de Nuestra Señora de Akita
Vidente: Sor Agnes (Inés) Sasagawa Katsuko (1931), novicia de las Siervas de la Eucaristía

Nuestra Señora de las Lágrimas de Akita



Apariciones y Milagros de Nuestra Señora de Akita

Año 1969

Los hechos extraordinarios de Akita comenzaron en 1969. Mientras rezaba el Rosario, un Ángel apareció ante la hermana Agnes Sasagawa y le dijo que al final de cada misterio rezara:

“¡Oh!, Jesús mío, Perdona nuestros pecados; líbranos del fuego del infierno; lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu Misericordia”.

Ella desconocía esta oración, que es la que la Santísima Virgen enseñó a los pastorcitos de Fátima en 1917. Los mensajes de Akita tienen relación con lo profetizado en Fátima.


Año 1973

El día 12, 13 y 14 de Junio de 1973, sor Agnes vio unos rayos luminosos que salían del Sagrario de la capilla, en su convento en Akita.

El 24 de Junio, domingo, la luminosidad era aún más brillante.

El 28 de Junio, una herida en forma de Cruz se formó en la palma de la mano izquierda de sor Agnes Sasagawa. Le causaba un dolor muy fuerte.

El 5 de Julio, los dolores de la herida en la palma de sor Agnes recrudecieron y sus compañeras le aconsejaron descansar un poco, sin embargo siguió trabajando y ocupándose de la sacristía de la capilla.


Primer Mensaje de la Virgen
6 de Julio de 1973

Primer viernes de mes, a las tres de la mañana, su Ángel de la guarda se le aparece y le dice:

“No temas. Soy el que está a tu lado y te guarda. Ven y sígueme. No reces únicamente por tus pecados, sino en reparación por los pecados de la humanidad. El mundo actual hiere al Sacratísimo Corazón de Jesús con sus ingratitudes y sus ultrajes. La herida de la mano de la Santísima virgen María es mucho más profunda que la tuya. Ahora vamos hacia la capilla”.

Al llegar a la capilla el Ángel desaparece. Sor Agnes se arrodilla delante del altar, frente al Sagrario, en adoración profunda. Luego se acerca a la estatua de la Virgen María para mirar la herida que la Imagen presenta en la mano. Apenas lo hace, escucha una voz dulce proveniente de la estatua. Sor Agnes era sorda, pero de una manera milagrosa recibe un primer mensaje de la Virgen.

“Hija Mía, Mi novicia, tú Me has obedecido bien abandonándolo todo para seguirme. ¿Es penosa la enfermedad de tus oídos? Puedes estar segura que curarán. Ten paciencia. Es la última prueba. ¿Te duele la herida de la mano? Reza en reparación de los pecados de la humanidad. Cada persona en esta comunidad es Mi hija. ¿Rezas bien la Oración de las Siervas de la Eucaristía? Entonces recémosla juntas:

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente Presente en la Santa Eucaristía, Te consagro mi cuerpo y alma para ser enteramente uno con Tu Corazón, sacrificado cada instante en todos los Altares del mundo, dando alabanzas al Padre e implorando por la venida de Su Reino. Recibe este humilde ofrecimiento de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas.
Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de Tu Divino Hijo. Defiéndeme y protégeme como Tu hijo especial. Amén.

Reza mucho por el Papa, los Obispos y los Sacerdotes. Desde tu bautismo siempre has orado fielmente por ellos. Continúa orando mucho… mucho. Dile a tu superior todo lo ocurrido hoy y obedécele en todo lo que te diga. Él ha pedido que ores con fervor.”

El mismo día 6 de julio, algunas hermanas descubrieron gotas de sangre que fluían de la mano derecha de la estatua. Este flujo de sangre se repitió cuatro veces. La llaga en la mano de la estatua permaneció hasta el 29 de septiembre. Ese mismo día, la estatua comenzó a “sudar”, especialmente por la frente y el cuello.

El 25 de Julio, Monseñor Ito se dirige al convento para verificar el sangramiento en la mano de la estatua. Al día siguiente, la mano de la imagen sangra de nuevo. Esta vez la sangre es más abundante y oscura. Ese día sor Agnes sintió un dolor violento en la herida de la palma de su mano.

Al día siguiente, el viernes 27 de Julio, el Ángel le dijo:

“Tus dolores terminarán hoy. Guarda con mucho celo el recuerdo de la Sangre de María y grábalo en tu corazón. La herida de María tiene un significado muy importante: Ha sido hecha para obtener vuestra conversión, para implorar la paz, para reparar las ingratitudes, ofensas, ultrajes e injurias que Dios recibe. Tengan en gran estima la Devoción a la Preciosísima Sangre de Cristo.”


Segundo Mensaje de la Virgen
3 de Agosto de 1973 – Primer Viernes

“Hija Mía, Mi novicia, ¿amas al Señor? Si tú amas al Señor, escucha lo que voy a decirte. Es muy importante.

Lo comunicarás a tu Superior:

Muchos hombres en el mundo afligen al Señor. Deseo almas para consolarle, para suavizar la Cólera del Padre Celestial. Deseo, con Mi Hijo, almas que reparen con sus sufrimientos y su pobreza, por los pecadores y los ingratos. Para que el mundo se dé cuenta de Su Ira, el Padre Celestial se dispone a mandar un gran Castigo a toda la humanidad.

Muchas veces he intervenido con Mi Hijo para apaciguar la Ira del Padre. He impedido que vinieran calamidades, ofreciéndole los sufrimientos del Hijo en la Cruz, Su Preciosa Sangre, las almas predilectas que le consuelan y constituyen la cohorte de las almas víctimas. Oración, Penitencia y Sacrificios animosos pueden suavizar la Ira del Padre.

Lo deseo también de tu comunidad, que amen la pobreza, que se santifiquen y recen en reparación de la ingratitud y los ultrajes de tantos hombres. Rezad la Oración de las Siervas de la Eucaristía, meditando su significado, ponedla en práctica. Ofrecedla en reparación de los pecados. Que cada una se esfuerce, según su capacidad y oficio, ofreciéndose enteramente al Señor.

Aun en un instituto secular la oración es necesaria. Ya las almas que desean rezar están en camino de ser reunidas. Sin poner demasiada atención a la forma, sé fiel y ferviente en la oración para consolar al Maestro.”

Después de un silencio le dijo:

“¿Es verdad lo que piensas en tu corazón? ¿Estás verdaderamente decidida a convertirte en piedra rechazada? Mi novicia, ¿deseas pertenecer sin reservas al Señor, ser la esposa digna del Esposo, hacer tus votos sabiendo que debes ser adherida a la Cruz con tres clavos? Estos clavos son: pobreza, castidad y obediencia. De los tres, la obediencia es el fundamento. En total abandono, déjate guiar por tu Superior. Él sabrá cómo entenderte y dirigirte.”

El 29 de Septiembre de 1973, sábado, fiesta de san Miguel Arcángel, Patrono del Japón, los milagros se multiplicaron. Mientras sor Agnes rezaba el Rosario con otra hermana, la estatua resplandecía con rayos luminosos, envuelta en una luz toda blanca. Al terminar notó que la Herida de la Mano de la estatua había desaparecido completamente. Y un líquido espeso, como sudor, salía de la estatua. Lo secaron con gasas y algodones. Una vez seca la estatua, los algodones exhalaron un perfume inefable que olía a rosas, a lirios o violetas… Toda la capilla se llenó de este suave olor. Este perfume duró hasta el 16 de Octubre, fecha en que el Ángel le había anunciado que cesaría.


Tercer Mensaje
13 de Octubre de 1973

“Mi querida hija, escucha bien lo que voy a decirte, informarás de ello a tu Superior.

Si los hombres no se arrepienten y no se mejoran, el Padre mandará un terrible Castigo a toda la humanidad. Será un Castigo más grave que el diluvio, como jamás ha habido otro. Caerá fuego del cielo y aniquilará una gran parte de la humanidad, tanto a los malos como a los buenos, no perdonando a fieles ni a Sacerdotes.

Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que nos quedarán entonces serán el Rosario y el Signo dejado por Mi Hijo. Cada día, recita las oraciones del Rosario. Con el Rosario rogad por el Papa, los Obispos y los Sacerdotes.

La acción del diablo se infiltrará hasta la Iglesia, de tal forma que se verán Cardenales oponiéndose a otros Cardenales, Obispos contra Obispos. Los Sacerdotes que Me veneren serán despreciados y combatidos por otros Sacerdotes. Las iglesias y los altares serán saqueados. La Iglesia se llenará de quienes aceptan componendas, y el demonio empujará a muchos sacerdotes y almas consagradas, a abandonar el servicio del Señor.

El demonio atacará encarnizadamente sobre todo a las almas consagradas a Dios. El pensamiento de la pérdida de tantas almas es la causa de Mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y en gravedad, ya no habrá perdón para ellos.

Con valentía, habla con tu Superior. Él sabrá cómo dar a cada uno valor para rezar y lograr obras de reparación.

Es el Obispo Ito, quien dirige vuestra comunidad.

¿Todavía tienes algo que preguntar? Hoy es la última vez que Yo te hablaré con voz viva. Desde ahora en adelante obedecerás al que se te envía y a tu Superior.

Reza mucho las oraciones del Rosario. Solo Yo puedo todavía salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en Mí se salvarán.”


Años siguientes

El 13 de Octubre de 1974, mientras oraba ante el Santísimo, la Hermana Agnes se curó instantáneamente de su sordera. Ella misma telefoneó a Monseñor Ito y le habló como si nunca hubiera estado sorda.

El día siguiente, el médico diagnosticó: “Facultad de oír normal”. La curación duró seis meses, luego volvió a estar sorda. Dios le pidió que hiciera el ofrecimiento de ese sacrificio.

El día de Pentecostés, último domingo de Mayo de 1982, sanaría definitivamente durante la bendición con el Santísimo Sacramento.

A partir del 4 de enero de 1975 comienza la lacrimación de la estatua (101 veces), hasta el 15 de septiembre de 1981. Monseñor Ito fue testigo ocular de las Lágrimas derramadas. El día que comenzó la lacrimación, el Ángel se apareció a sor Agnes y le dijo:

“No te sorprendas de ver a la Santísima Virgen María llorar. Una sola alma que se convierta es preciosa a Su Corazón. Ella manifiesta Su Dolor para avivar vuestra fe, siempre tan inclinada a debilitarse. Ahora que habéis visto Sus preciosas Lágrimas, y para consolarla, habla con valor, extiende esta devoción para Su gloria y la de Su Hijo”.


Los Milagros

En 1981: La curación milagrosa de un cáncer cerebral de un ama de casa de Corea del Sur, Teresa Chun Sun Ho. En pleno estado de coma, la mujer vio la Imagen de la Virgen de Akita y desde entonces, el 4 de agosto, quedó totalmente curada. Previamente sus familiares y amigos habían rezado con fervor la intercesión de la Virgen de Akita. Este milagro fue atestiguado por el doctor en medicina Dr. Gil Song Lee, documento que se envió a la Santa Sede junto con el dossier del comité establecido por la Iglesia de Corea del Sur, para la canonización de 103 mártires coreanos.

En 1982: El otro milagro es la curación completa de la sordera de la propia Sor Agnes. Su curación fue atestiguada en certificado médico emitido por el Dr. Tatsuhiko Arai, del Hospital de la Cruz Roja de Akita.

Un análisis de la Sangre y las Lágrimas de la Imagen realizado por el profesor Sagisaka de la facultad de Medicina Legal de la Universidad de Akita, confirmó que el sudor, la sangre y las lágrimas eran humanas.


La Imagen de la Virgen

Es interesante anotar que la imagen de madera de la Virgen es copia de la de Nuestra Señora de Todos los Pueblos, aparecida en Ámsterdam (Holanda). Un fenómeno extraordinario que ocurrió en la Imagen fue su metamorfosis, es decir, cambió milagrosamente la expresión de Su Rostro. Las hermanas del convento llamaron al escultor que la había hecho y éste dijo: “Me llamaron la atención dos cosas: las mejillas que yo había tallado se han rebajado y el rostro se ha afinado, es una expresión más penetrante por el cambio de nivel de las mejillas”.


Aprobación Eclesiástica de las Lágrimas de la Estatua y los Mensajes

El 22 de abril de 1984, después de ocho años de investigación y habiendo consultado con la Santa Sede, los mensajes de Nuestra Señora de Akita fueron aprobados por el Obispo de la diócesis de Niigata, Japón, Monseñor John Shojiro Ito.

Él declaró que los eventos de Akita son de origen sobrenatural y autorizó en toda la diócesis la veneración de la Santa Madre de Akita:

“En la villa japonesa de Akita, una estatua de la Virgen ha derramado sangre, sudor y lágrimas, según el testimonio de más de 500 cristianos y no cristianos, incluyendo el alcalde budista del pueblo. Una monja, la hermana Agnes Katsuko Sasagawa ha recibido estigma y mensajes de Nuestra Señora. Creo que el tercer mensaje de Akita tiene una conexión profunda con Fátima. Aun después de que la Santísima Virgen dio el mensaje en Fátima, la gente no se arrepintió en sus vidas y Nuestra Señora tuvo que repetir re-vivir la memoria de Fátima […]”

“Entre los acontecimientos misteriosos sobrevenidos con respecto a la estatua de la Virgen de Akita se puede citar: la sangre que corrió de la mano derecha. Algo, como si fuera sudor, que corría en tan gran cantidad que hubo necesidad de secarlo, sudor que desprendía olores suaves. La cosa más resaltante fue el agua que corría de los ojos, como si fueran lágrimas humanas. Esta lacrimosidad empezó en enero de 1975 y continuó hasta el 15 de setiembre de 1981. En total fueron 101 lacrimaciones. Yo fui testigo, cuatro veces, junto con unas 500 personas que la vieron también. Dos veces gusté esta agua que corría de los ojos y pude comprobar que era salada como las lágrimas de un ser humano. Según el análisis hecho por el profesor Sagisaka de la Facultad de Medicina de Akita, se comprobó que se trataba de un líquido del cuerpo humano.

Hacer salir agua de allí donde no la hay, es ir más allá de los medios humanos. La intervención de una fuerza superior al hombre es necesaria. Y, además, no es solamente agua, es un líquido humano que corre de los ojos como lágrimas y esto más de 100 veces durante varios años, delante de numerosos testigos oculares. No se trata, pues, de un truco…”

En junio de 1988, Joseph Cardinal Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, impartió el juicio definitivo sobre los eventos y mensajes de Akita, juzgándolos confiables y dignos de fe. El cardenal observó que Akita es una continuación de los mensajes de Fátima.

Sor Agnes Sasagawa y la Madre superiora


La Vidente

En 1931: Nace Agnes Sasagawa.

Desde niña estaba enferma y fue sometida varias veces a operaciones y largas estancias en los hospitales. A los 25 años fue curada de una de sus enfermedades al beber agua de Lourdes, pero más tarde, el 16 de mayo de 1973, perdió la audición.

El 12 de mayo 1973: Agnes entra en el convento del Instituto de las Siervas de la Eucaristía en Akita, Japón.

Santuario de Nuestra Señora de Akita


Fuente:
Ángel Peña O.A.R. Lima, Perú, 2001. APARICIONES Y MENSAJES DE MARÍA, Segunda Parte, Apariciones Aprobadas por el Obispo”.
http://www.corazones.org/maria/akita.htm
https://observandoelparaiso.wordpress.com/2014/07/17/nuestra-senora-de-akita/
https://carifilii.es/apariciones/listado-de-apariciones/nuestra-senora-de-akita/

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Milagro Eucarístico de San Antonio de Padua en Rímini (1227)

791º Aniversario
Año: 1227 / Lugar: RÍMINI, Italia
Milagro Eucarístico
San Antonio de Padua (1195-1231)



Milagro Eucarístico de Rímini

Este Milagro Eucarístico fue obrado directamente por San Antonio de Padua, luego de haber sido desafiado por un cierto Bonovillo en la demostración clara sobre la verdad de la real Presencia de Jesús en la Eucaristía. La más antigua biografía de San Antonio, La Asidua, trae las palabras exactas con las cuales Bonovillo desafió al Santo: “¡Fraile!, te lo digo delante de todos: creeré en la Eucaristía si mi mula, teniéndola tres días en ayuno, comerá la Hostia que le ofrecerás tú y no la cebada que le daré yo”. Y sucedió que la mula, a pesar de estar extenuada por el ayuno, se inclinó delante de la Hostia Consagrada y rechazó la cebada.

En la ciudad de Rímini, aún hoy es posible visitar la iglesia erigida en honor al Milagro Eucarístico obrado por San Antonio de Padua en el año 1227. Este episodio está citado en la Begninitas, obra considerada una de las fuentes más antiguas de la vida de San Antonio.

«Este Santo hombre discutía con un hereje que estaba contra el Sacramento de la Eucaristía y a quien el Santo lo había casi conducido hacia la fe católica. Pero este hereje, después de varios y numerosos argumentos declaró: “Si tú, Antonio, logras demostrarme con un prodigio que en la Comunión está realmente el Cuerpo de Cristo, entonces yo, después de haber renunciado totalmente a la herejía, me convertiré inmediatamente a la fe católica. ¿Por qué no hacemos una apuesta? Tendré encerrada por tres días una de mis bestias y le haré sentir el tormento del hambre. Luego de tres días, la traeré aquí, delante del público y le enseñaré un alimento preparado. Tú estarás al frente con aquello que tú consideras el Cuerpo de Cristo. Si la bestia, despreciando el forraje se apresura a adorar a tu Dios, yo me convertiré a la fe de tu Iglesia”.»

San Antonio, iluminado e inspirado desde lo Alto, aceptó el desafío. La cita fue fijada en la Plaza Grande (la actual plaza Tres Mártires). En el día fijado se reunió una gran muchedumbre de curiosos. A la hora indicada, los protagonistas de la singular apuesta se presentaron en la plaza, seguidos cada uno por sus simpatizantes.

San Antonio, por los fieles católicos; Bonovillo (el nombre del hereje cátaro), por sus aliados en el escepticismo. El Santo se presentó teniendo entre las manos la Hostia Consagrada, depositada en una Custodia; y el hereje teniendo entre manos las riendas de la mula hambrienta. El Santo de los Milagros, después de haber pedido y obtenido el silencio, se dirigió a la mula con estas palabras:

“En virtud y en el Nombre de tu Creador, que yo siendo indigno, lo tengo en mis manos, te digo y te ordeno: avanza con prontitud y rinde honores al Señor con el debido respeto, para que así los malvados y los herejes comprendan que todas las criaturas deben humillarse delante de su Creador, a quien los Sacerdotes tienen en sus manos en el altar”.

Inmediatamente, el animal, rechazando el alimento del patrón, se acercó dócilmente hacia el religioso, dobló las patas delanteras ante la Hostia y permaneció así, reverentemente. Antonio no se había engañado en juzgar la lealtad de su adversario quien se arrojó a sus pies abjurando públicamente sus errores. Desde ese día se convirtió en uno de los cooperadores más activos del Santo taumaturgo.


Fuente:
Rimini-spanish

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

El Diablo y la Nueva Era, por Marino Restrepo

*******

*******


Fuente:
Peregrinos del Amor – Pilgrims of Love

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

Programa de Reparación Junio 2018 – Tercer Viernes de Mes (23º Reparación Junio 2015: Que todos ustedes estén unidos en el Amor Trinitario con el Santo Vicario, el Papa, junto con los Ángeles y Santos…)

Apostolado de la Preciosa Sangre
¡Consolar es Adorar!

El Programa y los Mensajes del Tercer Viernes de Reparación de Junio 2018 es el mismo de Junio 2015.

Apariciones de Jesús y María

VIDENTE BERNABÉ NWOYE / OLO, ESTADO DE ENUGU, NIGERIA

BernabéNigeriaA continuación presentamos el 23º (Vigésimo tercer) Programa de Peregrinación y Reparación, que se llevará a cabo desde el jueves 18 al viernes 19 de Junio de 2015, —Tercer Viernes del Mes—, en Tierra Santa de Adoración y Renovación, Estado de Enugu, Nigeria, y que ha sido pedido por la Santísima Virgen y Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé Nwoye, como Día de Reparación y como parte de la Devoción a la Preciosísima Sangre. 

Las Pereginaciones de Reparación comenzaron en el mes de Agosto de 2013, en Nigeria, y las estamos publicando semanalmente desde el comienzo. 

Cada Programa de Oración tiene Mensajes distintos y el horario se puede adaptar  para realizar la Reparación de la mejor manera desde nuestros hogares  o parroquias. La Virgen le dijo a Bernabé el 15 de enero de 2004:

“Que todas las rodillas se doblen en reparación. Que…

Ver la entrada original 16.968 palabras más

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

La batalla espiritual y las fuerzas subliminales del mal, por Marino Restrepo

*******

*******


Fuente:
Peregrinos del Amor – Pilgrims of Love

Publicado en Mensajes | Etiquetado | 2 comentarios

11 de Junio: San Bernabé, Apóstol y Mártir (†61)

Tomado de La Leyenda de Oro para cada Día del Año – Vidas de Todos los Santos que venera la Iglesia – Madrid-Barcelona, 1865 – Tomo II, Junio, Día 11, Página 222.



San Bernabé, Apóstol y Mártir

El glorioso apóstol San Bernabé, que también en la Escritura se llama José Levita, fue hebreo de nación, de la tribu de Leví. Nació en la isla de Chipre, en la cual sus padres tenían grandes y ricas posesiones, y asimismo en Jerusalén, a donde, siendo ya de suficiente edad, enviaron a José, su hijo, para que aprendiese virtud y letras, y él las aprendió de Gamaliel, varón doctísimo y muy ejercitado en la Ley de Moisés, y tuvo por condiscípulo a San Esteban Protomártir, y Saulo, que después se llamó Paulo, y fue apóstol y vaso escogido del Señor.

Desde niño fue José muy bien inclinado y modesto, y apartado de las travesuras que son propias de aquella edad. Juntaba con el estudio de las Divinas Letras ayunos y oraciones y limosnas; huía las conversaciones dañosas, allegándose a la gente virtuosa y devota, y frecuentando el Templo de Dios. Estas ocupaciones le ayudaron mucho para conservar la pureza de su alma tan entera, que perpetuamente fue virgen, para que el Señor ilustrase más su entendimiento y le infundiese la Luz de Su Divina Sabiduría, y así vino a ser muy docto de la Divina Escritura, y a tener de memoria muchos de los libros sagrados, y gran fama y crédito entre sus iguales. En este tiempo vino Cristo, nuestro Redentor, a Jerusalén, y luego causó en toda aquella ciudad grande admiración con Su doctrina y con los milagros tan nuevos y nunca oídos que obraba. Los cuales viendo Bernabé, y entendiendo por ellos que Cristo era el Mesías prometido en la Ley, vino a Él, y se echó a Sus pies, y le suplicó que le bendijese; y fue del Señor recibido amorosamente, y después contado en el número de los setenta y dos discípulos que le siguieron, y como en los Hechos apostólicos se dice, los apóstoles le mudaron el nombre de José, y le llamaron Bernabé, que quiere decir hijo de consolación; porque verdaderamente lo fue para todos los desconsolados, y por su gran santidad y apacible condición muy agradable a todos los que trataban con él.

Oyó un día predicar a Cristo, nuestro Señor, aquellas palabras: «Vended vuestras posesiones y dad limosna, y no tengáis riquezas, que se os pueden consumir y gastar; sino atesorad en el cielo, para que vuestro tesoro sea perpetuo, y no desfallezca.» Oídas estas palabras, luego Bernabé vendió todas sus heredades, porque ya eran muertos sus padres, y repartió el precio de ellas a los pobres, quedándose con una sola posesión rica para poderse sustentar, la cual, después de la subida de Cristo a los Cielos, también vendió, y el precio de ella puso a los pies de los apóstoles. Los demás fieles y discípulos del Señor se deshacían de sus haciendas, de manera que todas fuesen de todos, y a cada uno se proveyese conforme a su necesidad, y no daban el precio de ellas a los apóstoles en sus manos, sino le ponían a sus pies, por la reverencia y respeto grande que les tenían, y por dar a entender que hacían más los apóstoles en recibirle que ellos en ofrecerle. Pero aunque todos los fieles que tenían bienes raíces hacían esto como allí se dice, de San Bernabé se hace particular mención, porque como era más rica la heredad que vendió, fue cosa más notable el venderla y causó más admiración.

Con este espíritu de pobreza evangélica y menosprecio de todas las cosas de la tierra tuvo San Bernabé un deseo muy encendido de las del cielo, y herido del amor del Señor celaba el bien de las almas, y particularmente la de Saulo, con quien había estudiado y tenido amistad. Le hablaba muchas veces, le persuadía que dejase aquellos caminos torcidos que llevaba, que no fuese tan terco ni tan ciego que no viese la luz de medio día, y que no persiguiese a los inocentes, y lavase sus manos en la sangre de los que creían en Cristo; pero como el corazón de Saulo estaba empedernido, de todo lo que decía Bernabé sacaba ponzoña y se hacía más duro y obstinado, hasta que el Señor por Su piedad le rindió y le alumbró interiormente, quitándole primero la vista exterior de los ojos: y como estuviese ya trocado, y de lobo hecho pastor, y de hombre perdido vaso de elección, y todavía los apóstoles y discípulos de Cristo (no sabiendo esto) huyesen de él, como de enemigo, San Bernabé se llegó a él y le habló, entendiendo cuán trocado estaba, y lo que le había acontecido yendo a Damasco, y le abrazó y lo llevó a los apóstoles, y con gran regocijo y alegría fue admitido en su compañía.

San Bernabé fue enviado de los mismos apóstoles a Antioquía, donde con su doctrina y ejemplo hizo maravilloso fruto, y confirmó a los que ya se habían convertido, y convirtió a otros muchos a la fe de Jesucristo. Después por orden del Espíritu Santo se salió de Antioquía y anduvo por las ciudades y pueblos circunvecinos, comunicándoles la doctrina del cielo y la luz del Santo Evangelio, y llegó a Alejandría de Egipto, de allí por Jerusalén volvió a Antioquía, en donde aquellas nuevas plantas del Señor habían crecido en gran manera, y la multitud de los fieles se había aumentado mucho; y como él era varón apostólico y lleno de Espíritu Santo, recibió singular contentamiento, viendo el feliz progreso de nuestra santa religión. De allí fue a Tarso en busca de Saulo, y volvió con él a la misma ciudad de Antioquía, donde los dos estuvieron predicando por espacio de un año, con tan grande aprovechamiento de los fieles, que dejando el nombre de discípulos, y perdiendo el vano temor y respeto al mundo, se comenzaron a llamar cristianos, allí primero que en otra parte, confesando con este nombre que eran discípulos e imitadores de Jesucristo, nuestro Señor. Volvieron a Jerusalén, y allí se concertaron con San Pedro algunos otros apóstoles, para que ellos predicasen a los hebreos, y Saulo y Bernabé a los gentiles, porque el Espíritu Santo los había hecho apóstoles y escogidos para tan alto ministerio, y así se partieron para la isla de Chipre, y predicaron en Salamina y en Pafo, alumbrando aquellas gentes con su doctrina y milagros.

Pasaron a Panfilia y de allí tornaron a Antioquía, de donde dieron la vuelta otra vez a Jerusalén para repartir las limosnas, que los de nuevo convertidos les habían dado, entre los cristianos que vivían en aquella ciudad, y por la hambre que había sucedido aquellos años padecían mucha necesidad. Y no menos fueron para averiguar con los apóstoles una cuestión y diferencia que había nacido entre los que se convertían del judaísmo y de la gentilidad, sobre si era necesario que el gentil que se convertía se circuncidase para ser salvo, como algunos de los judíos convertidos lo afirmaban. Para decidir esta cuestión se juntaron en Jerusalén los apóstoles y determinaron que no era necesario el circuncidarse, ni guardar la ley de Moisés, sino que la Fe de Jesucristo, por el Santo bautismo recibida, con las buenas obras, bastaba para la salvación. Con esta resolución y decreto del concilio apostólico consolaron en Antioquía a los fieles, que estaban perplejos y afligidos.

En todos estos caminos padecieron los santos apóstoles, Pablo y Bernabé, grandes fatigas y persecuciones, trabajando por sus manos y comiendo de su sudor, por sembrar la doctrina evangélica y plantar a Cristo en los corazones de los hombres, y habiendo tenido entrañable concordia y unión entre sí, sin haber un sí ni un no entre los dos, quiso el Señor apartarlos para que cada uno por sí predicase y fructificase más; y para esto les ofreció una ocasión, con la cual cada uno de los dos echó por su camino y se dividió del otro. Tenía San Bernabé un primo hermano, llamado Juan, y por otro nombre Marcos, el cual era hijo de una tía suya, llamada María, en cuya casa se dice que Cristo celebró la cena con sus discípulos, y después de resucitado les apareció, y vino sobre ellos el Espíritu Santo, donde estaban todos en oración, cuando San Pedro, libre ya de la cárcel, vino a ellos, guiado por un Ángel. Este Marcos había andado algún tiempo en compañía de San Bernabé, su primo hermano, y San Pablo, ayudándolos y sirviéndolos en la predicación evangélica; estando en Panfilia por temor y flaqueza humana, los dejó y se volvió a su casa. Mas después, arrepentido, quiso volver a la misma compañía que había dejado, prometiendo enmienda en lo por venir, y más firmeza y constancia.

San Pablo, que era más severo, no le quería admitir, juzgando que para que él se conociese y los otros escarmentasen en su cabeza convenía usar de aquel rigor. San Bernabé era más blando y echaba por el camino de la benignidad y misericordia, queriendo que se perdonase a quien con tantas veras y lágrimas pedía perdón, para que entendamos que no se menoscaba la caridad entre los Santos por la diversidad de pareceres y juicios, ni nos escandalicemos por verlos en los hombres perfectos y amigos de Dios, y que el mismo Dios toma algunas veces estos medios para sacar grandes bienes de ellos, como lo hizo esta vez con San Pablo y San Bernabé, porque San Pablo, tomando en su compañía a Sila, se fue a Siria y Silicia, y Bernabé con Marcos navegó a la isla de Chipre, y se vio que la severidad de Pablo y la blandura de Bernabé fueron muy provechosas al mismo Marcos, porque después, siendo más perfecto y robusto, fue compañero de San Pablo, y el mismo apóstol le llamó su coadjutor, y estando en Roma le envió a llamar desde Oriente, como a ministro tan útil y provechoso en la obra del Señor.

En Chipre predicó San Bernabé con gran fruto de los moradores de aquella isla, y particularmente de los de la ciudad de Salamina (que después se llamó Constancia), en la cual se detuvo más tiempo. De allí vino a Italia, y estuvo en Roma (no antes, como mal algunos autores afirman, sino después que el príncipe de los apóstoles San Pedro hubo en ella predicado, y puesto en la silla apostólica, y convertido muchas almas de las tinieblas de la gentilidad a la luz del Santo Evangelio), y pasó a la provincia que ahora llamamos Lombardía; y a lo que se saca de graves escritores y firmes testimonios y piedras antiguas, y de la misma tradición de padres a hijos, que hasta hoy dura, San Bernabé fundó la iglesia de Milán, y estuvo en ella siete años, y fue el primer arzobispo de aquella insigne ciudad; y dejando a un discípulo suyo, llamado Anatalon, en su lugar, y visitando las ciudades de Bérgamo y de Bresa (en la cual aun dura su memoria, y se muestra el altar en que el santo apóstol decía Misa), tornó a Chipre y anduvo toda aquella isla, con grandes trabajos y sudores, alumbrándola con su doctrina, y dándole verdadero conocimiento de la bienaventuranza que está en Jesucristo, nuestro Señor. Venido a Salamina disputaba todos los sábados con los judíos, convenciéndolos con testimonios de las Divinas Letras que Jesucristo era el Mesías prometido de Dios. Tenían todos gran respeto y reverencia al Santo por su singular modestia y por la celestial honestidad que representaba.

Su rostro era muy venerable, su traje pobre, el vestido humilde, y como de hombre despreciador del mundo; sus cejas eran arqueadas, los ojos alegremente graves, y fijos en el suelo; en su boca y labios mostraba muchas gracias; sus palabras eran más dulces que la miel, nunca ociosas y siempre provechosas; su paso era compuesto sin ostentación ni afectación; además de la reverencia que por esta su compostura exterior todos tenían al santo apóstol, su vida admirable y celestial doctrina, y los milagros que continuamente obraba, los obligaban a mirarle y respetarle, no como a hombre mortal, sino como a varón divino y venido del cielo. Pero resplandeciendo sus virtudes y siendo tan acatado y reverenciado por ellas, como hemos dicho, vinieron a Chipre unos judíos de Siria con intención de perseguirle y acabarle; y buscando ocasión para ejecutar su mal intento, el Santo lo entendió, y juntando a sus más familiares discípulos, les amonestó que perseverasen en el temor de Dios, y guardasen Sus Mandamientos, y se acordasen del juicio universal, y les avisó que presto los dejaría, porque ya la hora de su muerte era llegada. Se turbaron mucho con estas palabras y derramaron con él muchas lágrimas, y él, después de haberlos consolado, se recogió, oró, dijo Misa y los comulgó, y llevando en su compañía a Marcos, su primo, se apartó con él y le dijo que aquel día moriría a manos de los judíos, y que le tomase su cuerpo (señalándole el lugar donde le hallaría) y le enterrase, y hecho esto se fue a buscar a San Pablo, y estuviese con él hasta que Dios ordenase otra cosa.

Y como varón apostólico, fuerte y deseoso de dejar ya esta cárcel del cuerpo mortal, por gozar de las moradas eternas, en compañía de su dulcísimo Señor, sumo y solo Bien suyo, Jesucristo, se entró en una sinagoga de judíos, donde sabia que le estaban aparejando la muerte, y enseñándoles y probándoles eficazmente que Cristo era el Mesías que los profetas habían anunciado, cobraron tan grande rabia contra él, que le echaron mano, y después de haberle crudamente atormentado, le apedrearon, y con esto dio su espíritu al Señor; el cual no permitió que su santo cuerpo se quemase ni recibiese lesión alguna del fuego a donde los mismos judíos le echaron, para que se hiciese ceniza y no quedase memoria de él.

Vino Marcos con otros cristianos, y derramando muchas lágrimas por la pérdida de tan santo y dulce maestro, tomaron su cuerpo y le sepultaron en una cueva fuera de la ciudad. Levantándose después una terrible persecución contra los cristianos en la isla de Chipre, por ella con el discurso del tiempo se vino a olvidar el lugar donde el cuerpo del Santo Apóstol estaba sepultado. Porque puesto caso que Nuestro Señor haría grandes milagros, daba salud a muchos enfermos, y lanzaba los demonios de los cuerpos de muchos, y el lugar de su sepultura por eso se llamaba el lugar de la salud, todavía no sabían que estuviera el santo cuerpo allí enterrado, ni que por su intercesión recibían tantos y tan señalados beneficios, hasta que siendo emperador Zenón, el mismo Santo Apóstol se apareció tres veces a Antemio, Obispo de Chipre, y le declaró dónde estaba su cuerpo, y que sobre él hallaría el Evangelio de San Marcos, escrito de su propia mano, y le quitó las dudas y perplejidad que tenía, y le mandó ir a Constantinopla y defender su Iglesia contra un falso obispo de Antioquía, que la pretendía sujetar. Fue Antemio al lugar señalado, acompañado de toda la clerecía, y él halló el cuerpo y el Evangelio de San Marcos sobre el pecho del Santo, como le había sido revelado. Por el Evangelio puesto sobre los enfermos daba Dios salud, y por esto fue llevado a Constantinopla al emperador Zenón, que con grande instancia le pidió y mandó hacer en Chipre un suntuoso templo para sepultura del Santo, en el mismo lugar donde fue hallado su sagrado cuerpo. Allí estuvo muchos años, y Dios obró por sus oraciones y merecimientos grandes maravillas y prodigios, en beneficio de toda aquella isla.

Celebra la Iglesia su fiesta el día de su martirio, que fue a los 11 de junio, imperando Nerón; aunque del año en que murió no hay cosa cierta. Escribió San Bernabé, apóstol (como dice San Jerónimo), una epístola para edificación de los fieles, la cual antiguamente fue muy estimada, aunque nunca fue tenida en la Iglesia por canónica. Y Orígenes y Clemente Alejandrino la citan, y traen algunos pedazos de ella, los cuales refiere Sixto Senense en su Biblioteca.

La vida de San Bernabé escribió Alejandro Monje difusamente, y al cabo de ella dice estas palabras: «Este glorioso apóstol es como una oliva fructuosa y abundante, que ofrece cada día al Señor licor suavísimo. Ésta es gloria de los emperadores, honra de los sacerdotes, alegría de los pueblos, consuelo de los desconsolados, refugio de los afligidos, esperanza de los desesperados, descanso de los peregrinos, medicina de los enfermos, salud de los santos, fuente de bienes espirituales, muro de la Iglesia, amparo de los católicos, defensa de la fe y ornamento de todo el mundo.»

Del mismo Santo escriben también todos los martirologios, y Eusebio, lib. 1, Hist., cap. 24, lib. II, cap. 3 y 5, y San Jerónimo Descript. eccles., y San Isidoro De vitis patrum Novi Testam, cap. 82, Beda al fin del cuarto capítulo de los Hechos apostólicos. Adviértase que anda una historia con nombre de Marcos, el primo de San Bernabé, en que se cuenta su vida y martirio, y que en el libro intitulado de las Recogniciones de Clemente se hace mención de San Bernabé; pero no se tienen estos libros por auténticos y dignos de fe, por hallarse en ellos algunas cosas contrarias a lo que de este Santo se escribe en las divinas Letras.

(P. Ribadeneira.)


Fuente:
https://books.google.co.ve/books/about/La_Leyenda_de_Oro_para_cada_dia_del_a%C3%B1o.html?id=7SEMOaLhxFwC&redir_esc=y

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario

El Apostolado, El Cenáculo y Los Sacramentales, por el Hno. Manuel de Jesús

Segunda charla de Manuel de Jesús en la que habla de la Obra Magna del Corazón de Jesús que ha manifestado en el Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos. También habla de la importancia de los Cenáculos y los Sacramentales dados en este Apostolado. Dada en Fátima (Portugal), en el Retiro de Silencio y Reparación que tuvo lugar, el pasado mes de mayo. https://sagradoscorazonesunidos.blogs

*******

*******


Fuente:
Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María
https://www.youtube.com/channel/UCaqfesTXt61zDD-LIgbca8g/videos

Publicado en Mensajes | Etiquetado | Deja un comentario